Esencias del país en el sentir de los diputados

La urgencia de levantar las producciones agropecuarias, de defender la familia como base de la sociedad y de afianzar el desarrollo local, entre otras prioridades, ocuparon la agenda de las comisiones permanentes de trabajo del Parlamento, que evaluaron también sus proyecciones para la actual legislatura

Autores:

Raiko Martín
Marianela Martín González
José Alejandro Rodríguez
José Luis Estrada Betancourt
Mileyda Menéndez Dávila
Yailé Balloqui Bonzón
Alina Perera Robbio
Mayte María Jiménez
Patricia Cáceres

No son pocas las esencias y las urgencias del país que palpitan en los debates de las diez Comisiones Permanentes de Trabajo del Parlamento. Así ocurrió en la segunda y última jornada de discusiones en esas instancias del máximo órgano de poder del país, y en la antesala de los análisis en plenaria del Primer Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular

Para reflexionar sobre hacia dónde deben enfilarse las miras del agro cubano, el director del Instituto Nacional de Investigaciones de Viandas Tropicales (Inivit), Sergio Rodríguez, prefirió debatir sobre las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del país, sin obviar que somos parte de un mundo que vive simultáneamente varias crisis, entre estas la económica, la ecológica, la energética y la social.

En la Comisión parlamentaria que atiende los asuntos agroalimentarios, el también miembro del Consejo de Estado explicó que el país llegó a importar el 57 por ciento de las proteínas y la mitad de los carbohidratos que necesitaba, cuando integraba el Consejo de Ayuda Mutua Económica, antes de que se desplomara el campo socialista, lo que contribuyó a desarrollar una mentalidad importadora prevaleciente aún.

El país cada año eroga aproximadamente 1 700 millones de dólares para comprar alimentos, en un escenario mundial que apunta a la subida de los precios, precisó Rodríguez, quien sentenció que es una cuestión de seguridad nacional, como ha dicho Raúl, producir alimentos para el pueblo.

Aunque no se trata de un asunto nada fácil —pues en el territorio nacional el 76 por ciento de los suelos son poco productivos— hay que aplicar el conocimiento científico y la sabiduría ancestral de los agricultores, para consolidar los programas agrícolas diseñados a fin de conquistar la soberanía alimentaria.

El director del Inivit dijo que a pesar de la situación de los suelos y la tendencia a la disminución de las precipitaciones y la elevación de las temperaturas, debido al cambio climático, la producción en el país debe aumentar a un ritmo creciente desde 2005 y hasta el 2050.

«Cuba tiene lo que pocos países para poder alcanzar y sostener ese ritmo. Existe una voluntad política, los conocimientos técnicos y el potencial científico para desarrollar la agricultura», apuntó.

La exposición de Rodríguez mereció el reconocimiento de los diputados, quienes consideraron como una urgencia trasladar el contenido de disertaciones como esa a la base productiva, donde no siempre existe el conocimiento necesario para cultivar eficientemente la tierra por diversas razones, entre estas la incorporación de nuevos productores sin experiencias previas como agricultores.

El vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales del Toro, explicó que la agricultura en el país se está reordenando; y que nunca antes se había propuesto tantos desafíos como en los últimos años, aunque todavía no satisface las necesidades de la población.

La capacitación fue señalada por Rosales del Toro como uno de los principales problemas que afronta el sector, pues no se ha organizado eficazmente un sistema que llegue tanto a los más veteranos como a los recién incorporados.

«Necesitamos movilizar y cohesionar a quienes trabajan la tierra. Es doloroso ver como existen bases productivas donde se desconocen las proyecciones y el esfuerzo de la agricultura para salir adelante de manera sustentable», señaló.

Hacer un uso eficiente de la ciencia y la técnica debe ser prioridad, según reiteró Rosales del Toro, pues solo así podrán paliarse problemas que fustigan el campo, como el envejecimiento de las fuerzas productivas que ya se sufre, y el fenómeno de que no todos los que viven en el campo se dediquen al cultivo de la tierra. O el éxodo del campo a otros lugares.

