Alarma por la vida (+Fotos)

El número de fallecidos por la intoxicación masiva por alcohol metílico ascendió a 11. La última víctima no vivía en La Lisa. Procesadas más de 250 muestras de sangre en el Centro Nacional de Toxicología. Este diario conversó con el Director-decano del Instituto de Farmacia y Alimentos

Autores:

Marianela Martín González
Amaury E. del Valle
Patricia Cáceres
Randy García

Otras dos malas noticias trajo este viernes la intoxicación masiva con alcohol metílico ocurrida en la capital del país. La primera es que creció a 11 el número de víctimas fatales; y la segunda, que esta no residía en el Consejo Popular Balcón-Arimao, en el municipio de La Lisa, que había sido hasta ahora el centro del lamentable incidente.

Este último suceso alerta sobre la necesidad de que las precauciones se extiendan a otros espacios de la capital, e incluso del país.

El director provincial de Salud en la urbe, doctor Armando Garrido Beracierto, informó a este diario, al filo de las siete de la noche de ayer, que la última víctima fue Ramón García Aguilar, de 61 años, encontrado sin vida en su vivienda en San Miguel del Padrón, tras no acudir a ningún centro de salud para recibir una oportuna asistencia médica.

Hasta el momento —informó— se han reportado más de 80 pacientes intoxicados, de los cuales 55 permanecen hospitalizados. Cinco de ellos están reportados de grave con peligro para la vida, mientras que otros 14 ya fueron dados de alta médica.

Instituto de Farmacia y Alimentos ¿Proveedor o víctima?

Es precipitado definir las responsabilidades de cada una de las partes en este lamentable hecho, pues aún avanza el proceso investigativo y de instrucción penal, pero este diario quiso conocer de primera mano las consideraciones de los directivos del Instituto de Farmacia y Alimentos (IFAL), la entidad de donde salió el alcohol metílico.

El doctor Oscar Ros López, director general-decano de esa institución, dijo a este diario que supo de la sustracción del alcohol metílico cuando irrumpieron en la entidad que dirige autoridades de Medicina Legal y del Ministerio del Interior, a las pocas horas de que comenzaran a reportarse las víctimas de la intoxicación ocurrida en el Consejo Popular Balcón-Arimao, en el municipio de La Lisa, en la capital del país.

El diálogo con el Doctor nos resultó agitado debido a las propias circunstancias, y por encontrarse en función de las investigaciones que durante estos días es objeto el IFAL.

Soy responsable de todo lo que pase en este Instituto presupuestado, que se extiende más allá de sus contornos, dijo el directivo, y aclaró que la institución tiene departamentos en la Universidad de La Habana —a la cual pertenecen— y en otros lugares fuera del centro. En algunos de estos, incluso, se procesan alimentos y hasta crían animales, precisó, pero nunca han ocurrido incidentes de esta naturaleza.

Explicó que es la primera vez que el Instituto se ve involucrado en un caso de estas dimensiones, y como todas las entidades es auditado y controlado de manera interna y también por otras instancias.

Interrogado por el perfil de los involucrados en la sustracción del alcohol metílico, explicó que son trabajadores de la Empresa de Seguridad y Protección del Ministerio de Educación Superior, entidad a la cual su institución paga para garantizar la seguridad.

Apuntó que el lugar donde ocurrió la sustracción del metanol se encuentra a siete metros de una de las postas que debía ser cubierta por uno de los custodios y que en el almacén se cumplen todas las normas estipuladas para el almacenaje de esa y otras sustancias, pues en el Ministerio de Educación Superior está consolidada una cultura relativa a esa actividad.

Agregó el directivo que el alcohol metílico es una sustancia que tiene múltiples empleos en el proceso docente e investigativo del centro. «Sale directo del almacén a equis número de profesores para sus investigaciones».

Secuela lamentable

El mayor Alfredo Arias González, subdirector general del Centro Nacional de Toxicología (Cenatox), comentó el estricto seguimiento que realiza ese centro a la intoxicación masiva reportada desde el pasado lunes. «Ante estos eventos se activa un sistema que garantiza la acción multidisciplinaria y coordinada, como ha sucedido ahora.

