La fila más grande de La Habana - Cuba

La fila más grande de La Habana

Quien alza la vista desde el Memorial José Martí advierte un torrente humano. Cada persona congregada tiene una historia, un recuerdo. Pacientemente aguardan por horas. Llegan para rendir tributo. Dedican una palabra, una despedida y la promesa de continuar la lucha

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Laura López tiene 35 años. Es ama de casa. Tiene un pequeño niño de 13 meses que dejó al cuidado de su mamá. Desde el día anterior ella preparó las condiciones en su casa porque «no podía faltar. Mi lugar está aquí. Mi deber es rendir tributo, agradecer, honrar... Personalmente siento una mezcla de emociones. Por momentos me hallo en franca negación y no acepto que un hombre tan vital, tan fuerte e imponente se haya ido. Después me invade la inconformidad. No logro comprender por qué siempre las personas buenas se van primero. No es justo. La vida a veces tiene esas cosas, pero no por eso los ánimos deben caer. Ahora más que nunca debemos unirnos y decir: ¡Estamos contigo Chávez. Tus ideas nos seguirán iluminando el camino!

Ese fue el sentir de decenas de miles de personas que, como Laura, se dieron cita bajo la mirada del Apóstol, a los pies del monumento en la Plaza de la Revolución, para despedir a Hugo Chávez Frías, «ese buen amigo y hermano venezolano».

Quien alza la vista desde el Memorial José Martí advierte un torrente humano que se extiende por calles de La Habana, hasta donde la mirada puede llegar. Cada persona congregada tiene una historia, un recuerdo. Pacientemente aguardan por horas. Llegan para rendir tributo y en silencio dedican una palabra, una despedida y la promesa de continuar la lucha.

Así lo hicieron Andy Marrero, de 11 años, y su abuela Elena Álvarez, de 65. Ella, quien sufrió hace poco un infarto, llegó recientemente de Venezuela, donde trabajó cuatro años como enfermera cooperante en Táchira. «Mi nieto me acompañó para velar por mi salud, pero él también está muy sentido». El pequeño Andy no habló mucho con esta reportera. Solo confesó que se sentía muy triste.

Unos minutos después de hablar con la abuela y su nieto arribó un grupo del cuerpo de generales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que se encuentra de visita en nuestro país. El General de Brigada Rodolfo Camacho comentó que los oficiales recibieron la noticia del fallecimiento del Comandante Presidente con tristeza y consternación. «Él no solo nos deja el legado de unidad, de batalla, sino también de fraternidad entre los países. Nos deja la camaradería entre todas las naciones que conforman la Patria Grande.

«Nos satisface poder expresarle a Cuba nuestro agradecimiento y compromiso por todo el apoyo prestado en pos de la salud del Presidente Chávez. Sepan que el pueblo venezolano seguirá al lado de este pueblo, luchando con ánimo para que el proceso revolucionario continúe y no se detenga. Cuenten con nosotros», afirmó.

Jorge Yoel Pacheco, joven camilito de 17 años, asistió en representación no solo de los jóvenes que, como él, forman parte de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, sino de todo el pueblo de Cuba. «Hoy rendimos tributo a uno de los hombres más grandes del siglo XXI. Chávez representa mucho para Latinoamérica y para el mundo, por su influencia, porque fue sobre todo un gran pensador que hizo su obra en función del socialismo y de los hombres».

Jorge Yoel conoció de la noticia a través del comunicado de Nicolás Maduro. «Me sentí impactado porque no lo esperaba». Su primera reacción fue negarse a creer lo que escuchaba, «pero cuando me convencí de la realidad, no pude hacer otra cosa que llorar».

Siete meses de embarazo tiene Adianys Cuello, de 38 años y como ha todo cubano le ha dolido la muerte de Chávez. «Él entró y ahora vive en el corazón de los latinoamericanos. Llegó a lo más profundo de nuestros sentimientos y por eso hoy estamos aquí desde temprano».

Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado, refirió a Juventud Rebelde que «venimos a despedir a un hermano querido, un líder entrañable de la revolución venezolana y latinoamericana; y a un ser humano extraordinario. Siempre tuvo una gran solidaridad para con nuestro pueblo y una entrañable amistad con el líder de la Revolución y el presidente.

«¿Qué legado deja a América Latina? En pocas palabras no se puede decir porque es inmenso, colmado de valor y de todo lo que un revolucionario puede dar».

Concientes del legado que deja Hugo Chávez llegaron también hasta la Plaza de la Revolución Reinier Lemus y Beatriz Pérez, ambos de 18 años y estudiantes del proyecto universitario de la Universidad de La Habana. Ellos son jóvenes que cursan el 12 grado en la casa de altos estudios. «Vinimos a homenajear a Chávez porque el fue no solo el presidente de Venezuela, también fue un gran líder latinoamericano, un hombre de pueblo e impulsor de la integración de la Patria Grande».

Obreros, militares, intelectuales, médicos, estudiantes, niños, ancianos y deportistas estuvieron presentes en el homenaje. Allí estuvo la Escuela Cubana de Wushu. Su director, el maestro Roberto Vargas Lee, destacó los aportes de Chávez al movimiento deportivo. «Siempre vimos todo su accionar, sabemos que el deporte tuvo en él gran importancia e influencia. Nosotros participamos en la inauguración de los primeros juegos del ALBA y conocimos los frutos de su labor. Por esa razón nuestra presencia aquí manifiesta los vínculos que nos hermanan.

«Desde horas tempranas convocamos a nuestra escuela porque lo sentimos como un deber sagrado con la Patria y con América Latina. Todos le debemos mucho por lo que hizo en áreas como el deporte y la salud».

Personas con banderas cubanas y venezolanas, fotos del Comandante Presidente, libros, afiches, flores, poemas, palabras de aliento y consignas; pero sobre todo solidaridad fueron algunas de las muestras que el pueblo cubano dejó en señal de admiración, lealtad y respeto.

Muchos rostros jóvenes se vieron durante toda la jornada. La juventud cubana se hizo sentir con fuerza. Así lo demostró Roberto Martín, quien está pasando el Servicio Militar Activo. Él se desempeña como político y secretario general de su comité de base en una unidad que pertenece a la Dirección General de Antiterrorismo.

«Estamos aquí porque Chávez fue una persona que hizo mucho por nuestra región y que logró cosas como nadie. Fue digno continuador de Martí, Bolívar y de las ideas de Fidel. Nos une un fuerte sentimiento patriótico, este es nuestro compromiso».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.