El miembro del Buró Nacional de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), Ramón Osmani Aguilar, quien funge como vicepresidente de esta Comisión, aseguró que la organización campesina trabaja en la identificación de sus promotores para extender el conocimiento científico.

«Tenemos convenios con 31 institutos, y ya acordamos que en cada uno de ellos se capacitarán tres productores periódicamente para que estos extiendan lo aprendido a la base campesina», precisó.

Los diputados que atienden los asuntos agroalimentarios delinearon los principales temas que tratarán en el semestre que se avizora. Como advirtió el presidente de esta Comisión Bernardo Díaz, director de la Empresa de Cultivos Varios Horquita, y diputado por Cienfuegos «son tiempos de cambio y dinamismo que demandan de una agricultura eficaz para que la economía pueda de verdad salir adelante».

El diputado cienfueguero Pablo Armando López dijo que entre los temas de mayor prioridad de esta Comisión debe figurar el desarrollo de la minindustria local para procesar los excedentes productivos. En su opinión ese programa marcha lento. Y es imperdonable que se echen a perder alimentos.

Familia: asunto estratégico

Sin familia no hay sociedad. Puede parecer una frase irrelevante, pero es muy seria por lo que entraña: en la familia está en juego el modelo de ser humano que nos interesa; él nace y muere en ella; por eso se trata de un espacio estratégico que ocupó este viernes la jornada de análisis de la comisión parlamentaria de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer.

Un retrato preciso de la familia cubana, expuesto por la directora del Centro de Estudios de la Mujer, Mayda Álvarez Suárez, constituyó punto de partida para la labor de los diputados que se dieron cita en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón en la capital, como parte de las actividades del Primer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su VIII Legislatura.

La investigación, que recoge resultados de unos 20 años de estudios procedentes de diversos ministerios y entidades, presentó a una familia que sigue constituyendo un valor esencial para las personas y que, más allá de ser una unidad de convivencia, conforma una red de contención y es un espacio primordial del tejido social.

Resulta una unidad que, como explicó Mayda Álvarez, tiene en las actuales circunstancias no solo la función de consumo sino también un rol económico-productivo a partir de las nuevas figuras de trabajo que han surgido en el país en esta etapa de actualización del modelo económico y social.

Asomarse en su interior es mirar a casi todos los conflictos, desgastes y desafíos que vive la Isla tras más de 20 años de estoica resistencia, en medio de un mundo marcado por una crisis estructural sistémica del capitalismo y, por ende, por una crisis de la civilización. El universo del hogar cubano, protegido por las conquistas humanas de la Revolución, tiene ante sí el desafío de mantener económicamente sus proyectos de vida, que se abren paso a pesar de ingresos insuficientes, de la carencia y deterioro de espacios habitacionales, así como ausencia de servicios de apoyo al hogar, entre otras dificultades.

La familia se está distinguiendo —según detalló la especialista— por un aumento de las uniones consensuales, descenso de la fecundidad y aumento del número de hijos nacidos fuera del matrimonio, incremento de los hogares monoparentales, mayor número de integrantes con edad avanzada y un acrecentamiento de núcleos unipersonales, entre otros rasgos.

Tantos años de esfuerzos por sobrevivir colocan hoy a la familia ante la necesidad de rescatar fortalezas que la sociedad necesita: defensa de los mejores valores del ser humano; equilibrio y sabiduría en las relaciones personales; una labor pedagógica que apunte en primer lugar a los sentimientos, y que legitime la filosofía del ser por encima de la del tener.

La investigación, abarcadora y realista, propone, entre diversas recomendaciones, evaluar los impactos de todas las políticas en la familia; instrumentar otras dirigidas a la atención de la heterogeneidad familiar, la desigualdad social y las diferencias territoriales; constituir el Programa Científico de Familia como prioridad nacional de investigación; actualizar el sistema de normas administrativas y jurídicas para la atención a la familia, la niñez, la adolescencia y la juventud, entre otros objetivos.

