¿Cómo medir el saber?

La Resolución 120 rige el sistema de evaluación en todos los niveles de enseñanza. Los resultados demuestran que todavía los docentes tienen dificultades en la aplicación de ese nuevo instrumento

Autor:

Margarita Barrios

La evaluación escolar busca dar un juicio sobre los niveles de asimilación y desarrollo del estudiante, por lo cual tiene una función diagnóstica, valorativa y reguladora.

Un examen puede tener un objetivo específico, o sea comprobar hasta dónde se conoce determinado tema, pero como categoría, la evaluación lo que busca es regular el proceso de enseñanza y permitir tomar a tiempo las medidas necesarias para superar las deficiencias. Por ello no es un fin en sí misma, y reconocerla como tal es una tendencia muy marcada en los docentes cubanos de hoy.

El actual sistema de evaluación regido por la Resolución 120, que se aplica en todos los niveles de enseñanza, incluye comprobaciones sistemáticas, parciales y finales. De ese modo el profesor puede conocer adecuadamente cómo marcha el proceso de aprendizaje de sus alumnos, pero es necesario aplicar bien la evaluación.

Con tal motivo uno de los objetivos priorizados del actual curso escolar es la preparación metodológica de maestros y profesores para que puedan aplicar de manera correcta este proceso en el aula.

La máster Odalys García Figueroa, directora nacional de Enseñanza Primaria, explicó que en ese nivel no siempre se evalúan con profundidad y sistematicidad los contenidos y habilidades en cada período lectivo, y además hay dificultades en el desglose de las claves de calificación.

«Vamos a desarrollar asesoramiento y control para lograr que se evalúen de manera sistemática los contenidos y objetivos de cada asignatura, para lograr oportunamente desde la clase una atención más individualizada al escolar de acuerdo con su diagnóstico».

La directiva añadió que otro elemento a tomar en cuenta es el control con respecto a la orientación de las tareas y los trabajos prácticos que se utilizan como vía de evaluación.

«El docente debe garantizar que sean asequibles a los estudiantes, para que puedan realizarlos de manera independiente y que exijan por parte de los educando la utilización de los libros de texto y los cuadernos de trabajo, así como los materiales que están en las bibliotecas escolares y en los laboratorios de computación».

La Doctora Zoe La Red Iturria, directora nacional de Secundaria Básica, coincide en que la evaluación sistemática es también la que tiene más problemas en su aplicación en ese nivel de enseñanza.

«Hay que orientar el trabajo práctico con el tiempo suficiente y a partir de la bibliografía que esté en manos de los alumnos, porque son ellos quienes deben realizarlo. No debe estar impreso en computadora, ni ser el padre quien haga esa labor», enfatizó.

«Además, el alumno debe estar en condiciones de responder preguntas individuales sobre el trabajo práctico, sobre todo cuando se hace en equipo».

Una labor que realiza desde hace varios cursos escolares el Ministerio de Educación es adecuar los programas de estudio de los diversos niveles de enseñanza para que no haya saltos en los conocimientos, sino una continuidad en el aprendizaje de cada una de las asignaturas.

Por ello en el Preuniversitario, al decir de la Doctora en Ciencias Margarita Mc Pherson Sayu, viceministra de Educación, se debe garantizar esa consolidación de la formación de un escolar que se inició en primer grado para que pueda ingresar en la Educación Superior.

El rigor de las evaluaciones en la Enseñanza Media Superior asume entonces importancia trascendental. «Tenemos estudiantes que durante su proceso de evaluación sistemática y parcial tienen un acumulado máximo, sin embargo, fracasan en la prueba final con resultados que no se corresponden. Ese es un problema importantísimo que hay que resolver», destacó.

Durante mucho tiempo la evaluación fue solo una manera de acreditar los estudios de los alumnos, sin embargo, ahora está concebida para ser un mecanismo regulador e integrado al resto de los componentes del proceso de enseñanza.

Por ello es imprescindible redoblar la preparación metodológica de los profesores en ese tema, para ponerlos en condiciones de desarrollar una correcta evaluación del aprendizaje de sus alumnos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.