Cirugías mínimo-invasivas previenen amputaciones en diabéticos

El procedimiento elimina los peligros de grandes sangramientos y convalecencias, situaciones que pueden agravar el cuadro clínico de estos enfermos

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— Medio centenar de pacientes diabéticos, con malformaciones y callosidades en los pies, fueron operados por cirugía mínimo-invasiva, con lo cual se previene la aparición de úlceras y el peligro de amputaciones en sus extremidades inferiores, trascendió en el Primer Simposio territorial de diabetes mellitus.

El doctor Serafín Noa Cordero, presidente del Capítulo provincial de Endocrinología en Ciego de Ávila, informó que el evento permitió conocer distintos tratamientos, procederes médicos y educativos ante ese flagelo, considerado por las Naciones Unidas como el tercer problema de salud del mundo.

Durante las sesiones, celebradas en el Hospital Provincial General Docente doctor Antonio Luaces Iraola, se contó con la presencia de miembros del equipo de desarrollo del Heberprot-P, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, encabezados por el doctor Manuel Raíces Pérez-Castañeda, así como con especialistas de la provincia que aplican ese fármaco en el territorio.

En los intercambios se conoció la novedad del uso de cirugías mínimo invasivas en personas con distintos grados de diabetes mellitus y con malformaciones en sus miembros inferiores, a través de una conferencia del doctor Antonio Raunel Hernández Rodríguez, jefe de los Servicios de Ortopedia y Traumatología en Ciego de Ávila.

El galeno explicó que el procedimiento consiste en practicar incisiones quirúrgicas de entre uno y dos milímetros de profundidad, y con un instrumental especial que permite la corrección de las deformidades, lo cual permite eliminar las callosidades y otras causas de anomalías en los pies.

Hernández Rodríguez añadió que esta técnica evita heridas quirúrgicas amplias, reduce el sangramiento y los peligros de infección, lo que representa un gran beneficio para los pacientes diabéticos. A diferencia de las operaciones tradicionales, estas permiten una rápida recuperación, pues la persona puede caminar a las 24 horas de la cirugía.

Según se conoció en el Simposio, los dedos traslapados o «encaramillados», las deformaciones conocidas popularmente como «juanetes» y las callosidades, entre otras dolencias, acentúan el riesgo de lesiones en las extremidades inferiores y con ello el peligro de ocurrir complicaciones, como las úlceras del pie diabético, uno de los grandes peligros de mutilaciones en el mundo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.