Los diputados abogaron por seguir al pie de la letra el cumplimiento de tales recomendaciones; por llevar los análisis alusivos a la familia cubana a las sesiones plenarias del Parlamento. Pidieron conferirle, definitivamente, el nivel de envergadura estratégica que para el país tiene un tema como este.

Mirada en el local

La Comisión de Industria, Construcción y Energía analizó este viernes sus prioridades de trabajo para el mandato en curso, aterrizadas en el espíritu de los diversos Lineamientos del Partido que deben regir estas esferas, vitales para el desarrollo socioeconómico del país y el bienestar de la población.

Sin restar importancia a los planes nacionales y provinciales, esta comisión (organizada en cuatro grupos de trabajo) entendió que el mayor impulso debe ser para el desarrollo local, basado fundamentalmente en iniciativas de cada territorio y en la generalización de tecnologías criollas sostenibles que ahorran importaciones o generan exportación.

La mirada local debe hacer énfasis en la industria de materiales y la introducción de tipologías constructivas que faciliten el mejoramiento del fondo habitacional (por esfuerzo propio o con nuevas formas de gestión no estatal), a partir de proyectos que tengan en cuenta el cambio climático y resulten compatibles con los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo realizados por la Defensa Civil.

Pero el avance en estas áreas no depende solo de recursos: hay mucha subjetividad en las trabas actuales para el desarrollo de la industria, la ampliación de opciones de mejoramiento de las viviendas o el ahorro de agua y energía en el país.

Por eso los diputados debatieron con mucha fuerza la necesidad de estar al tanto de las quejas y criterios de la población respecto a esas problemáticas, indiscutible brújula para enrumbar su labor fiscalizadora y acompañar el proceso de institucionalización de muchas entidades, sobre todo a la hora de exigir que el cumplimiento de los planes inversionistas se mida no solo en valores sino también en resultados físicos.

En esa cuerda se proponen velar por la simplificación de los trámites para el otorgamiento de créditos y subsidios; dar seguimiento a la aplicación de las modificaciones de la Ley General de la Vivienda y exigir mayor calidad en el proceso de reordenamiento urbanístico para propiciar un hábitat más saludable y sostenible.

La nueva legislatura deberá incidir también en el mal hábito que desgasta al país con reparaciones capitales o reinversiones frecuentes en obras que hubieran rendido mucho más de haberse previsto mejor su cuidado sistemático, alertaron varios diputados, preocupados por la falta de una base legal que regule el proceso de mantenimiento y lo ancle al presupuesto de cada entidad desde su etapa de proyecto.

Esa preocupación es válida tanto para las grandes obras de la minería o la industria básica como para los medios de transporte que estas requieren y la rehabilitación de las redes técnicas en ciudades y pueblos, sin descuidar la venta de los herrajes y otros materiales que la población demanda para solucionar sus salideros de agua potable, responsables hoy del 22 por ciento de las pérdidas a nivel nacional.

Para impulsar la cultura del ahorro y el uso sostenible de la energía se proponen sumar esfuerzos con otras comisiones de la Asamblea y proyectar acciones educativas más integrales en las escuelas y los medios de prensa.

En coherencia con esta intención, la comisión fiscalizará el cumplimiento de medidas gubernamentales diseñadas para enfrentar la sequía en cada provincia; elevar el área agrícola bajo riego; aumentar la producción de petróleo crudo y la capacidad de refinación; impulsar la rehabilitación y modernización de las redes y subestaciones eléctricas; y buscar fórmulas para disminuir pérdidas, eliminar zonas de bajo voltaje y potenciar nuevas fuentes de energía renovable en todo el archipiélago.

Además deben velar, a nombre de sus electores, por el reajuste de la industria nacional, llamada a incrementar su calidad y disminuir costos en producciones claves como el níquel, los fertilizantes, herbicidas, insumos agrícolas, productos de aseo y limpieza, envases y embalajes, equipos y maquinarias, herramientas de mano, medios de protección y otros recursos imprescindibles para impulsar el programa de alimentos que urge para estabilizar la economía del país.

