El gran acusado de Quito

Ante el Tribunal Antiimperialista del XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes desfilaron, en la voz de jóvenes de diversas partes del planeta, los testimonios de la rapacidad, el despojo y el saqueo de las potencias mundiales

Autores:

Yoelvis Lázaro Moreno Fernández
Mayte María Jiménez

El imperialismo fue nuevamente condenado en Quito. Y no por repetido este espacio del Tribunal Antiimperialista, el más importante escenario de denuncia de los festivales juveniles mundiales, dejó de ser conmovedor, ante la vehemencia y lo contundente de los testimonios que desfilaron frente a estos especiales jueces.

Aunque desde diferentes geografías y culturas, los jóvenes coincidieron en un punto: el poder hegemónico del imperialismo debe caer, y son las nuevas generaciones las encargadas de continuar la lucha que han protagonizado grandes líderes y revolucionarios.

En el Pabellón Simón Bolívar del Centro de Exposiciones de Quito, el testimonio de un niño que sufrió en carne propia las consecuencias de las políticas genocidas de EE.UU., que provocaron la pérdida de su madre y casi la de su propia vida, salvada milagrosamente, sacudió las emociones.

«Estoy aquí en representación del pueblo cubano para denunciar los actos terroristas, el bloqueo estadounidense, la Ley de Ajuste Cubano y todas las políticas genocidas de la Casa Blanca contra Cuba», proclamó Elián González, ya convertido en un joven.

Explicó al Tribunal los hechos que argumentan estos cargos contra el imperialismo. Habló sobre los miles de muertos y personas afectadas por las acciones de terrorismo desde que triunfó la Revolución.

También expuso las acciones y violaciones contra la soberanía cubana, que han afectado la vida de miles de seres humanos, entre estos la llamada Operación Mangosta, las agresiones biológicas y químicas y la complicidad de sucesivos Gobiernos norteamericanos con el terrorista confeso Luis Posada Carriles, quien vive tranquilamente en Miami, pese a ser uno de los principales implicados en la voladura de un avión civil cubano con 73 personas a bordo.

«Mientras un asesino camina libremente, nuestros Cinco héroes han cumplido y cumplen injustas condenas por defender a nuestro país del terrorismo, por salvar vidas humanas», reclamó.

Confesó su molestia con los grandes medios de comunicación que le hacen el juego al imperialismo. Denunció que hace pocos días un periodista de la CNN que le hizo una entrevista manipuló toda la verdad: «Toda mi verdad, mi historia, la transformó, y no reconoció en su reporte las realidades y crueldades del imperialismo contra Cuba», subrayó.

Beinusz Izmukler, presidente de la corte juvenil, dijo a los delegados que la presencia de Elián es un símbolo de la resistencia y la fuerza revolucionaria del pueblo cubano. «Nos enorgullece tenerlo aquí hoy», dijo. Los miembros del Tribunal abrazaron al joven Elián.

Seguidamente Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial de la Paz, distinguió a Cuba como un referente de paz, de justicia, de solidaridad, y un ejemplo para América Latina.

El dolor se multiplica

Con la tristeza de quien ha permanecido más de 30 años alejada de su padre —preso por la única razón de luchar por la soberanía de Puerto Rico—, Clarisa, hija del preso político más antiguo de América Latina en cárceles estadounidenses, Oscar López Rivera, denunció la atrocidad cometida contra su padre.

«Demandamos el derecho a la independencia de nuestro país, a deshacernos del tráfico ilegal de drogas, de la ocupación militar, de nuestra condición de colonia», reclamó.

Clarisa López denunció también la situación que viven hoy los luchadores cubanos antiterroristas Gerardo, Antonio, Ramón y Fernando, que como su padre sufren injusto encierro en Estados Unidos.

Desde Centroamérica, Melisa Maya, de Honduras, acusó de fraude electoral las pasadas elecciones presidenciales en su país, y al intervencionismo imperialista que lo ha convertido en uno de los más pobres del hemisferio y con una gran dependencia.

Además, condenó el golpe de Estado contra el Gobierno legítimo de Manuel Zelaya. «Los pueblos de América viven en permanente acecho de los Estados Unidos, de las políticas injerencistas que promueven el uso de armas y la violencia», afirmó.

El mundo condena

Otro de los momentos de denuncia contra la prepotencia y rapacidad de las potencias mundiales llegó de los representantes de Venezuela, quienes rechazaron las agresiones contra la Revolución Bolivariana.

En el Tribunal se expuso cómo desde la llegada del líder Hugo Chávez al poder se tomaron medidas para consolidar la independencia en ese país, entre ellas la nacionalización de la empresa petrolera, lo que provocó grandes molestias a los poderes imperialistas y sus aliados en ese país.

Desde entonces comenzó toda una campaña de manipulación mediática, con el absurdo propósito de desvirtuar la realidad y el progreso de una nación que comenzaba a ver esperanza y futuro, se señaló en el Tribunal.

La delegación venezolana denunció el golpe de Estado protagonizado por la derecha contra el Comandante Chávez, con la complicidad de la derecha mundial, y todas las agresiones que sufren en lo político, social y económico.

Sin embargo —advirtieron— ello no ha podido detener el curso de la Revolución Bolivariana. Queda demostrado con la victoria popular en las recientes elecciones municipales, con más del 70 por ciento de las alcaldías ganadas a nivel nacional.

Por último, llegó la denuncia del Ecuador, con su justa demanda contra la compañía petrolera Chevron, que tantos perjuicios ha ocasionado a la Amazonía de esta nación.

Jóvenes de este país defendieron su derecho a velar por la soberanía de la región amazónica, de los países que la integran, y a trabajar para alcanzar el desarrollo sustentable, la reducción de la pobreza y la protección ambiental en esa zona, una de las de mayor biodiversidad del planeta.

A ese reclamo unió su voz Ricardo Patiño, ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, quien denunció ante este tribunal juvenil a la trasnacional que, tras contaminar la Amazonía ecuatoriana, se niega a enfrentar la justicia.

Ante el Tribunal Antiimperialista del XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes desfilaron, en la voz de jóvenes de diversas partes del planeta, los testimonios de la rapacidad, el despojo y el saqueo de las potencias mundiales que no están dispuestas a aceptar la gran rebelión de los pueblos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.