Tributo a la lealtad - Cuba

Tributo a la lealtad

Pineros rinden póstumo homenaje popular a Hugo Rafael Chávez Frías, líder de la unidad Latinoamericana

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud. — El silencio reina en las calles de Nueva Gerona esta mañana de jueves, en la que los pineros rinden póstumo homenaje popular a Hugo Rafael Chávez Frías.

Sin distinción de edades y con la disciplina que merece un acto de tan solemne entrega y demostración de solidaridad, lealtad, amor y reconocimiento, de uno en uno, en parejas o pequeños grupos, pasan por la sala principal del Museo Municipal en esta ciudad, lugar escogido para decir adiós desde esta ínsula al líder de la unidad Latinoamericana.

Muchos de los que asisten a la jornada de tributo llevan trajes, gorras, pañuelos y pulóver que identifican a ese hermano pueblo de Venezuela, y dejaron su impronta desde la educación, la cultura, la medicina o el deporte durante más de dos años y no dejan de hablar de sus recuerdos.

Escuché a Leandro Cancio Fonseca, médico internacionalista, recordar su llegada a la tierra de Bolívar y cuando el presidente Chávez en la bienvenida los convidó a servir siempre bajo la ética, la responsabilidad y la calidad que caracteriza en el mundo a la medicina cubana.

«Venezuela siempre ha sido fiel a Cuba y es un deber despedir a Chávez con todo el honor y respeto que se merece, por su incansable voluntad de unir a los pueblos y devolverles la dignidad a los pobres», dijo.

Asimismo, David Jiménez, estudiante de segundo año de la carrera de Medicina, reconoció entre los méritos del Comandante Presidente durante los últimos 14 años, haber consolidado un proyecto social de equidad y oportunidad para todos, «especialmente para los jóvenes, a quienes les garantizó la posibilidad de estudiar», comentó.

Agrupados a la salida del tributo, Leonel Pérez, Celso Cuevas y Ciro Díaz, colaboradores pineros en el área del deporte, coincidieron al destacar que uno de los más grandes valores de Chávez fue estar siempre pendiente de incorporar a la mayor cantidad de venezolanos, sobre todo a los más desposeídos, a la Revolución.

Entre las anécdotas más repetidas figuraban las de aquellos que tuvieron el privilegio de estar en el mismo espacio y tiempo que el Comandante, quien se acercaba a las personas y luego del apretón de manos, les daba una palmadita en la espalda y se preocupaba por la familia.

«Estamos hoy rindiendo tributo de lealtad desde el dolor, pero con la esperanza de que el pueblo de Venezuela continúe el legado político y social de Chávez», comentó Celso Cuevas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.