Mucho por hacer

Los diputados de la Comisión de Salud y Deporte aprobaron el plan de acciones para lo que resta de año. El primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, recordó la gran responsabilidad que deberán asumir en lo adelante, y les expresó que por los sectores que atiende esta comisión se puede contribuir a la calidad de vida de la población, y aportar a su prosperidad.

Recalcó que para hacer bien las cosas hay que ser muy sensible ante los problemas que afectan a los ciudadanos, y poseer inquietud revolucionaria, esa insatisfacción que nos impulsa para resolver cualquier dificultad.

Apuntó que lo más importante será siempre la vinculación de los diputados con la base, con la comunidad, y que hay que prepararse muy bien para atender los planteamientos de la población, a la que hay que explicar, argumentar siempre desde la verdad, y estar comprometidos con la solución de sus problemas.

Los diputados enfatizarán en la atención y análisis de las respuestas de las instituciones a los planteamientos de los electores en las asambleas de rendición de cuenta, el control de las acciones para eliminar o disminuir trámites que realiza la población, la atención primaria de salud y los servicios estomatológicos, las Escuelas de Iniciación Deportiva (EIDE), la construcción y funcionamiento de los crematorios, así como la recogida de desechos sólidos.

Varios parlamentarios propusieron ideas para su futura implementación. Willy Fernández, diputado por el municipio capitalino de Centro Habana, propuso ir más allá del análisis a lo hecho en las EIDE, para «llegar hasta la base, hasta los combinados deportivos, donde existen muchas dificultades que actualmente afectan al deporte cubano».

Por su parte, Francisco Pacheco, elegido por el municipio santiaguero de San Luis, planteó la necesidad de abordar toda la problemática relacionada con la natalidad, factor que afecta notablemente desde el punto de vista demográfico.

Proyecto de Ley de Navegación Marítima, Fluvial y Lacustre

Durante las sesiones de la mañana de este viernes los parlamentarios de las comisiones de trabajo de Atención a los Servicios, y de Asuntos Constitucionales y Jurídicos aprobaron el dictamen sobre el proyecto de Ley de Navegación Marítima, Fluvial y Lacustre, que fuera discutido durante los últimos días por los diputados en los diferentes territorios.

El proyecto será presentado este sábado al Parlamento, con el objetivo de regular el régimen general de la navegación en Cuba, en su mar territorial, zonas contiguas y económica, así como los ríos, lagunas y embalses de la Mayor de las Antillas.

En este se recoge la implementación de los servicios auxiliares, marina mercante, la pesca comercial y la recreativa, la navegación de los buques comerciales, científicos, turísticos, deportivos y recreativos.

El marco legal que se establece en la nueva legislación, recoge también el camino a seguir ante la ocurrencia de actos y hechos relacionados con el transporte marítimo, fluvial y lacustre.

Como quiera que para la actual Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, como para el resto, este Primer Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura ha inaugurado su labor dentro de la Asamblea Nacional del Poder Popular, la jornada de este viernes la dedicó, fundamentalmente, a determinar sus próximos pasos en ese ejercicio de participación.

Lo hizo tomando en consideración, en primera instancia, los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, pero sobre todo a aquellos que tienen mayor relación con la Comisión, concentrados en los capítulos V y VI, que establecen la política de ciencia, tecnología, innovación y medio ambiente, y la política social.

Y es que, como explicara Luis Morlote Rivas, vicepresidente de la Comisión, lo esencial en este día era definir proyecciones de trabajo que sean útiles dentro de la Asamblea y que tengan incidencia en la sociedad.

De hecho, enfatizó Andrés Castro Alegría, rector de la Universidad Central de las Villas y presidente de la Comisión, para este ciclo que recién comienza «nos tocan también contribuciones en otros ámbitos, aunque no sean directamente de nuestra competencia, porque de lo que se trata es de acompañar a la dirección del país, con propuestas concretas de soluciones a los problemas, con líneas de trabajo, y de poner a disposición ese caudal de investigaciones científicas, sociales, culturales que hemos realizado».

