Fiesta de tesoros

El Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara fue el centro de las celebraciones nacionales por el Día Internacional de la Infancia

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Con globos, música, coreografías, cantos y mucha alegría recibieron Meñique, Pilar y los payasos Cebollita y Pepinillo a los niños en el Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara, en la capital, para celebrar el Día Mundial de la Infancia.

Sobran motivaciones para que los niños sigan siendo nuestro tesoro más valioso, para que veamos en ellos la luz que nos ilumina el futuro, tan solo con una sonrisa, comentó Nexy Véliz Naranjo, presidenta de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM).

El mejor escenario para esta celebración no puede ser otro que el Palacio de Pioneros, afirmó su directora, Nuris Concepción, pues aquí llegan más de 40 000 niños cada curso escolar, de cuarto a noveno grados para sumarse a los 126 círculos de interés de nuestra institución.

Yaneisy quiere ser doctora, Raudal aprendió a soldar, Julián conoce el actuar de un bombero, Fabiana y David saben preparar algunos dulces y cocteles, y otros como ellos han encontrado en el Palacio su vocación para distintas actividades.

El grupo de danza Corcel de Esperanza, el proyecto cultural Cascabelito y La Charanguita, del conservatorio de música Guillermo Tomás, de Guanabacoa, contagiaron con su arte a los presentes, entre quienes se encontraba Irma Sehwerert, madre de René González, uno de nuestros Cinco Héroes.

La compañía de teatro callejero Gigantería encabezó una conga en la que bailaron niños y grandes, todos convencidos de que en nuetro país, como dijera José Martí, para los niños trabajamos porque son los que saben querer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.