No hay frontera en el deber

Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, compartió con los jóvenes de la Brigada de la Frontera, Orden Antonio Maceo

Autor:

Haydee León Moya

GUANTÁNAMO.— Siempre es así: la gente se inquieta y se conmueve cuando ve a esos muchachos tan seguros y dispuestos en una misión que pudiera pensarse para quienes tienen, por los años vividos, más curtido el carácter.

Esa impresión la tuvo, sin duda, Yuniasky Crespo Baquero cuando estuvo este miércoles, por primera vez, entre los jóvenes de la Brigada de la Frontera, Orden Antonio Maceo.

No podía resultar de otra manera el intercambio de esta joven mujer que desde su responsabilidad como primera secretaria del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, sostuvo una jornada completa e intensa de diálogos y vivencias en todas las unidades de esos insomnes centinelas que preservan la integridad de la Patria, justo en la frontera con la base naval yanqui en Guantánamo.

A una representación de combatientes con una destacada actitud en las tareas de la defensa desde las diferentes misiones que cumplen allí, la dirigente juvenil les entregó el carné de la UJC.

Y a la teniente Yaisis Isaac del Río, le fue otorgada la Moneda 50 Aniversario de la organización política por su destacada labor al frente del trabajo de la UJC en la Brigada de la Frontera y especialmente por la influencia de la labor político-ideológica de la militancia en los jóvenes en general.

Resultó, además, una oportunidad para conocer a otros jóvenes magníficos, y escuchar de ellos su decisión de mantenerse firmes en el cuidado de la tranquilidad del pueblo. También para que la Primera Secretaria compartiera importantes reflexiones acerca de la necesidad de fortalecer la labor ideológica y la preparación política no solo para las misiones que cumplen ahora mismo sino para enfrentar las tareas futuras.

Se interesó por cómo viven los muchachos y muchachas en las pequeñas y medianas unidades y de ello, además de apreciar que poco falta para ser perfecto el orden, la disciplina y la atención a los soldados y oficiales, todos jóvenes y con mucha responsabilidad.

Tuvo muchos testimonios de satisfacción por las condiciones de los dormitorios y las demás áreas. Apreció, igualmente, el desarrollo del movimiento de artistas aficionados y su papel en función de la recreación y del enriquecimiento del acervo cultural de las tropas.

Destacó la importancia de la presencia de la mujer en la defensa de la Patria, como herederas del legado de Vilma Espín, precursora de la incorporación de las féminas en el Servicio Militar Voluntario.

Fue para ella, y lo reiteró a cada paso, una especial visita de trabajo para atender a quienes pertenecen a la Vanguardia Combativa Ramón López Peña, una selecta y numerosa agrupación de militantes de la juventud comunista que honra con su actitud a ese mártir, un joven de 18 años de edad cuya vida fue cobardemente truncada por disparos procedentes de la base naval, mientras el muchacho cumplía con su servicio de guardia en el perímetro del ilegal enclave yanqui.

Precisamente a él, y a los también jóvenes Luis Ramírez López, José Rafael Pérez Cutiño, Maximiliano Domínguez Domínguez y Luis de la Rosa Callamo, caídos en cumplimientos de diferentes misiones, la máxima dirigente de la UJC rindió homenaje con la colocación de dos ofrendas florales en los obeliscos erigidos en su honor.

Como para ella fue particularmente emotivo el momento, lo fue para el coronel Juan Pedro Beckles Ferry, jefe de la Sección Política del Ejército Oriental; Yocleidis Ramírez Ramírez, primer secretario de la UJC en Guantánamo, y otros dirigentes de la Juventud y las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Por eso siempre la gente se inquieta y conmueve con la grandeza de esos muchachos, para quienes la defensa de la Patria desde allí, sencillamente no tiene fronteras. «Ojalá, dijo Yuniasky Crespo, todos los jóvenes de Cuba tengan la oportunidad de pasar por la Brigada de la Frontera».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.