Cartas inéditas de Frank País

Los textos de uno de los máximos dirigentes del Movimiento 26 de Julio fueron entregados por el combatiente Héctor Ravelo Forte a la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

Autor:

Margarita Barrios

El mejor recuerdo y la mejor manera de honrar a nuestros héroes y mártires es decirles a las nuevas generaciones cómo se gestó la lucha de nuestro pueblo por su independencia, aseguró Héctor Ravelo Forte, quien donó a la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado dos cartas que le envió Frank País en 1957.

Ravelo era entonces coordinador del Movimiento 26 de Julio en La Habana, y Frank, a través de esas misivas, le hizo llegar instrucciones para el desempeño de esa organización, que desde la clandestinidad luchaba por derrocar a la dictadura de Fulgencio Batista y apoyaba al Ejército Rebelde.

A las nuevas generaciones les faltan conocimientos de cómo sucedieron aquellos hechos. Hay historias perdidas que se deben desempolvar, y espero que estas cartas ayuden a ello, expresó Ravelo en el acto de entrega de los documentos, realizado en la sede de la Sociedad Cultural José Martí.

Significó su seguridad de que estos documentos quedarán en buenas manos, y dio las gracias al Club Martiano Herencia Rebelde, que integrado por combatientes y familiares de los mismos lo instaron a realizar la entrega.

Ravelo destacó que escogió esta fecha porque quería con ello recordar la Huelga de Abril de 1957. «Muchos hablan del fracaso de aquella acción, pero yo no lo siento así. Ese día se convocó al combate, y el pueblo de Cuba respondió. La Habana mostró su valor y cultura patriótica, que muchas veces no se valoran todo lo que se debiera».

Al recibir las cartas, Eugenio Suárez, director de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, agradeció el gesto de Héctor y expresó el compromiso de la entidad que representa de guardar cuidadosamente todo ese patrimonio histórico de la nación.

Recordó entonces a la heroína de la Revolución Celia Sánchez, quien creó esa oficina y tuvo siempre la vocación de guardar cada documento que pudiera dar fe de los hechos del proceso revolucionario cubano.

Asimismo, hizo referencia a cartas enviadas por Celia a Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, donde les expresa su deseo de que entreguen «cada papelito»… que quizá en aquellos momentos no parecían importantes, pero que con el paso del tiempo tomarían mayor valor.

En el acto se encontraba Armando Hart, director de la Oficina del Programa Martiano.

Recuento en la memoria

Habían transcurrido 26 días del desembarco del yate Granma por Las Coloradas, cuando el 28 de diciembre de 1956 llegan a La Habana Frank País y Faustino Pérez, quienes cumplían la misión asignada a ambos por Fidel Castro de reorganizar el Movimiento 26 de Julio en todo el país.

En La Gran Habana —como se le definía entonces a la capital— es designado coordinador del Movimiento Héctor Ravelo Forte, quien se mantiene en su cargo hasta el 22 de febrero de 1957, momento en que es apresado por esbirros de la tiranía batistiana, tarea que asume directamente Faustino Pérez hasta mayo de 1958.

¿Cuántas veces Héctor habrá releído esos textos donde Frank le daba las instrucciones que él debía cumplir o transmitir a otros combatientes?

La compra de armas, las acciones que se debían realizar, están explicadas en los textos, donde los seudónimos protegen cada identidad. Así tras el nombre de Jacinto se esconde el mensaje para Armando Hart; y tras el de Salvador estaba la firma de Frank, o simplemente se utilizaba el nombre de pila, para no revelar la identidad completa.

Y qué decir de la dirección enviada por Frank a Héctor para hacer llegar el giro con dinero para la compra de armas y otras acciones: Señorita Vilma Espín, calle Sánchez Hechavarría 473, Santiago de Cuba.

Estas cartas se suman ahora a otros muchos documentos que a lo largo de años se han ido archivando en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, y que permiten hoy, luego de más de 50 años, revivir pasajes de nuestra historia que no pueden caer en el olvido y que deben ser inspiración para las nuevas y futuras generaciones de cubanos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.