«Promover estudios de satisfacción de la población, nuestra razón de ser, sobre la calidad de los servicios que reciben y la atención a sus planteamientos, así como el enfrentamiento al delito, la corrupción y la indisciplina social, constituyen, igualmente prioridades de primer orden».

En cuanto a este último tema, Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, reflexionó que su causa está en el debilitamiento de valores esenciales para una sociedad como la nuestra, por cuestiones primordialmente culturales.

«Si pretendemos frenar la indisciplina social, fomentar la producción de alimentos, mover al país, debemos fortalecer la cultura en sentido general. De lo contrario, la familia cubana no verá el futuro de sus hijos asociado a carreras productivas, o con ir para el campo a laborar la tierra, y eso sucede en una nación subdesarrollada, obligada a importar una cantidad considerable de alimentos.

«Ese es un problema que no se resuelve con resoluciones y lineamientos, es sobre todo cultural. Y esta comisión tiene la oportunidad de ver las cosas de manera integral. Su heterogeneidad es lo que le ofrece una riqueza, que le permitirá estructurar su quehacer en propuestas y acciones concretas».

En la Comisión de Defensa se debatieron también las principales proyecciones para la actual legislatura, así como los diputados recibieron información actualizada sobre el proyecto de sistema de identidad nacional, los rasgos fundamentales de la situación delictiva en el país, las manifestaciones de ilegalidades, así como el desarrollo del proceso de cambio de matrículas de vehículos automotores.

Por la libertad de símbolos del pueblo

Como el símbolo más alto de la dignidad de este pueblo, calificó a los Cinco antiterroristas cubanos, Yolanda Ferrer, presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), al debatir sobre las estrategias a seguir para intensificar la lucha para el regreso a la Patria de los que aún continúan injustamente presos en Estados Unidos.

Luego de recibir una actualización detallada sobre la situación actual desde el punto de vista jurídico que viven hoy Ramón, Fernando, Antonio y Gerardo, por parte de Ana Teresita González, viceministra de Relaciones Exteriores, los diputados debatieron sobre las estrategias a seguir para avanzar en la inserción del tema en la sociedad norteamericana, como una vía posible para lograr el regreso a casa de los cuatro antiterroristas cubanos.

Las acciones realizadas hasta ahora para romper el silencio de la gran prensa norteamericana son incipientes y es ahí —reafirmó— donde deben centrarse nuestras fuerzas.

Una vía novedosa y factible es el uso de las redes sociales, sobre todo en idioma inglés, para penetrar en la sociedad norteamericana. Al respecto, en declaraciones a la prensa, la diputada Adriana Pérez, esposa de Gerardo, hizo un llamado a aprovechar la oportunidad que brindan las nuevas tecnologías y los medios de comunicación alternativos cuando ya no podemos seguir contando con que los grandes consorcios mediáticos se abran a nuestro reclamo.

René, Antonio, Gerardo, Fernando y Ramón, han contribuido a la efervescencia de los movimientos sociales en el mundo. Por eso nuestra principal acción tiene que estar encaminada a ampliar ese universo global de solidaridad, afirmó la diputada Kenia Serrano.

La viceministra cubana de Relaciones Exteriores actualizó a los diputados sobre los procedimientos legales presentados ante las cortes estadounidenses, los cuales incluyen el recurso de Habeas Corpus y Discovery Motion, que permiten a la jueza encargada ordenar la revelación de documentos confidenciales del Gobierno, pero de los que aún se espera respuesta.

Es palpable el creciente respaldo internacional a la causa de Los Cinco, expresada en declaraciones de figuras como Navanethem Pillay, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Los diputados de esta comisión recibieron una pormenorizada información sobre las organizaciones internacionales a las cuales se inserta el Parlamento cubano y donde la ANPP tiene una participación activa.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.