Ciudad de alma intrépida y natural - Cuba

Ciudad de alma intrépida y natural

San Salvador de Bayamo, segunda villa fundada en Cuba, arribará a sus 500 años de existencia signada por enigmas, leyendas y una apasionante historia

Autores:

Aldo Daniel Naranjo
Mailenys Oliva Ferrales

BAYAMO, Granma.— Velázquez no lo supo jamás. Pero aquel terreno en la llanura del Cauto que bautizó en 1513 como la Villa de San Salvador de Bayamo, se convirtió tres siglos después y para fortuna de la Isla, en una de las grandes pesadillas de la metrópoli española.

La entonces fértil zona para sembrados agrícolas que encontraron los colonizadores, abonó con los años sus cimientos, para servir de cuna a 40 generales de las guerras de independencia, abrigar la rebeldía primera de los criollos y erigirse luego, como el ave Fénix de la nación cubana.

Sin embargo, Bayamo, segundo asentamiento «atado a tierra firme» en la recién colonizada Isla, no entró en las páginas de la historia —como algunos erróneamente creen— el día que bajo el resonar de las notas de nuestro himno fuera declarada la primera ciudad libre de la República en Armas; o aquel glorioso 12 de enero de 1869, cuando las llamas —lejos de consumirla— la inmortalizaran en la memoria de los cubanos.

Bayamo desde 1513, había nacido ya «preñada» de historia.

¿Yara, Guacayabo o Bayamo?

Aunque han transcurrido cinco siglos desde el proceso fundacional en este terruño, la ubicación originaria de San Salvador continúa siendo un enigma. La mayoría de los historiadores coinciden en que acaeció a orillas del río Yara, situándolo indistintamente en la margen izquierda o derecha.

Otros estudios, sin embargo, manejan la posibilidad de que la Villa estuviera más cerca de la costa de Manzanillo (región del Guacanayabo), debido a la presencia allí de vestigios del contacto indo-hispánico; pero aparece también una tercera hipótesis que apuesta por el poblado de Yara.

Lo cierto es que esta fundación estuvo estrechamente ligada a un suceso histórico: la quema del indio Hatuey.

Precisamente allí, donde el cacique agotó su vida en la hoguera atizada por Velázquez, se fundó la Villa de nombre San Salvador (sin precisarse aún el lugar) como muestra de la victoria militar ante aquel valeroso aborigen que desenmascaró las auténticas intenciones de los peninsulares.

Junto al hecho nació también la creencia de «la luz de Yara», añejo mito de Cuba, todavía vigente, que refiere la aparición en el cielo de una claridad crepuscular a la cual los pobladores de Yara le atribuyen la representación del cacique.

La leyenda cuenta además, que los nativos tomaron los restos de Hatuey y so-

bre sus hombros lo llevaron hasta el cacicazgo de Bayamo, sitio donde nacería oficial y finalmente el 5 de noviembre de 1513, la villa nombrada San Salvador de Bayamo.

Singularidades

Conocida como la Ciudad de los Coches o la Cuna de la Nacionalidad Cubana, Bayamo tiene encantos y distintivos propios que la unen indisolublemente al devenir histórico de la Patria. Algunos son impresionantes.

Motivó en los inicios del siglo XVII el épico poema Espejo de paciencia (historia que narra hechos reales ocurridos en la ciudad), considerado la primera obra literaria escrita en Cuba.

En sus terrenos se edificó en 1798 el primer cementerio a campo abierto de la Isla y presumiblemente el primero de su tipo en América Latina.

Cinco décadas después, en 1851, una nativa de la ciudad, de nombre Luz, inspiró una melodía que todavía perdura como la gestora de la canción romántica y trovadoresca en Cuba: La Bayamesa.

No menos apasionante resulta saber que el lugar donde se entonó por primera vez nuestro Himno Nacional adoptara de forma primogénita en la Isla el nombre de Plaza de la Revolución y que los coches con aires de quitrín y calesa, aún se replican, para orgullo de los bayameses, en el único taller del país con esas particulares.

