Otra vez Santiago, siempre Santiago - Cuba

Otra vez Santiago, siempre Santiago

Después de concluir el acto político-cultural para conmemorar el aniversario 60 de las acciones del 26 de Julio, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y los mandatarios invitados, junto a sus delegaciones, recorrieron el Museo del Cuartel Moncada y rindieron tributo a Martí en el cementerio de Santa Ifigenia

Autor:

Yaima Puig Meneses

Santiago de Cuba.— Otra vez la clarinada de la Santa Ana. Otra vez Bolívar y Martí junto a la Generación del Centenario. Otra vez la fuerza integradora de Nuestra América. Otra vez el General de Ejército Raúl Castro Ruz traspasa los muros del Cuartel Moncada, aunque ahora no necesita fusiles para defender los sueños.

Seis décadas después de la histórica gesta que reinició la lucha por la definitiva independencia de nuestro pueblo, Santiago de Cuba se convirtió otra vez en escenario para el reencuentro, en aliento infinito para quienes fundan y aman.

Así quedó tatuado este 26 de julio en la historia. Así lo reafirmaron también los representantes de países hermanos que hicieron uso de la palabra en el acto político-cultural celebrado en la Ciudad Escolar 26 de Julio. Agradecidos todos por la chispa inspiradora que fue el Moncada, convertido en fuego liberador para la América, en lección de vida, hicieron patente su respaldo a Cuba y sus conquistas, recordando además en sus discursos la fuerza inspiradora de Fidel, el líder histórico de la Revolución Cubana. Y es que, como dijera José Mujica, Presidente del Uruguay, «con los sueños de aquellos cubanos, oleadas de juventud, nos movimos por toda Nuestra América».

Poco después de concluir el acto, el General de Ejército acompañó a las delegaciones invitadas a realizar un breve recorrido por el Museo del Cuartel Moncada, en cuyas siete salas de exposición se recogen diferentes momentos de la última etapa insurreccional en nuestro país.

En muchos casos fue el propio Raúl quien explicó sobre el significado de alguna foto y los tipos de armas; rememora y comparte con los visitantes anécdotas sobre aquellos años de lucha que permitieron hacer realidad los sueños de un puñado de jóvenes que no dejó morir al Apóstol en el año de su Centenario.

En el patio exterior del Museo, al llegar junto al busto del teniente Pedro Sarría, develado el pasado 25 de julio, comentó a quienes lo acompañaban que la actitud valiente de este hombre ayudó a salvar la vida de Fidel cuando fue hecho prisionero tras el asalto al Cuartel Moncada.

Al hacer referencia al significado histórico de los acontecimientos de aquel día de julio de 1953, Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, consideró que con el Moncada se rompió la calma dominante de la República Neocolonial y comenzó un huracán de pequeñas revoluciones que terminó en una gran Revolución, la del 1ro. de enero de 1959, que ahora continúa.

«Esa gesta, más que un recuerdo, es un reto hacia el futuro para la juventud cubana y latinoamericana para ser consecuentes con los valores que inspiraron a los jóvenes de entonces. El Moncada ahora es que empieza», manifestó.

Hasta el cementerio de Santa Ifigenia llegaron luego las delegaciones hermanas para rendir tributo al Héroe Nacional José Martí. Acompañados por el General de Ejército, los invitados presenciaron el cambio de la guardia de honor que custodia el féretro y a continuación, ya junto a la tumba donde descansan los restos mortales del Maestro, tuvo lugar un momento de especial significación.

Seguidamente, en las cercanías de la llama eterna que flamea en el lugar, Raúl pidió a Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana, que les explicara cómo se habían trasladado hasta allí los restos del autor intelectual del asalto al cuartel Moncada.

«A través de Martí es que se empieza a conocer a Bolívar», expresó el Presidente cubano, quien también comentó a los visitantes sobre toda la historia que descansa en ese lugar sagrado. Allí reposan los restos de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria; de Frank País García, así como de otros mártires y moncadistas.

Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, en declaraciones a la prensa cubana, catalogó al Moncada como un «símbolo donde se vincula la historia de Martí con Fidel y luego la marcha hacia adelante». Y en este aniversario 60 le rendimos homenaje a Martí —dijo—, porque Martí es la esencia misma del Moncada, sin Martí no nos podemos imaginar a Fidel ni al Moncada.

Sobre las palabras pronunciadas durante el acto por él y el resto de los oradores invitados, aseguró que ellas ratifican «la voluntad y decisión de continuar trabajando por la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños».

A todos los mandatarios presentes dedicó Raúl un gesto amigo, un momento especial. También sucedió así durante el breve encuentro sostenido con algunos en la tarde del 25 de julio, donde compartió recuerdos de su infancia en Birán, el origen de las grandes colonias de café en nuestro país y la llegada de negros africanos a nuestras tierras, lo cual propició el mestizaje en nuestro continente, convirtiéndonos en parte de un tronco común.

Les comentó además, sobre la impronta que nos legó el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, a quien recientemente se le rindió homenaje con una escultura colocada en el exterior del teatro Heredia, en la ciudad santiaguera.

Y en Santiago de Cuba también estuvo Fidel, que con sus firmes ideas, y junto al pueblo, nos llevó finalmente a la victoria de 1959, una Revolución que 60 años después, continúa siendo una Revolución de los jóvenes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.