Cuando uno se encariña con estos hierros - Cuba

Cuando uno se encariña con estos hierros

Las FAR le confieren importancia a las condiciones de vida y de trabajo de los soldados, sargentos, oficiales y trabajadores civiles, quienes se mantienen la mayoría del tiempo fuera de sus casas en función de estar listos para enfrentar cualquier agresión

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— Esta Gran Unidad de Tanques, encajada en medio de la campiña, a la vera del monte virgen, de frutales y árboles maderables, ofrece una imagen grata al que va allí con ojos escudriñadores buscando, más con su vista que en palabras ajenas, el palpitar cotidiano.

Ese paisaje, de predominantes tonalidades verdes, matizadas por flores, desprende un ambiente sosegado que estimula a cada cual a enfrentar su protagonismo, por muy subjetivo que parezca.

Lógicamente, cuando usted se siente bien en un lugar, porque tiene las condiciones necesarias desde el punto de vista material y espiritual, la pasa mejor, por difícil que sea el bregar.

De ahí la trascendencia que le confieren las Fuerzas Armadas Revolucionarias a las condiciones de vida y de trabajo de los soldados, sargentos, oficiales y trabajadores civiles, quienes se mantienen la mayoría del tiempo fuera de sus casas en función de estar listos para enfrentar cualquier agresión.

Esta Gran Unidad de Tanques del Ejército Central resulta un buen ejemplo de atención a los combatientes, sin que todo sea prefecto.

A lo agradable del entorno, engrandecido por la mano del hombre, que trasciende en la limpieza y belleza del lugar, se adiciona una infraestructura decorosa para la convivencia.

El origen

El coronel Ivey Lima Moya va directo a la esencia en las respuestas, como para indicar que el tiempo apremia y que la palabrería enturbia. En esencia, subraya, se ha logrado, en gran medida, establecer una adecuada correlación entre las condiciones de vida y de trabajo.

Revela que a partir de 2004 comenzó un proceso de mejoramiento de los dormitorios, de los comedores y los locales destinados a la recreación. Igualmente de la Jefatura, oficinas y punto de dirección.

Como resultado esas instalaciones cuentan con estructuras, unas de bloques y otras de prefabricado, todas con techo de placa. Esta remodelación permitió ampliar y mejorar la ventilación de los dormitorios, dotados ahora con ventiladores, baños y servicios sanitarios intercalados.

Refiere el coronel Lima Moya que paralelamente hubo progresos en la técnica de servicio destinada al aseguramiento de la transportación de insumos y de las tropas.

Otro logro resultan los locales destinados al esparcimiento, para lo cual tienen un salón techado multipropósito, una galería para exposiciones y el Club de Sargentos y Soldados, donde disfrutan de diversos juegos de mesa. Todos estos, armónicamente, insertados en un amplio local.

Al aire libre están el anfiteatro, para actividades masivas, y los campos de pelota, baloncesto, voleibol y fútbol.

Se destaca también el atinado uso que le dan a esta instalación con el fin de acercar a los combatientes a las artes plásticas mediante exposiciones, a la literatura con la realización de talleres y a la música. Se trata de promocionar una recreación ajustada a los gustos y preferencias de los combatientes, que coadyuva a la creación de valores.

De su razón de ser

El mayor Julio César Fonseca García, jefe de Preparación Combativa, sabe que resulta vital una buena disposición para asumir el cumplimiento de cualquier tarea. Si usted se siente estimulado, atendido, reaccionará de manera positiva ante la misión asignada, precisa.

Esta Gran Unidad cuenta con la base reglamentaria para impartir la preparación combativa, que incluye hasta laboratorios de computación para la instrucción en el arte militar.

Allí, en sus polígonos para el adiestramiento en los tanques y otros medios blindados, en los campos de obstáculos y de tiro, y en los parqueos de los medios de combate… aflora también la misma imagen de limpieza y orden.

¿Qué dicen los de la fila?

La mayoría de los combatientes son jóvenes, muchachas y muchachos que, poco a poco, se han adaptado a la vida y disciplina militares.

Dialogar con ellos permite comprobar que se sienten a gusto en el lugar y muestran entusiasmo por su labor el tanquista, el artillero o el especialista de comunicación…

Al principio parece todo muy difícil, pero después uno llega a encariñarse con estos hierros, campos y aulas que, de un modo u otro, marcarán nuestra existencia, confiesa el artillero Luis Orlando Guardado Ruiz.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.