Por el bien común de la Humanidad - Cuba

Por el bien común de la Humanidad

Ese será el derrotero del sistema que suplantará al capitalismo decadente para que el mundo recobre el equilibrio, opinan intelectuales con la mirada puesta en Martí

Autores:

Marina Menéndez Quintero
Juana Carrasco Martín

Si hace apenas poco más de una década los intelectuales latinoamericanos de izquierda buscaban una alternativa al neoliberalismo y se preguntaban cuál sería la salida, hoy las disquisiciones rebasan los límites geográficos de esta parte del hemisferio y también el concepto de que lo que está en crisis es un modelo. Hay la certeza de que está haciendo aguas todo un sistema.

La convicción de que esa prevalencia del «valor de cambio sobre el valor de uso» —como denominara a la concentración de la riqueza el teólogo belga Francois Houtart— es la que amenaza a la Humanidad, impera en los destacados sociólogos, politólogos, escritores o filósofos de cualquier signo convocados en La Habana por la figura de José Martí para, por medio de su vigente ideario, analizar los males que aquejan al planeta.

Algunas conclusiones están sobre el tablero cuando los pensadores analizan la manera de equilibrar al mundo, lo que significaría desterrar de una vez al capitalismo (para no pocos en fase terminal) y poner en vigor un sistema que, según el propio Houtart, podría llamarse o no Socialismo del siglo XXI, pero estaría indefectiblemente marcado por la búsqueda «del bien común para la Humanidad».

Hace falta la ciencia

En ese camino, la III Conferencia Internacional Por el equilibrio del mundo transcurre marcada por el llamado a elaborar la teoría que permita el paso a ese sistema superior: un nuevo paradigma que asegurará la sobrevivencia e, incluso, establecer las pautas del período que vivimos hoy. Para algunos estamos en una etapa de transición donde están dadas las condiciones objetivas para el cambio, pero no, al menos totalmente, las subjetivas.

En opinión de Pablo González Casanova, se trata de una relectura de Marx absolutamente obligatoria, y que sería su más profundo aporte a la filosofía humana, al cambiarse las categorías de tipo metafísico por las de tipo histórico.

Para el académico mexicano, la lucha de clases sigue existiendo, aunque otros actores estén en las categorías definidas por Marx; sus efectos han pasado de la acumulación salarial a la acumulación por despojo.

Junto a la mayor organización de los movimientos sociales y populares, que responden con la protesta a la concentración de las riquezas —el 80 por ciento de ellas está en manos del 20 por ciento de la población mundial—, se pide el concurso de los científicos. Unos para teorizar, y otros para seguir demostrando los peligros que se ciernen sobre la Naturaleza, destruida por un sistema de consumo inviable.

En opinión del prestigioso teólogo y escritor brasileño Frei Betto, vivimos en un mundo bajo la hegemonía de lo que llamó la «globocolonización», dada por esa preponderancia del capital y del poder de los grandes medios de comunicación; un mundo que carece de sueños, idealismos y de utopías libertarias… El equilibrio del mundo, consideró, es aún un proyecto y un sueño amenazado por los arsenales nucleares, lo que también ha sido denunciado en este encuentro.

En el análisis del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, también constituyen un peligro el hambre, la marginalidad y la pobreza, algo que «el mundo está en condiciones de superar, y no lo hace», observó.

Así, Frei Betto considera que estamos ante una coyuntura contradictoria en que se mezclan elementos promisorios y nefastos, y frente a lo cual tenemos el desafío, como diría Evo Morales, de «dejar el pesimismo para días mejores».

Martí hoy escribiría para internet

Otro atentado contra el equilibrio mundial es la manipulación por la gran prensa. Con citas de Martí, el periodista francés y teórico de la comunicación Ignacio Ramonet condenó al diario español El País por su total desprecio al ser humano cuando, recientemente —y siguiendo su línea editorial contra las revoluciones Bolivariana, Cubana, la Ciudadana de Ecuador y otras—, publicó la foto falsa que identificó como del presidente Hugo Chávez. Un crimen contra la ética que no hubiera sido menor si la imagen hubiese sido real.

