La felicidad de crecer con derechos - Cuba

La felicidad de crecer con derechos

Niños y adolescentes cubanos festejan el Día Mundial de los Derechos Humanos este fin de semana, con un sinnúmero de actividades en parques, plazas y otros sitios públicos. Las celebraciones principales tienen lugar en la capital del país

Autor:

Patricia Cáceres

Entre risas, canciones, juegos de participación y competencias deportivas, niñas y niños de todas las edades celebraron este sábado en varios parques de la capital el venidero Día Mundial de los Derechos Humanos, que el planeta estará conmemorando el próximo lunes 10 de diciembre.

Desde bien temprano en la mañana en los parques Villalón, Mariana Grajales y 25 y G, del municipio Plaza, así como en el Parque Trillo de Centro Habana, los más pequeños pudieron disfrutar de actividades organizadas por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) como festivales de mascotas, papalotes y pinturas sobre el asfalto, áreas de exploración y campismo, así como juegos de participación y deportivos.

Según Lisandra Montero, primera secretaria de la Juventud del Municipio Plaza, la jornada se extenderá todo el fin de semana, hasta el martes próximo, como un homenaje al Día de los Derechos Humanos, que se celebra cada diez de diciembre, y como una demostración de las conquistas que disfrutan los niños en Cuba.

Daniel González Martínez, instructor del Comité Municipal de la UJC en Plaza, explicó que por las tardes se incorporarán a los parques las universidades de la capital, con la presentación de artistas aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria, de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, y de la Asociación Hermanos Saíz.

«Es una demostración de lo que pueden hacer los cubanos en un momento donde existen tantas guerras y movimientos de protesta en el mundo. En Cuba podemos celebrar ese día como lo que realmente es, una gran fiesta», afirmó el dirigente estudiantil.

La niña de diez años Melisa Susana Ayala López, de la Escuela Primaria Juan Aurelio Triana, dijo sentirse muy feliz de participar en las actividades, sobre todo en el festival de mascotas, donde compitió con Sasha, su perrita chiguagua, a la que disfrazó con vestido y zapatos color rosa.

«Es muy bonito porque podemos traer a nuestras mascotas, conocer los perros, gatos, y hasta jicoteas de otros niños y hacer nuevos amigos, sin importar quién pierda o gane», dijo.

Daniela Ortiz, Tahimí Domínguez, Alina Corral y Karen Carcassés, todas de la escuela República del Perú, confesaron que lo que más les gustó fue participar juntas en el festival de pintura sobre el asfalto y en juegos de participación como el majá y la jutía y Blanca Nieves.

Para Aliet Rivas Lacarrere, madre de Andrea Valiente Rivas, este tipo de iniciativa es un estímulo para los niños, que pueden socializar entre sí y hacer nuevos lazos de amistad con alumnos de otras escuelas.

Además —puntualizó— los padres también lo disfrutan mucho  porque, además de divertirse, sus hijos adquieren conocimientos importantes para el futuro como las técnicas de primeros auxilios, seguir pistas y señales… que se realizan como parte de las actividades de exploración y campismo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.