El Congreso diario de la FEU

Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, insistió en la necesidad de transformar la manera en que se convoca a los estudiantes y se gestionan sus planteamientos

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Los estudiantes de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz están insertados tanto en la automatización del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) agramontino, como en las labores de control interno a las empresas que realiza la Contraloría General de la República.

Los estudiantes de este recinto universitario —primero fundado por la Revolución— asumen que por su perfil profesional deben influir directamente en el entorno social y económico territorial; en el organopónico, en las bases de transporte de esta ciudad y hasta en el rescate cultural del histórico parque urbano Casino Campestre.

Pero lo anterior no es suficiente. Así se comprobó en el profundo debate desarrollado por los estudiantes de esta institución en su Asamblea VIII Congreso de la FEU.

«Somos capaces de aportar nuestros conocimientos a la transformación económica en Camagüey, pero no convocamos lo suficiente para desarrollar con calidad nuestras actividades», dijo Félix Anazco, estudiante de cuarto año de Periodismo, quien resultó delegado directo a la magna cita.

La estudiante Claudia Proenza refirió: «somos en muchas ocasiones esquemáticos en el quehacer diario de la organización, y lo que resulta más preocupante es que ese dogmatismo se da en el escenario más importante de la FEU: la brigada».

Al respecto, Xavier Arrue Pinto, miembro de la comisión organizadora del VIII Congreso, expresó que actuar, pensar y sentir como brigada los problemas de cada estudiante es la forma inmediata para proyectarnos y transformar la actuación de la organización.

«Hay que funcionar cotidianamente y no para un congreso, sino como brigada. No podemos asumir la FEU como una “carga”, sino como parte importante de nuestras vidas en la Universidad», sostuvo el estudiante Jorge Jerez.

El primer secretario del Partido en Camagüey, Jorge Luis Tapia Fonseca, insistió en que el Congreso de la FEU no es precisamente el que agrupa a jóvenes de todo el país en la capital. «El magno evento es importante, pero también lo es el que hay que desarrollar todo los días en las brigadas, porque ese es el espacio de discusión para transformar la vida del estudiantado y darles soluciones a sus problemas. Si no funcionamos en la base, con prestigio y protagonismo, es muy difícil que un evento dé respuesta a sus inquietudes, surgidas precisamente durante su estancia en el centro, incluso muchas de estas en la brigada», subrayó.

Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, llamó a transformar la manera en que convocamos a los estudiantes y cómo gestionamos sus planteamientos de manera oportuna y ágil. «Solo de esa manera la FEU apuntalará su prestigio y credibilidad», señaló.

Mencionó como reto principal la preparación político-ideológica de los estudiantes, y destacó que es importante que la FEU fortalezca sus métodos de preparación y de acción, en consonancia con las transformaciones que se desarrollan en el país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.