Un hasta siempre

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— La imaginación no alcanzó la realidad agramontina en este día de duelo por el hombre de los pobres, de los humildes, del amor. Sí, lo vivido aquí por los hijos de Agramonte ha rozado los límites de lo increíble.

Fue una multitud sentida la que pasó frente a la imagen del Hombre de tantos y depositaron su flor, hasta los más pequeños de casa fueron con sus padres. A Melisa, por ejemplo, de tres meses de nacida, su mamá Merlin la llevó. La abuela, Juana, quedó detenida frente a la imagen del líder y en sollozos, junto a sus nietos se despidió: «¡Hasta siempre Comandante!».

Los jóvenes tampoco faltaron. El combatiente de verde olivo lo saludó con postura firme, el guajiro se quitó el sombrero en gesto de respeto y el pueblo entero fue a rendirle tributo.

El bastón de Pepe también anduvo ligero, «como nunca» —dijo el anciano—, para ir a su encuentro con su amigo Chávez. Laura, la profe de Matemática, también quedó sin palabras, en silencio solemne.

La joven Patricia, doctora internacionalista en Venezuela, con voz entrecortada expresó: «Parece mentira su pérdida. Verlo así de cerquita con esa sonrisa amplia en esta foto, me hace revivirlo como el hombre que regalaba optimismo y que convertía la piedra en amor. Este es —continuó la muchacha— uno de sus legados más importante, su gran escuela».

Olga, psicóloga de profesión e invidente, caminó junto a sus compañeros. «No puedo ver colores —dijo—, pero sí reconocer donde hay amor de verdad. Él cambió la vida de pueblos enteros, más allá de su Venezuela, y aquí en mi alma, bien adentro, puedo sentir su pérdida. Él es como el lazarillo de muchos hombres y mujeres, y los colores de tantos ciegos».

También, atados por la hermandad, más de mil becarios extranjeros, de unas 60 naciones, se abrazaron en la tierra camagüeyana para rendirle honor a quien honor merece: el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.