Prepararse para librar la batalla que nos toca - Cuba

Prepararse para librar la batalla que nos toca

Mientras los delegados al VIII Congreso de la FEU escuchaban a René González en el primer día de su congreso, se sentía que tal vez esa energía y esa fuerza es lo que lo ha mantenido con tanta dignidad, esa que le nace de su fe en la defensa de una causa justa, o de la rica sensación del deber cumplido

Autores:

Margarita Barrios
Yuniel Labacena Romero

Afable, sonriente, como quien no ha vivido tanta injusticia. Así salió René González Sehwerert al encuentro con los delegados al VIII Congreso de la FEU, reunidos en el día de apertura del evento en la Escuela Superior de Cuadros de la UJC Julio Antonio Mella.

Mientras se le escuchaba, se sentía que tal vez esa energía y esa fuerza es lo que lo ha mantenido con tanta dignidad, esa que le nace de su fe en la defensa de una causa justa, o de la rica sensación del deber cumplido.

«Ustedes representan la esperanza de que se pueda materializar la sociedad por la que nosotros hemos luchado», les expresó a los muchachos que seguían enternecidos este diálogo con un hombre que, desde la enorme sencillez de su estatura, se les dibuja en lo que es y está reconocido, un héroe de carne y hueso, como esos que tanto entusiasman en los años juveniles.

Fue un diálogo tierno y apasionante en el que los estudiantes descubrieron cómo René disfrutaba mucho frustrando los planes del enemigo contra su país y su pueblo, aunque para ello debió encarar riesgos y sufrir insatisfacciones en su vida familiar.

«Muchos de ustedes nos escribieron cartas cuando eran niños. Pienso que defender una causa justa, como la mía y de mis hermanos, los haya ayudado a ser mejores», argumentó.

En el intercambio, que se extendió por más de dos horas, donde los jóvenes le expresaron su decisión de continuar luchando por el regreso de Gerardo, Ramón, Fernando y Antonio, fueron múltiples las preguntas y también los regalos representativos de sus universidades y provincias.

Así, René vistió las gorras de los equipos de béisbol de Villa Clara y también de Camagüey, recibió la felicitación «adelantada» por el Día de los Padres, chocolates de Baracoa —afirmó que serían para su esposa Olguita—, así como la moneda conmemorativa Aniversario 90 de la FEU, la cual fue extendida también a sus cuatro hermanos de lucha.

A preguntas de los estudiantes, contó anécdotas del juicio, de su vida en prisión, y aseguró que vivir en Miami, en ese ambiente de odio y resentimiento hacia Cuba, lo hizo mejor persona. «Durante todos estos años se reafirmó en nosotros la confianza en los valores que nos inculcó la Revolución».

También se refirió a los desafíos que tienen los universitarios, «los que dentro de un ratico» serán profesionales. Destacó que es imposible aislarse en el mundo de hoy, con el desarrollo que han alcanzado los medios de comunicación, y lo que hay es que prepararse para librar la batalla que nos toca.

«Hay que construir un paradigma de sociedad nueva, desde donde se pueda combatir la subversión», argumentó. «En la medida en que estén a la altura de las circunstancias que les ha tocado vivir, estarán haciendo lo mejor por los cuatro que aún están presos en el Imperio».

René argumentó que es difícil que un revolucionario pueda ver completado el ideal por el cual luchó, pues se trata de batallas largas en el tiempo.

«Por eso confiamos en ustedes, que serán quienes llevarán adelante muchas de las cosas por las cuales nosotros luchamos».

En un momento del encuentro, se incorporó Armando Hart Dávalos, director de la Oficina del Programa Martiano, quien propuso multiplicar en todas las universidades del país Clubes Martianos por los Cinco, lo cual tuvo una magnífica acogida entre los delegados.

La ocasión fue propicia para presentar oficialmente el blog Patria Joven (http://patriajoven.blogcip.cu/), el cual es reflejo del Diálogo de Generaciones —entre quienes hicieron la Revolución y deben conducirla hacia el futuro— que impulsa personalmente Hart, y al cual se han sumado ya muchos intelectuales, instituciones y jóvenes.

También los delegados al Congreso le regalaron todo su aprecio al destacado combatiente revolucionario de la Generación del Centenario, con motivo de su cumpleaños 83.

Se encontraban presentes Mirta Rodríguez, madre de Antonio Guerrero; Elizabeth Palmeiro, esposa de Ramón Labañino; así como Irma Sehwerert, Olga Salanueva e Irmita González, madre, esposa e hija de René, respectivamente.

Abrir las puestas del congreso

El pensamiento de Julio Antonio Mella está lejos de extinguirse, como señaló en una ocasión el General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Sus raíces inagotables penetran más hondo en la conciencia de los cubanos, y eso lo comprobamos este miércoles durante la apertura del VIII Congreso de la FEU.

Su semilla germinó otra vez cuando los delegados e invitados al encuentro estudiantil ratificaron el imperativo de continuar siendo hasta el último de sus días como el fundador de la organización, baluartes de revolucionarios y fieles a los principios históricos que siempre defendió.

A ese eterno compañero de aulas y de luchas se dedicó el primer tributo al inicio mismo del cónclave, ante el busto que honra su memoria en la Escuela Nacional de Cuadros de la UJC, convertida en villa del evento. Frente a ese sitio sagrado quedó inaugurada la exposición Los rostros de Mella.

En ese instante, Adys Cupull y Froilán González, apasionados investigadores de la vida y obra del luchador antiimperialista, fueron distinguidos con la moneda conmemorativa Aniversario 90 de la FEU, que reconoce sus desvelos por multiplicar ese Mella de todos los tiempos.

Al hablar del hombre que han «aprendido a querer y respetar», Adys afirmó que es un reconocimiento a una obra y a Mella mismo, porque él nos ha aportado mucho. «Estaría feliz de acompañarlos a ustedes en los debates de hoy para hacer de este un tiempo futuro mejor».

Que su pensamiento convoque a la meditación fresca, entusiasta, pero madura y responsable. Que su mirada alumbre nuestro razonamiento coherente y, por sobre todo, nuestra responsabilidad histórica, destacó Yosvani Garrido, miembro de la Comisión Organizadora Nacional del VIII Congreso.

«Demos continuidad a las ideas de Mella, en la búsqueda del perfeccionamiento de la Federación que creó, en aras de todo cuanto resulte beneficioso a los universitarios, para aprender siempre desde la unidad la mejor manera de construir el futuro de la patria», aseveró.

Unas 20 fotografías y pinturas que recogen las visiones particulares de varios exponentes de la plástica y del lente cubano constituyen la reverencia de la muestra al revolucionario, no al héroe de altar sino al hombre de carne y hueso que se ha convertido en guía de la nueva generación.

Yuniasky Crespo, primera secretaria de la UJC; Lisara Corona, presidenta de la FEU, así como otros miembros del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, profesores y rectores invitados acompañaron a los delegados en la sesión inaugural del Congreso.

Para este jueves están previstos los debates en comisiones: Funcionamiento interno, Docencia e investigaciones, Extensión Universitaria y Relaciones internacionales. También se contempla el análisis con los organismos formadores.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.