¡Ya casi soy oficial!

Los alumnos de último año de las instituciones docentes de nivel superior de las FAR se enfrentarán durante la primera quincena de junio a los exámenes ministeriales, que los acreditarán como ingenieros o licenciados en los perfiles técnicos y de mando

Autor:

Patricia Cáceres

Con solo imaginarse hablando frente a una comisión ministerial de las Fuerzas Armadas, al cadete Ernesto Zaldívar Guzmán se le hiela la sangre. Pero aunque el miedo escénico y los nervios sean una de sus debilidades no podrán ser un obstáculo para enfrentar los exámenes que lo acreditarán finalmente como ingeniero.

Al igual que Ernesto, cadete de Ingeniería Militar de la Escuela Interarmas General Antonio Maceo, Orden Antonio Maceo, todos los alumnos de último año de las instituciones docentes de nivel superior de las FAR se enfrentarán durante la primera quincena de junio a los exámenes ministeriales, donde deberán demostrar los conocimientos y habilidades adquiridos en su formación como oficiales.

Según el teniente coronel Marcelino Rodríguez González, estos exámenes se les aplican a todos los educandos desde los diferentes niveles, perfiles y modalidades de estudio.

«A los de nivel superior, ya sean de perfil técnico o de mando, se les realizan dos exámenes: uno de Ciencias Sociales y otro vinculado a los contenidos específicos de su carrera. Los del nivel medio se someten únicamente a un examen ministerial de la especialidad.

«En el caso de los del perfil técnico, o sea, de las carreras ingenieras, se debe realizar la defensa de un proyecto de diploma que se prepara casi desde el mismo inicio de su formación como oficiales y que se defiende ante una comisión ministerial», aclaró.

Estos exámenes constan de una parte teórica, en la que los cadetes y guardiamarinas deben demostrar los conocimientos adquiridos en sus años de estudio, y otra práctica, con el rigor de un combate real, subrayó.

La joven Yaneisi Fuentes Rodríguez, cadete de cuarto año de la misma institución docente y futura oficial de mando, dijo sentirse muy satisfecha por la ayuda recibida de parte de los profesores, sobre todo en el último año de preparación.

«Tenemos un horario diferenciado; las cátedras imparten consultas, se preparan programas de actividades prácticas, y contamos además con la biblioteca e Internet, que nos permiten tener a mano la información más actualizada». No obstante —insistió—, los resultados dependen sobre todo del esfuerzo individual.

Yaneisi Fuentes asegura que la preparación para estos exámenes por parte de los cadetes ha sido constante y muy sacrificada.

«Estudio alrededor de 20 horas al día. Nos levantamos a las seis de la mañana y últimamente lo estamos haciendo a las cinco. Además, no nos acostamos antes de las 12 de la noche», relató.

Al igual que Yaneisi, el cadete Ernesto Zaldívar Guzmán ha dado todo de sí para superar sin sustos los exámenes que se le avecinan. En su caso, por tratarse de un perfil técnico, defenderá ante una comisión ministerial un proyecto de diploma.

«Aunque estemos preparados, no lo sabemos todo. Cuando lleguemos a nuestras respectivas unidades nos encontraremos con nuevos retos y obstáculos. Pero trataremos siempre de darles una respuesta rápida y certera, sustentándonos en los conocimientos adquiridos durante los años de la especialidad», recalcó.

«El período en que se encuentran los cadetes, históricamente resulta complejo», expresó por su parte el mayor Joaquín Rafael de la Torre Ramírez, profesor de Geodesia, del perfil Ingeniero Militar en la Escuela Interarmas General Antonio Maceo.

«Los profesores estamos prácticamente todo el tiempo con ellos, apoyándolos, porque es un momento donde sienten cierta incertidumbre. Nos organizamos de manera tal que cada cadete tenga un tutor, que echa pie en tierra con él. Resultado que tenga el cadete es también del profesor, de la cátedra, de la facultad y de la institución», afirmó.

«Creo que la preparación que reciben los futuros oficiales es muy integral, porque no solamente se trabaja en la esfera cognitiva, sino que las asignaturas contribuyen a educarlos en el campo de la organización, la planificación, de la psicopedagogía, del trabajo con los subordinados y la esfera político-ideológica, conforme a la actualidad que viven Cuba y el mundo», concluyó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.