La juventud, estandarte de la victoria - Cuba

La juventud, estandarte de la victoria

Pioneros, jóvenes estudiantes y trabajadores rememoran por toda Cuba el paso de la Caravana de la Libertad. El recibimiento en Bayamo lo presidió el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías

Autores:

Eduardo Pinto Sánchez
Mailenys Oliva Ferrales

BAYAMO, Granma.— En los alrededores del  mismo balcón del Ayuntamiento desde donde, en los inicios de la Guerra de 1868 Carlos Manuel de Céspedes trazó el destino de una Cuba libre, y en 1959 Fidel hablara al pueblo bayamés de la Revolución triunfante, se rememoró este 2 de enero la entrada a la urbe de la gloriosa Caravana de la Victoria.

Precisamente en esta plaza, el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, Héroe de la República de Cuba, quien presidió la ceremonia acompañado de las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en el territorio, así como de protagonistas de aquel histórico momento, señaló que «la Caravana fue la continuidad del proceso revolucionario que había venido llevando a cabo Fidel con su inteligencia, capacidad y verdad».

Reeditada en esta ocasión por combatientes, jóvenes, trabajadores y pioneros granmenses, la Caravana, que hizo el mismo recorrido de los barbudos rebeldes provenientes de la ciudad de Santiago de Cuba hace 55 años, fue recibida por el pueblo, que acompañó la ruta con saludos, banderas y consignas.

Durante la emotiva ceremonia se le otorgó a 17 jóvenes el carné de la UJC, a quienes Yantesy Rodríguez, primera secretaria de la organización en Bayamo, exhortó a mantener el compromiso de ser los primeros en el trabajo, el estudio y la defensa del país.

Hoy los 55 integrantes granmenses llegarán a la provincia de Holguín para dar continuidad al histórico recorrido que culminó el 8 de enero con la entrada de los rebeldes a La Habana.

Comenzó en Santiago

SANTIAGO DE CUBA.— Retornaron con el alba del 2 de enero por la misma ruta emancipadora por la que Fidel y los guerrilleros se trasladaron en la Caravana de la Libertad hasta La Habana, para expandir la alegría del triunfo revolucionario.

Cincuenta y cinco años después las imágenes de las barbas y las melenas rebeldes volvieron en los rostros de pioneros y jóvenes santiagueros, quienes vestidos de verde olivo llevaron su mensaje de evocación y compromiso hasta el histórico poblado de Baire, en el municipio de Contramaestre.

Desde temprano los jóvenes rindieron homenaje, en nombre del pueblo cubano, al Héroe Nacional José Martí, en el Mausoleo que guarda sus restos en la necrópolis de Santa Ifigenia, y al Titán de Bronce Antonio Maceo Grajales en la Plaza de la Revolución que lleva su nombre.

Portando banderas cubanas y entre vivas a la Revolución, los protagonistas partieron desde la intersección entre la Avenida de los Libertadores y la calle Trinidad, donde se celebró el acto de despedida a la Caravana, presidido por las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en el territorio, acompañados de combatientes, dirigentes políticos y gubernamentales y una representación del pueblo indómito.

Como parte de las celebraciones por el nuevo cumpleaños de la Revolución Cubana, más de 300 adolescentes y jóvenes santiagueros recibieron su identificación como militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

La Caravana avanzó por los poblados de la Carretera Central, donde se realizaron actos de recordación en las paradas que hicieron los rebeldes en Río Frío, Palma Soriano y Baire, hasta llegar a Jiguaní en la provincia de Granma.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.