«No merece escribir para los hombres quien no sabe amarlos», sentenció Martí, un concepto ético que recordó Ramonet: «Si el periodismo ha de ser un culto, que sea a la virtud; no debe hacerse de la pluma arma de satíricos, sino espada de caballeros».

Esa anticipación martiana de las reglas morales rechaza totalmente el acto deshonroso del diario ibérico, su acción de guerra sucia, y el rol político de oposición que desempeña frente a los Gobiernos progresistas, mediante una obsesa y sistemática campaña de intoxicación permanente.

El también politólogo dijo que esa vileza se da en un momento en que la prensa escrita, los medios tradicionales, viven una agonía de fin de época, la mayor crisis de la reciente historia mediática. Se está produciendo a escala mundial una gran extinción de la prensa escrita, señaló.

La conferencia respondió a una pregunta esencial y que abre las puertas del comportamiento ético a los periodistas, y en especial a los jóvenes: ¿Qué haría hoy el joven Martí para difundir sus ideas? Y respondió el ponente: si tuviera 16 años —como cuando escribió su primer periódico, El Diablo Cojuelo—, Martí sería un bloguero, un facebookero, un twittero.

En la agenda para este miércoles, jornada final del evento, destaca la Mesa Redonda En defensa de la Humanidad, que organiza el Capítulo Cubano de esa Red.

Este martes, los más de 800 delegados de 44 países desplegados en las salas del Palacio de Convenciones debatieron y compartieron experiencias para la acción y la elaboración de las ideas en torno a temas tales como la educación y la cultura, los medios y las nuevas tecnologías de la información, la humanidad ante los problemas globales, el rol social del arte y la literatura, el desarrollo sustentable, la equidad y la justicia social, el diálogo de civilizaciones y la cultura de la paz.

Foro juvenil martiano

Fecundos análisis del mundo de hoy desde la cosmovisión martiana tienen lugar en el Foro Juvenil de la conferencia, que brindó este martes un conmovedor documental de la periodista Susana Thompson Casamayor narrado por el propio Antonio Guerrero, uno de los cinco héroes cubanos que desde hace más de 14 años permanecen secuestrados en las cárceles de Estados Unidos, o retenidos desde la injusticia total.

Para completar ese encuentro con la heroicidad, se recordó que, siendo un muchacho de 16 años, José Martí fue condenado a trabajos forzados por el dominio colonial español en Cuba, y se habló de otros jóvenes martianos que hace 60 años, precisamente en el centenario de su natalicio, irrumpieron con la acción para sustentar sus ideas de libertad, independencia y justicia.

En el Foro Juvenil, la destacada periodista Martha Rojas conversó para dar respuesta a una pregunta: ¿Por qué Martí autor intelectual del Moncada?

Esta sala de discusión debatió este martes en los paneles Crear es la palabra de pase de esta generación, presentado por la Juventud Martiana en Brasil, y El héroe de Cuba José Julián Martí Pérez desde la óptica actual de jóvenes mexicanos.

También en el foro estuvo la experiencia de los anfitriones, sus preocupaciones en una Cuba que desde la resistencia frente al permanente acoso de Estados Unidos se expresó en el panel José Martí y la juventud cubana.

Fueron tres visiones contemporáneas de cuán necesarias son las ideas siempre renovadoras del Maestro, el valor de su ética y de su audacia creadora, que ahora pueden retomar los jóvenes ante los retos y las múltiples expresiones de una crisis global y globalizadora que desequilibra al mundo.

El debate se corresponde perfectamente con lo que expresa Antonio Guerrero en un verso del poema que, en el documental, le dedica a su madre como regalo de cumpleaños: Mi corazón sin tregua…, porque así se presenta la necesidad de la lucha para cambiar este mundo.

El Foro Juvenil sesionó con la presencia de Carlos Rodríguez Almaguer, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí, y la participación de Miguel Colina, miembro del Buró Nacional de la UJC.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.