Arte culinario joven

Como parte de las opciones de este verano, la Federación de Asociaciones Culinarias de Cuba en coordinación con las Brigadas Técnicas Juveniles, ofrecieron un curso de cocina que culminó este viernes luego de una semana de clases prácticas y teóricas

Autores:

Susana Gómes Bugallo
Yuniel Labacena Romero

Los nuevos cocineros han llegado a la casa. Jóvenes de La Habana culminaron este viernes el curso de cocina ofrecido por la Federación de Asociaciones Culinarias de la República de Cuba en coordinación con las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ), como una de las opciones de este verano.

Durante una semana los muchachos fueron orientados en temas como los buenos modales en la mesa, decoración de la comida, higiene de los alimentos, técnica de la profesión culinaria, perfección en los servicios, preparación de coctelería tradicional, así como una breve historia de la institución especializada.

Alejandro Herrera tiene 23 años; es trabajador por cuenta propia en una cafetería y afirma que el curso le ha ayudado para su vida profesional y personal por la importancia que tiene saber comportarse en la mesa, y que ha disfrutado mucho aprendiendo a embellecer los alimentos para presentarlos creativamente.

Lizette González García, presidenta de las BTJ, expresó que esta ha sido una magnífica alternativa como parte de la superación de los jóvenes, quienes han tenido la oportunidad de aprender algo nuevo e interesante y han descubierto otra manera de disfrutar sus vacaciones.

«Recibimos a muchos, entre los que se encuentran trabajadores por cuenta propia de cafeterías, pizzerías y restaurantes, que vienen a profundizar sus conocimientos y a capacitarse. A partir de la aceptación de esta propuesta, pensamos coordinar cursos de mayor duración y envergadura también en otros meses del año y que vinculen a los niños», dijo.

Mercedes Piedra Banquecer, vicepresidenta de la Federación de Asociaciones Culinarias, dijo que los estudiantes tuvieron clases prácticas y teóricas porque esa combinación garantiza una formación sólida, aunque sea poco el tiempo de aprendizaje.

«Hemos aportado nuestro granito de arena para acercar nuestra Federación a los jóvenes. Es necesario rescatar el conocimiento del arte que es la cocina cubana para que amplíen su cultura y preparación en nutrición y hábitos alimentarios», agregó.

Las clases fueron impartidas en el restaurante-escuela El arte del chef, en el Vedado capitalino, donde además de servicios gastronómicos a la población, el Proyecto Artechef brinda cursos especializados y talleres nacionales e internacionales.

En esta etapa estival las BTJ han coordinado conferencias, talleres y campamentos de verano en varias provincias, de acuerdo con las necesidades particulares de cada territorio, sobre temas como normalización, metrología y enfermedades de transmisión sexual, entre otros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.