Unidad también desde la riqueza cultural - Cuba

Unidad también desde la riqueza cultural

Son muchas las rutas que se trazan en el mapa del compromiso y la cooperación de nuestros pueblos. Algunos de los derroteros más importantes apuntan hacia el respeto por la diversidad cultural que caracteriza las identidades latinoamericanas y caribeñas

Autores:

Aracelys Bedevia
Lourdes M. Benítez Cereijo

La cultura no puede ser asumida solo como una mera expresión del arte, sino como un puente hacia procesos emancipadores, un punto en común en la agenda regional orientada a la igualdad, y tema medular a escala global.

Ese espíritu, así como los principios que guían muchas de las aspiraciones de nuestros pueblos, impulsan las acciones que desde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), se desarrollan en pos de la integración regional.

Son muchas las rutas que se trazan en el mapa del compromiso y la cooperación de nuestros pueblos. Algunos de los derroteros más importantes apuntan hacia el respeto por la diversidad cultural que caracteriza las identidades latinoamericanas y caribeñas como sociedades multiétnicas, el reconocimiento de los valores propios de todas las culturas latinoamericanas y caribeñas, y su importante contribución al acervo cultural de la humanidad; y la creación de un espacio sociocultural destinado al desarrollo de actividades que estimulen el intercambio y favorezcan la economía cultural.

Los procesos y dinámicas culturales —en tanto herramientas de acción política—, que se gestan al interior del quehacer de la Celac, empoderan la cultura como mecanismo vital para la erradicación de la pobreza y las desigualdades sociales; la búsqueda de sociedades más justas y preparadas para enfrentar los desafíos actuales; así como la promoción del diálogo intercultural desde una perspectiva de paz.

La obra más preciada

El avance con paso firme en el camino de la integración política, económica, social y cultural de Nuestra América es la esencia de la Celac, a la cual el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros cubano, Raúl Castro, definiera como «la obra más preciada».

Y es que esa máxima cobra una significación especial al apreciar la labor que desde la cultura desarrolla esa entidad regional —cuya II Cumbre se celebrará en nuestro país durante los próximos días 28 y 29 de enero— en pos de articular políticas que promuevan los valores, el respeto a la vida, a la dignidad humana y a la pluriculturalidad.

Al hablar de los aportes culturales de la Celac hay momentos imprescindibles y de gran trascendencia que no se pueden pasar por alto, como el XIX Foro de Ministros de Cultura y Encargados de Políticas Culturales de América Latina y el Caribe, y la Primera Reunión de Ministros de Cultura de la región, que se realizaran en Suriname, en marzo del pasado año.

A preservar todo cuanto hemos cosechado de experiencias y realizaciones, por modestas que en algunos momentos nos puedan resultar, y proyectarlo ahora en las nuevas condiciones que en la región se han configurado, exhortaron los ministros de Cultura presentes en el cónclave.

En la histórica cita se reafirmó el interés por progresar en el camino de la integración cultural, preservar el patrimonio y promover la cultura a favor del crecimiento económico, la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible.

El Foro de Ministros de Cultura y Encargados de Políticas Culturales de América Latina y el Caribe se constituyó en 1989 y su accionar va en busca del reconocimiento de la importancia de la cultura para el desarrollo sostenible de todos los Estados miembros de la región.

Iniciativas y desafíos

Entender los procesos culturales como herramienta para la dignificación del hombre, conlleva a centrar la atención en el fortalecimiento institucional y de diversos programas. El desarrollo de las industrias culturales y creativas que sirvan de alternativa frente a la hegemonía cultural homogeneizante, se erige como objetivo fundamental.

En ese sentido, se trabaja en iniciativas como el Festival de las Artes del Caribe (Carifesta), el Portal de la Cultura de América Latina y el Caribe, la Muestra Itinerante de Cine del Caribe, y el corredor cultural del Caribe —una propuesta de los países centroamericanos que también integrarán al resto de las naciones que forman parte del Gran Caribe.

Muchos son los desafíos que plantea esa labor. Entre los más urgentes se pueden mencionar la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, y el descuido de la intervención personal encaminada a preservar los conocimientos y patrimonios.

Rafael Bernal, ministro cubano de Cultura, ha señalado que las estrategias —como la reunión de titulares de ese sector de la Celac—, son relevantes para el progreso de los Estados de la región. Asimismo, ha destacado el interés demostrado por las experiencias de Cuba en este campo, sobre todo en lo relativo a la enseñanza artística.

Durante su intervención en aquella reunión, el Ministro cubano señaló que urge más que antes significar las culturas que atesoramos y nuestra capacidad de enriquecerlas. El mundo global y homogenizador en que nos corresponde actuar nos sitúa ante una crisis civilizatoria que hoy llega a amenazar la existencia de la propia especie humana, hacedora de la cultura; desconocer el papel de los valores y el aplazamiento de nuestra contribución al sentido de responsabilidad, son hoy posiciones incompatibles con un raigal compromiso con la vida. «Exigir relaciones más justas, actuaciones más responsables y una existencia más digna para todos, son tareas esencialmente culturales en la hora actual», expresó.

La reunión de ministros de Cultura marcó pautas para el análisis de la situación actual de los países miembros de la Celac. La cita de La Habana permitirá intercambiar y actualizar respecto a cuanto se ha proyectado en materia de integración y diversidad cultural.

El sueño de Nuestra América cobra fuerza y se multiplica desde variados y numerosos escenarios. La cultura nos muestra rutas de acceso a la integración y la emancipación regional. La búsqueda de sociedades más equitativas, que aboguen por el progreso desde la defensa de la identidad de los pueblos, es una tarea que nos corresponde a todos. Y esa posibilidad está tocando a nuestra puerta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.