El 26 de Julio estremece y convoca

Sonia Virgen Pérez Mojena, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su primera secretaria en la provincia de Granma, pronunció las palabras centrales del acto celebrado en Bayamo por el aniversario 60 del asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

Autor:

Patricia Cáceres

Cada capítulo del memorable 26 de Julio evoca y estremece. Y su recuerdo nos convoca a la reflexión y el combate. En cada niño, en cada joven, en cada hombre y mujer, debe estar la reverencia a la historia.

La afirmación la hizo este miércoles Sonia Virgen Pérez Mojena, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su primera secretaria en la provincia de Granma, durante el acto celebrado en Bayamo por el aniversario 60 del asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

«Reencontrarnos en este lugar sagrado de la Patria es honrar a la generación que atacó en Bayamo, la entonces guarida del escuadrón número 13 de la guardia rural, sin medir el riesgo de perder su vida. Importaba más que viviera el ejemplo del Maestro en el año de su centenario.

«Si un día en este terruño se levantó una torre que fue expresión de la corrupción, que se manchó el nombre glorioso del padre de la Patria, y mediante una República falsa se pretendió defender al pueblo, el 26 de Julio de 1953 se convirtió en el día sublime e inmenso en que la sangre de toda una generación lavó el oprobio y escribió con letras de sagrado compromiso: “nunca jamás”», expresó.

El Cuartel de Bayamo —recordó— está indisolublemente ligado a la concepción del plan del Moncada. Tenía por objetivo tomar el cuartel, sublevar la ciudad y establecer a orillas del río Cauto la primera defensa contra las tropas enemigas.

«A la evocación de esa hazaña llegamos todos enfrascados en el perfeccionamiento de la sociedad cubana. Objetivo esencial que requiere como imprescindible soporte de la aplicación consecuente de los Lineamientos y los acuerdos del VI Congreso del Partido. Y por consiguiente, del conocimiento cabal y colectivo de nuestras relaciones económicas y sociales», afirmó.

Al decir de la dirigente partidista, en ese propósito se ha avanzado con acciones concretas que le han dado un vuelco a la economía. Pero también sabemos que no todo lo hemos hecho bien, en pos de avanzar sin peligros de retroceso, añadió.

«La dirección de la Revolución ha planteado que la ofensiva por el perfeccionamiento de la economía y la sociedad solo se gana si somos capaces de sumar concientemente al pueblo, si nos organizamos mejor, si hacemos del control riguroso un estilo de dirección y una concepción estratégica de la conducción política y estatal.

«En el reciente Pleno del Comité Central del Partido, nuestro primer secretario, el compañero Raúl, nos planteaba que estamos en una fase de mayor complejidad, en la etapa más difícil del proceso, la cual exige ser más rigurosos en el control de cada una de las medidas.

«De ahí que no basta la concepción teórica de los problemas sino la capacidad práctica para resolverlos, y la voluntad de resolverlos bien», subrayó.

Según Pérez Mojena, la respuesta depende de una mejor interpretación por parte de los cuadros, los militantes, y de la población en general, así como de un espíritu de combatividad superior.

«Hoy estamos abocados a una embestida recia y decisiva contra la corrupción y el delito, otra batalla que solo es posible ganarla con la consagración de quienes deben ejercer la vigilancia y el control sin dilaciones ni titubeos. Pero sobre todo con la fuerza del ejemplo ético y moral.

«El trabajo político ideológico, con ese fin, no puede seguir plagado de formalismos y rutinas, ni repetir arengas y consignas. Debe detenerse en las causas de los errores, y en busca de su corrección ahondar en el sentimiento, la conciencia y en las convicciones del pueblo.

¿Cuánto nos queda por hacer?, cuestionó Pérez Mojena. Más de lo que hemos logrado, dijo. Los resultados todavía no alcanzan la satisfacción de nuestras crecientes necesidades cotidianas, ni los niveles de calidad y demandas que requieren el pueblo y el Estado cubanos, destacó.

«Pero en ese camino que falta por recorrer no perdamos de vista que el socialismo no es una sociedad que surge sino que se construye. Y construirla es una acción juiciosa y prodigada de todos los que participamos en ella, que vivimos en ella, los que nacimos y estamos dispuestos a morir por ella.

«Cuando convocamos al pueblo lo hacemos convencidos de que la unidad en torno al Partido y la Revolución es la principal garantía del triunfo. La historia ha demostrado que una Revolución vale tanto, cuanto más firme, sólida e inconmovible es su unidad», sentenció.

En sus palabras centrales la miembro del Comité Central del Partido evocó al General de Ejército Raúl Castro, quien ha llamado a toda la sociedad a combatir la pérdida de valores y principios éticos.

Esa gran y compleja batalla —dijo— igualmente se gana con la fusión real de la familia, la escuela y el barrio, que comparten por igual el deber de educar a todos sus hijos en el amor, el respeto, la honestidad y el trabajo digno.

«Tenemos la certeza de que con el pueblo unido resolveremos los problemas, no solo los que atañan a la ética y los valores sociales, sino todos los que la sociedad cubana enfrenta.

«Porque no ha habido un solo combate en que las tropas de Fidel y Raúl no hayan salido victoriosas. Porque hay una confianza absoluta en el pueblo, porque hay una seguridad infinita en nuestra bravía juventud», enfatizó.

Antes de concluir su intervención, Pérez Mojena exhortó a los granmenses a jurar ante la memoria de los mártires gloriosos su disposición a defender la Patria revolucionaria y socialista por el cual ellos pelearon y ofrendaron sus vidas.

La celebración de los granmenses, en particular de los bayameses, del aniversario 60 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, fue un homenaje donde se mezclaron el canto, la danza, la poesía y el compromiso con el hoy y el mañana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.