«Todos los estudios analíticos toxicológicos de los pacientes intoxicados se hacen aquí. Nuestros especialistas trabajan en las muestras de sangre para determinar si son positivas y, en caso de serlo, se les da seguimiento al paciente», indicó.

En tal sentido, el especialista informó que hasta el momento han sido procesadas más de 250 muestras de sangre.

«Estamos participando directamente en los hospitales donde permanecen los pacientes para observar su condición y hacer lo más indicado. Los especialistas de toxicología protocolizamos la conducta terapéutica a seguir ante estos casos», ahondó.

El Mayor Alfredo Arias González explicó que el Cenatox considera masiva una intoxicación cuando existen como mínimo cinco personas afectadas por una misma causa, en el mismo lugar y suceso.

Datos ofrecidos por esa institución precisan que el metanol es una sustancia de uso muy habitual en la industria, los laboratorios y en el propio hogar. Tiene amplias aplicaciones industriales como anticongelante de carros, solvente de lacas, pinturas, barnices, líquidos de fotografías o aditivo de la gasolina.

En el país ocurrieron otros incidentes parecidos al que ahora se enfrenta en La Habana. «Una de estas intoxicaciones por metanol; sucedió en Nuevitas, en la década de los 90, provocada por un tanque que contenía metanol, pero que no estaba correctamente identificado. En todos los eventos hubo fallecidos. Se han detectado otros casos aislados, pero no masivos», recordó el subdirector general del Centro Nacional de Toxicología.

Lo confirma además lo descrito en el trabajo de los doctores Luisa María González Rodríguez, Juan Peña Curó, José R. Cárdenas Riverand y Marisabel González Quintana, del Departamento de Servicios Médicos del Minint, y publicado en el Portal de Salud de Cuba, Infomed.

Los especialistas narran un caso acaecido años atrás en el municipio habanero de Guanabacoa, que abarcó a 306 intoxicados, de los cuales fallecieron nueve personas y resultaron con secuelas 53 pacientes, cuatro totalmente ciegos, 16 con disminución de la agudeza visual y 33 con gastroduodenitis.

Aunque no hemos logrado obtener otros datos sobre la ocurrencia de intoxicaciones por alcohol metílico en Cuba, las cifras del Anuario Estadístico de Salud 2013, publicado por la Dirección Nacional de Registros Médicos y Estadísticas de Salud, del Ministerio de Salud Pública, recogen que solo en el 2011 fallecieron en el país por envenenamiento  accidental 97 personas, mientras que el año pasado perdieron la vida otras 83.

Las intoxicaciones por alcohol metílico han ocurrido en otras partes del mundo, ya sea por consumirse solo o por haber sido usado a veces mezclado con etanol para la elaboración de diferentes bebidas o compuestos, a pesar de ser extremadamente peligroso para la vida humana, según fuentes consultadas en Internet.

Una de las intoxicaciones más grandes ocurridas en el mundo, conocida como caso del metílico, se produjo en España, principalmente en Galicia y en las Islas Canarias, durante la primavera de 1963, por consumo de bebidas alcohólicas elaboradas a partir de alcohol metílico.

Las cifras oficiales fueron de 51 fallecidos y nueve personas ciegas, además de cientos de hospitalizados con diferentes secuelas, aunque se estima que la cifra real de muertos puede haber sido mucho mayor, pues el envenenamiento se ocasionó por el consumo de bebidas alcohólicas (aguardiente, ron, licor de café, ginebra, e incluso diversas conservas) elaboradas a partir de alcohol metílico al que se sometió a diversas mezclas con alcohol etílico.

Fueron comerciantes inescrupulosos quienes, en su afán de ganancia, utilizaron el alcohol metílico en diferentes preparaciones, por lo cual fueron sometidos a juicio unas 11 personas.

En el año 2011 se registró un caso masivo de intoxicación similar en Ecuador, con una veintena de víctimas fatales confirmadas, lo cual obligó al país a adoptar durante varios días una «ley seca» y someter a inspección a los productores de bebidas.

Recientemente, en marzo de este año, en Trípoli, la capital libia, fallecieron unas 50 personas por la misma causa y fueron hospitalizadas casi 400, mientras que en junio en Irán murieron seis personas y otras 348 personas sufrieron intoxicaciones de diversos grados por la misma razón.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.