De vuelta el «Moronero»

Desde el pasado domingo, el tren, con un vagón expreso para cargas, junto a cuatro coches de pasajeros totalmente reparados, con capacidad para unas 400 personas, rueda entre las ciudades de los Tinajones y del Gallo

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Desde la estación de Morón, en la vecina provincia de Ciego de Ávila, justamente a las 11:50 a.m. del pasado domingo, el tren «Moronero» reanudó su ruta hasta Camagüey, luego de estar fuera de servicio desde el 12 de diciembre del pasado año.

Este diario vivió, junto a las máximas autoridades de la División Ferroviaria Centro-Este de este territorio, el acontecimiento.

Un vagón expreso, junto a cuatro coches de pasajeros totalmente reparados, con capacidad para unas 400 personas, rodaron sin problemas hasta la legendaria ciudad agramontina, y recogieron a cientos de pasajeros en nueve estaciones ubicadas a lo largo de más de 150 kilómetros de recorrido.

«El tren mantendrá su precio reglamentado —cuatro pesos y veinte centavos desde Morón a Camagüey— a pesar de que la reconstrucción capital, hasta el momento, haya tenido un costo de unos 120 000 pesos en ambas monedas», informó Jorge Vila Hernández, director de la División Ferroviaria Centro-Este, en Camagüey.

Joaquín González Álvarez, director adjunto de esta entidad en Ciego de Ávila, agregó que «aún se trabaja en cuatro vagones, lo que permitirá incorporar uno de ellos al servicio diario».

«Estamos muy contentos con el “Moronero” que, aunque viejo, sigue caminando. Conozco de su reparación, que puede palparse con mirar sus coches, que están pintados, con piso nuevo y luces para cuando llegue la noche», dijo Liudmila Mesa Melo, viajera asidua en este medio de transporte.

Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de Ferrocarriles de Cuba por echar a andar y mantener el vetusto «Moronero», es lamentable que tanto la tripulación, integrada por seis compañeros, como los viajeros se cuestionen por qué no existen inspectores que controlen el comportamiento de pasajeros indolentes, que maltratan paredes, asientos y hasta el alumbrado del tren.

El conductor Jesús Monteliso Martínez alertó: «hay que cuidar lo que tenemos, para tener en el futuro, más cuando los coches quedaron como nuevos después de 40 años de explotación».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.