Las llamas de la vida

A 317 años de constituirse el Cuerpo de Bomberos de Cuba, el 13 de noviembre de 1696, es esta la jornada ideal para reconocer a quienes salvan vidas desde esta profesión

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Una primitiva carreta tirada por cuatro caballos fue el «rápido» medio de transporte que trasladó a los bomberos y sus cántaras de agua para extinguir un fuego en esa primera película del cine cubano que se exhibió el 7 de febrero de 1897 con el título Simulacro de incendio. Fue Gabriel Veyré quien la filmó, con una duración de un minuto, para que perdurara en el tiempo un día de entrenamiento de un equipo de bomberos de aquella época.

El séptimo arte reverenció la humana labor de los bomberos, y hoy no podemos olvidar la más antigua actividad de extinción de incendios que tuvo lugar en nuestro país, el 13 de noviembre de 1696, cuando se creó El Cuartelito en Villa Clara.

A 317 años de constituirse el Cuerpo de Bomberos de Cuba, es esta la jornada ideal para reconocer a quienes salvan vidas sin miedo a las llamas, y también en situaciones de evacuación, búsqueda, salvamento, rescate, socorrismo y, muchas veces, desde la prevención.

Modernos vehículos y útiles de extinción y medios de protección son esenciales para lograr una misión de enfrentamiento con calidad, pero es también importante la preparación de los miembros del Cuerpo de Bomberos y el ingreso de nuevas fuerzas.

La psicóloga Dania González precisa que es la Escuela Nacional de Bomberos Mártires de la Calle Patria, creada el 12 de septiembre de 1963, la institución encargada de contribuir a la formación de los nuevos miembros del Cuerpo de Bomberos, y continuadora de los esfuerzos académicos que emprendió la estación Magno, primera escuela posrevolucionaria de este tipo en el país, con alumnos captados del Ejército Rebelde y jóvenes sin empleo.

Los muchachos pueden ingresar a este centro docente luego de haber concluido el 12mo. grado, explica la experta, y optar por diversas especialidades, entre ellas, la de Técnico Medio en Protección contra Incendios y Técnico de Salvamento y Rescate.

Un estudiante de la carrera universitaria de Ingeniería Mecánica puede graduarse con el perfil en Seguridad contra Incendios y estará también en condiciones de desempeñarse en el enfrentamiento a estos siniestros y a su prevención, añadió.

No obstante, aun cuando se tenga la certeza de que los integrantes del Cuerpo de Bomberos de Cuba están en completa disposición en menos de un minuto, la mejor garantía de triunfo ante un incendio es evitarlo.

Precisamente ese es el llamado al que siempre nos convocan sus directivos principales, aunque en nuestro país la tasa de muertes por incendios por millón de habitantes sea ínfima, en comparación con la tasa de 50 por cada millón que se tiene a nivel mundial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.