Como llegar a casa

A su llegada a la bahía de La Habana, los tres buques de la Marina de Guerra de la Federación de Rusia fueron recibidos por los cubanos con gran entusiasmo

Autor:

Patricia Cáceres

Los curiosos se disputaban el espacio en la Avenida del Puerto. Bajo el sol abrasador de la mañana, o protegidos a la sombra de gorras y sombrillas, procuraban no perderse la entrada a la bahía de La Habana de tres buques de la marina de guerra de la Federación de Rusia.

Poco después de las diez, hizo su atraco el colosal crucero coheteril Moskva, de 186,4 metros de eslora, seguido por el destructor antisubmarino Vicealmirante Kulakov, y el buque tanque Ivan Bubnov.

La jefatura y tripulación, compuesta por más de mil hombres, fue testigo de un cálido recibimiento por parte del embajador de la Federación de Rusia en Cuba, excelentísimo señor Mikhail Kamynin, el capitán de navío Fernando Suárez Sotolongo, jefe de departamento de la Marina de Guerra Revolucionaria, otros oficiales de las FAR, así como el pueblo.

Nosotros evaluamos un país a partir de lo que piense y exprese su pueblo. Y desde que llegamos pudimos apreciar el verdadero rostro del cubano. Podemos afirmar con seguridad que Cuba es un país muy amigable, expresó el comandante de la agrupación de buques, contralmirante Valery Vladímirovich Kulikov.

«Hemos estado presentes en el mar Mediterráneo, el Pacífico… pero este recibimiento ha sido único. Sentimos como si estuviésemos llegando a casa, lo cual es muy reconfortante para nosotros, que llevamos casi un mes lejos de ella.

«Estamos muy contentos de que las relaciones entre nuestros países se mantengan. Estoy seguro de que en el futuro nuestra amistad se va a fortalecer y consolidar mucho más. La hermandad que existía se mantiene», afirmó.

El viaje amistoso a Cuba de la agrupación de buques, que se extenderá hasta este miércoles, incluyó una visita de cortesía al Jefe de la Marina de Guerra Revolucionaria, el contralmirante Carlos Alfonso Duque Ramos, en el salón de protocolo de relaciones exteriores del Minfar.

También comprendió un encuentro con Juan Montalvo Hidalgo, vicepresidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana, al que le obsequiaron un escudo de la Flota del Mar Negro y una imagen del puerto de Sebastopol.

La parte cubana retribuyó el gesto con una obra de arte del artista Alexis Leyva Machado (Kcho), así como con licores y rones emblemáticos de nuestro país.

«Siempre había soñado con probar el ron cubano», dijo con evidente emoción el contralmirante Valery Vladímirovich Kulikov al recibir el presente.

En horas de la tarde, la jefatura y tripulación de la Federación de Rusia colocaron una ofrenda floral al monumento de José Martí en el Parque Central.

El crucero coheteril Moskva y el destructor antisubmarino Vicealmirante Kulakov pueden ser visitados desde ayer por el público cubano. En el día de hoy, los recorridos podrán hacerse entre las nueve de la mañana y las seis de la tarde. Para mañana está previsto que comience a la misma hora, pero se extenderá solamente hasta el mediodía.

«Nos sentimos muy contentos de que nuestros hermanos cubanos puedan visitar nuestros buques, que son parte de nuestra Patria», concluyó el contralmirante Valery Vladímirovich Kulikov.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.