Unos 15 saludables

El Centro Nacional de Prevención de las ITS-VIH/sida cumple 15 años de creado contribuyendo a la reducción de la epidemia

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Llegar a las 15 primaveras es una ilusión para cualquier joven. Esa puerta abierta a la madurez y al logro de mayores retos en su vida es un camino para conocer y compartir nuevos amigos, pensar y hacer mejores cosas.

Y esa emoción la comparte también el Centro Nacional de Prevención de las ITS-VIH/sida, que cumple 15 años de creado. Su onomástico trasciende aun más por ese tiempo dedicado a implementar, desarrollar y evaluar estrategias de prevención para contribuir a la reducción de la epidemia.

Quienes a diario transitan por los pasillos del centro, como la Doctora Rosaida Ochoa Soto, igualmente sienten la alegría de saborear el aniversario. Ella, quien tuvo el privilegio de acompañar ese nacimiento feliz en 1998, afirma que la institución se ha convertido en un escenario que promueve el bienestar y la calidad de vida de la población.

En su condición de directora recuerda que este fue en sus inicios un proyecto adscripto al Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud, y desde 2005 se oficializó como unidad del Sistema Nacional de Salud, con subordinación al área de Higiene y Epidemiología.

«El centro fue una ruta a la integración de iniciativas dentro y fuera del sector de la Salud para prevenir el VIH y a los primeros que acercamos fue a los jóvenes, a través de cursos de formación de promotores, por ser este uno de los sectores más vulnerables», dijo.

La especialista aseveró que su surgimiento fue vital para capacitar a las personas con VIH y que así conocieran más de esa enfermedad. «Les brindó un espacio donde no se sentían discriminados y podían canalizar dudas, temores… además de ayudarlos a relacionarse con otros que llevaban más tiempo viviendo con la infección y formar equipos de ayuda mutua.

«También los ayudó a hacer alianzas con diversos grupos que no tenían VIH, y eso fue muy importante, porque ambos crecieron humanamente en momentos en que tener la infección era como un gran tabú e implicaba una marca discriminatoria a lo interno de la familia, el grupo de amigos o de la sociedad toda».

Nacimiento necesario

Lograr conductas sexuales responsables y seguras mediante la información, educación y comunicación en materia de prevención del VIH/sida y las ITS, así como sensibilizar a las personas para su participación en las acciones de prevención, han sido propósitos esenciales desde la creación del Centro Nacional de Prevención.

Esos logros han sido reconocidos por los distintos directores de Onusida, en eventos internacionales y en visitas a Cuba, quienes destacaron las estrategias implementadas por la Mayor de las Antillas, entre estas la capacitación, consejería, uso de condones y control de las ITS.

Otro resultado cardinal es que en este Centro trabaja un número importante de voluntarios, los cuales asumen diferentes responsabilidades y tienen la misión de que se cumplan los principales programas y estrategias de trabajo definidos por Cuba.

El Centro desarrolla su trabajo sobre la base de proyectos como El carrito por la vida —el cual hace recorridos por el país llevando información e incrementando la percepción de riesgo en la población— y Personas viviendo con VIH, que contribuye a la atención y mejoramiento de los individuos con la enfermedad.

También se destacan Hombres que tienen sexo con hombres (HSH), cuya misión es frenar y reducir la transmisión de la infección por VIH/sida en este gupo de personas; y otro, Voluntarios de Naciones Unidas, personas viviendo con VIH/sida que trabajan de forma voluntaria en la prevención.

La Directora del Centro Nacional de Prevención destacó que el principal resultado ha sido aprender mucho entre todos, así como disminuir los niveles de estigma que en un inicio acompañaron a quienes viven con VIH, y dejar a un lado muchos estereotipos de determinados grupos sociales, que hoy aceptan a estas personas sin importar su condición de ser seropositivos.

Sin embargo, opina que hay mucho por hacer mientras se esté infectando a una persona, lo que da la idea de que no llegamos a tiempo para evitar ese suceso. «En 15 años a veces uno se desespera demasiado, pero cuando conoces de un nuevo caso te demuestra que aún faltan muchos canales por explorar.

«Debemos seguir trabajando porque la población esté informada sobre cómo prevenir el ITS-VIH. No se transmite el virus por saludar a una persona, por conversar con ella, por compartir vasos o cubiertos… las vías de transmisión son por contacto sexual, de madre a hijo y por vía sanguínea. Las estadísticas indican que esto hoy no se conoce.

«Contraer el VIH puede evitarse. La noticia siempre causa dolor, en muchos casos preocupaciones y temores por el futuro, adaptación de los planes y proyectos de vida, pérdida de la salud… Pero no significa tener que renunciar a la vida, y por eso ha abogado el Centro desde su creación».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.