Chávez es inmenso - Cuba

Chávez es inmenso

Las ideas de Chávez no pueden morir. Tenemos el compromiso con él, con Fidel y Raúl de seguir sus ideas y luchar por todo lo que ellos han desplegado en nuestra América. Ese es el sentimiento de los familiares de los Cinco

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Ana María Domínguez Cruz

A las 4 y 25 minutos de la tarde del 5 de marzo falleció el presidente de Venezuela Hugo Chávez. Fue una triste coincidencia que Mirta Rodríguez, madre de Antonio Guerrero, uno de los cinco cubanos presos injustamente en Estados Unidos, nunca olvidará. Así lo confesó en la mañana de este jueves cuando, junto al pueblo cubano, acudió a la Plaza de la Revolución a rendirle homenaje póstumo al líder bolivariano.

Cada mes se celebra a nivel internacional la Jornada de 5 por los Cinco, y precisamente Mirta protagonizaba, junto a los demás familiares, un programa intenso en diferentes actividades organizadas ese día.

«A las cinco de la tarde siempre nos reunimos en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y media hora antes, conocimos de la trágica noticia, esa que nunca se quiere escuchar, para la que nunca se está lo suficientemente preparado.

«Chávez es un hombre especial, y hablo de él en presente porque sé que seguirá al lado del pueblo venezolano, de la América Latina y del nuestro, en particular, como estuvo desde que conoció de nuestra causa», asegura.

Las lágrimas no logran impedir que Mirta hable de Doña Elena, la madre de Chávez, la que hoy sufre la pérdida, ante todo, de su hijo.

«Ella sabe que muchos adoramos a su hijo y que ojalá estuviéramos a su lado ahora para hacerle llegar amor, apoyo, aliento. Pero desde aquí lo hacemos, y que le llegue al pueblo venezolano la mano que Cuba le tiende, porque ahora le toca erguirse y seguir adelante con el camino que su presidente trazó».

Para Rosa Aurora Freijanes, esposa de Fernando, la pérdida de Chávez es triste no solo para Venezuela, sino para toda nuestra América Latina y el Caribe.

Chávez fue un amigo, un hermano, afirma. «Él fue alguien que, con una tremendísima valentía, fue capaz de llevar la causa de los Cinco ante cualquier escenario internacional y pedir junto a nosotros por su liberación».

Cuenta Rosa Aurora que su esposo conoció la fatal noticia de la peor manera, inundada de todo el veneno que desbordan algunos medios de prensa norteamericanos. «Es increíble, me decía Fernando, que no sean capaces ni de respetar la desaparición física de un hombre tan grande».

Pero confiamos en el pueblo venezolano, insiste Rosa Aurora, en su solidaridad hacia Cuba, y en especial hacia los Cinco. «El día que sean libres y estén junto a su Patria, sus familiares y grandes amigos, no estará la mano de Chávez para estrecharla, pero su espíritu, su legado estará con nosotros para toda la eternidad».

En ese mismo sentido habló Irmita González, hija de René, quien también estuvo en la Plaza en horas tempranas de esta mañana. Ojalá estén pronto de regreso los Cinco después de tantos años de injusticia, pero será muy duro saber que un hombre como ese, no los va a poder abrazar. Porque estoy segura, dijo, que para ellos entre sus grandes deseos estaba agradecerle a Chávez por todo lo que hizo.

Relata Irmita que cuando conoció la noticia, inmediatamente habló con su papá, retenido en Miami e imposibilitado de viajar a Cuba. «Con marcado dolor y voz entrecortada me dijo: bueno, hay que seguir para adelante». Minutos después llegó su mensaje de condolencia y apoyo al pueblo de Venezuela, recordó.

«Todo esto es muestra de cuánto nos ha dolido, y cuánto le debemos y tenemos que seguir haciendo en honor a ese gran hombre. Chávez es inmenso, un hombre que se entregó a todo, inmensamente humano», sentenció.

Los jóvenes cubanos y venezolanos tenemos que estar hermanados, acotó, y el compromiso es seguir adelante, más ahora que nunca. Con un mundo como en el que hoy vivimos, las ideas de Chávez no pueden morir. Tenemos el compromiso con él, con Fidel y Raúl de seguir sus ideas y luchar por todo lo que ellos han desplegado en nuestra América.

Coincide con ella Ailín Labañino, la hija mayor de Ramón, a quien le resultó muy difícil dar crédito a la noticia cuando la escuchó en la calle, en el camino del trabajo para su casa.

«La pregunta que muchos se hacen en primer lugar es qué pasará mañana. Yo sé que la respuesta está en los jóvenes, en los que están en Venezuela y en los que están aquí, en Cuba y en otros países. La unidad es la palabra de orden, y es imprescindible para seguir adelante con el legado de Chávez, con su guía».

Compartió Ailín con el líder bolivariano en varias ocasiones y por eso, confiesa, lo siente cerca, como un familiar más que sufrió la injusticia de los Cinco.

«Mi papá y los demás enviaron sus mensajes y yo le agradezco a Chávez infinitamente todo lo que hizo por ellos. Por eso asumo el reto de luchar como joven cubana de este tiempo por el sueño de integración latinoamericana que engendró Fidel y que Chávez también hizo suyo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.