Fábricas de inteligencia

Entre el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa Dr. Antonio Núñez Jiménez y las poderosas empresas locales se ha creado un vínculo de gran importancia formativa, científica, económica y tecnológica, uno de cuyos embriones son las prácticas laborales

Autor:

Margarita Barrios

MOA, HOLGUÍN. —Todo el mundo sueña con la práctica, porque es ver en concreto lo que se da en el aula, asegura el jovencito. Elogia también la acogida que les dan los trabajadores de la planta, lo cual les permite aprender y prepararse bien para su futuro trabajo profesional.

Pavel Castillo Ramos, estudiante de cuarto año de Ingeniería Geológica del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa Dr. Antonio Núñez Jiménez (ISMMM), realizaba su práctica laboral investigativa en uno de los yacimientos de la Empresa Niquelífera Pedro Sotto Alba.

El colectivo al que pertenece ha elaborado un equipo para la determinación de la masa volumétrica, es decir para conocer qué cantidad de mineral existe en cada bloque. «Ahora lo estamos perfeccionando», explicó.

Junto a ellos se encontraba el Doctor en Ciencias Técnicas León Ortelio Vera Sardiñas, profesor de la carrera de Geología en el Instituto.

«Este tipo de ejercicio es lo mejor que puede suceder, porque tienen la posibilidad de estar vinculados desde temprano a la producción, lo cual constituye un complemento muy importante en la formación del geólogo.

«Año por año realizamos en esta empresa las prácticas laborales e investigativas de los estudiantes de cuarto año de Geología, lo cual permite que apliquen en el campo de yacimientos lo que han recibido teóricamente en las aulas.

«Ellos participan así en los proyectos que desarrolla la Universidad con la empresa. La relación es muy estrecha con los trabajadores y constituye un eslabón importante en las investigaciones para el desarrollo de la industria minera».

Alexey Rojas Reverón, especialista principal de capacitación y relaciones internacionales de la Empresa Pedro Sotto Alba Moa Nickel S.A., significó que el principal objetivo de las relaciones con el ISMMM, a lo largo de los años, ha sido colaborar en la formación de los futuros profesionales que llegarán a esa industria.

«En este curso escolar hemos tenido en nuestro centro a 15 jóvenes de práctica, de las ingenierías en minas, geológica, mecánica y eléctrica, y de la licenciatura en contabilidad y finanzas; así como se realizaron nueve trabajos de diploma».

Rojas destacó que en la Sotto Alba cuentan con 134 ingenieros de diversas especialidades, que son graduados del Instituto.

«Es muy importante también el apoyo de esa Universidad a la superación de nuestros técnicos y especialistas, que ha abarcado temas relacionados con la minería, la geología, la metalúrgica, así como dirección e idiomas, entre otros».

Chocar con «la concreta»

La Empresa del Níquel Comandante Ernesto Che Guevara también se favorece con la presencia en ese territorio de una universidad. El director del centro, Luis Guillermo Rabilero, aseguró que desde su fundación esa institución de educación superior garantiza la fuerza especializada que necesitan para sus operaciones.

«Tenemos amplios contactos desde la actividad de pregrado, con la asimilación de estudiantes que realizan actividades diversas y se insertan de manera directa y continua durante todo el proceso productivo, desde la mina hasta el producto final.

En este momento, destacó, el 70 por ciento de los dirigentes de la Empresa fueron formados por el Instituto, y además se desarrolla un grupo de cursos de posgrado, con profesores de alto nivel científico, que nos permite usar toda la información y la tecnología disponible en nuestra área.

«Contamos en nuestro centro con 23 másteres, y tenemos a 18 profesionales haciendo maestrías y seis sus doctorados».

José Mendoza Sierra es ingeniero eléctrico de la Che Guevara. Se graduó en 1994 y terminó en 2005 su maestría. Ahora se prepara para defender el doctorado, y además de su trabajo en la Che Guevara es profesor en una sede universitaria.

«Imparto la asignatura de Metodología de la Investigación. Me categoricé y soy profesor asistente. Lo que aprendo en mi vínculo con la Universidad lo aplico en la industria, y a la vez mi experiencia laboral la hago llegar a los ingenieros de nuevo ingreso».

Al referirse a la relación de la Universidad con la fábrica, Mendoza asegura que no se trata solamente de aplicar los conocimientos teóricos en solucionar problemas concretos, sino de llevar a los más jóvenes la disciplina, el rigor y el amor al trabajo, y de esta forma prepararlos adecuadamente para la vida laboral.

«Trabajo con un grupo de segundo año de Ingeniería Eléctrica —destacó—. Ellos realizan una visita mensual a la industria y así van conociendo el equipamiento, el proceso y se relacionan con los trabajadores. Desde tercer año empiezan a trabajar en los proyectos de investigación».

Igual opinó el jefe del Departamento Eléctrico de la Che Guevara, el ingeniero Leonardo René Rosell López, quien se graduó en 2011 en el Instituto moense. «Estamos haciendo algunos trabajos de sustitución de tecnología de la Empresa, para hacerla más eficiente, y con nosotros tenemos a un grupo de estudiantes de cuarto año, que laboran como técnicos.

«Para nosotros es fundamental su apoyo, y ellos se acostumbran al trabajo, a la disciplina laboral y también ven en la práctica todo lo que aprenden en las aulas», enfatizó.

Otra entidad muy vinculada a la formación de los recursos humanos del Instituto es la Empresa Mecánica del Níquel, la cual elabora componentes para dar mantenimiento a las dos plantas niquelíferas.

El director de la Empresa, Asarel Fornaris Llorente, destacó que el Instituto es fundamental para la superación de los trabajadores de ese centro.

«Somos una unidad docente y tenemos un amplio convenio de intercambio con la Universidad. Contamos con 80 ingenieros mecánicos y metalúrgicos, todos graduados en ese centro de altos estudios, quienes junto a profesores y estudiantes participan en investigaciones que nos permiten avanzar en nuestro trabajo», cuenta el Director.

En el centro, destacó, contamos con aulas-taller para los estudiantes, bibliotecas y nuestros vínculos son muy estrechos. Sin la Universidad nuestro trabajo sería casi imposible.

Mediante esta cooperación el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa Dr. Antonio Núñez Jiménez, con su excelencia académica y sus investigaciones, se ha convertido en pilar esencial para el desarrollo tecnológico del níquel y sus empresas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.