El siglo XX tampoco le fue ajeno a la ciudad. Bayamo sirvió de refugio en julio de 1953 a más de una veintena de jóvenes revolucionarios que eligieron su cuartel para iniciar las acciones que nos llevaron a la libertad.

Y a pesar de que la urbe «huele» ya a medio milenio, no deja de sorprender. En el año 2002, a raíz de una restauración, la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores (templo anexo a la catedral que milagrosamente se salvó de las llamas del incendio), reveló un mural del siglo XVIII oculto tras el altar, considerado uno de los bocetos de contenido patriótico más antiguos de la Isla.

De Bayamo tampoco se puede hablar sin mencionar a Céspedes, Perucho, Fornaris, Aguilera o Zenea; o sin nombrar a Pablito Milanés, Rosa la bayamesa, Candelaria Figueredo o Ambrosio Fornet, porque de Bayamo son hijos estos y otros tantos hombres y mujeres insignes de la Patria.

A esta ciudad sin costas, pero de raíces bien insurrectas, donde se defendió con sangre y fuego el derecho genuino a la libertad, le escribió un día el Apóstol: «Tengo de Bayamo, el alma intrépida y natural».

Celebración de los 500 soles

Esta ciudad, que desde sus rebeldías aborígenes contribuyó a formar el rostro de lo cubano, ha sido objeto durante varios meses de un proceso de renovación y embellecimiento en numerosos inmuebles, arterias e instituciones, además de la restauración en la Necrópolis de 85 criptas con valor patrimonial y la construcción del parque 500 Aniversario, por solo mencionar algunas acciones.

Ahora Bayamo se alista para celebrar en varias jornadas sus cinco siglos de existencia, cuyas festividades estarán matizadas por eventos teóricos, conciertos, exposiciones, presentaciones deportivas, obras de teatro, la feria de artesanía Bayart y la entrega del coche 500 aniversario al cochero ganador de ese certamen.

El colofón será la gala Crisol de 500 soles, en la cual se estrenarán 15 temas dedicados a la Ciudad Monumento, con la participación de más de un centenar de artistas, quienes homenajearán a la villa que resurgió de sus cenizas para enarbolar otra vez los símbolos que desde sus orígenes la definieron: rebeldía, identidad y patriotismo.

Urbe espléndida, diferente

La ciudad luce diferente. Sus calles, parques, centros y museos no parecen los mismos de unos meses atrás. Y es que Bayamo arriba remozada a la celebración, este 5 de noviembre, de sus 500 años, tras haber sido objeto de un amplio programa de mejoramiento urbano, que incluyó más de un centenar de obras.

Este proyecto, que se ejecuta en la ciudad desde el año 2011, ha estado centrado en la construcción, rehabilitación y restauración de forma capital o parcial de centros educacionales, deportivos, gastronómicos y culturales, además de inmuebles con marcado valor patrimonial, todos con una incidencia directa en el entorno de la villa.

Entre las obras ejecutadas destacan el restablecimiento de más de 14 escuelas, la atención especializada a 20 parques, la reparación integral del centenario Hospital Pediátrico General Milanés, del Parque-Museo Ñico López, la casa natal de Carlos Manuel de Céspedes y la Academia de Ajedrez, entre otras.

«Se culminaron en total 174 obras y se trabajó en más de 600 objetos de obra, entre los que se incluyen la pintura a 3 000 viviendas, la rehabilitación de los inmuebles cercanos al entorno de la Plaza del Himno y la reparación de varios complejos deportivos, entre otros», explicó a este diario Octavio Rivera, vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal.

De impacto también fueron el rescate de una parte de las redes hidráulicas que abastecen a la población de la céntrica calle Zenea y el inicio de la ampliación a cuatro vías de la entrada a la ciudad desde el Occidente del país, la cual aún se ejecuta.

A esta se unen otras acciones constructivas en las cuales se trabaja, pues según señalaron directivos del Gobierno local, no se trata de embellecer solo por la fecha, sino de rescatar los valores estéticos de esta histórica ciudad.

*Historiador de la ciudad de Bayamo

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.