Ratificado el compromiso común de unidad en la diversidad

Concluyó la II Cumbre de la Celac con la aprobación de la Declaración de La Habana y la firma de la Proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz, además del Plan de Acción 2014 y otros importantes comunicados. Entregó Cuba la presidencia pro témpore a Costa Rica. Afirma Raúl que nuestro país seguirá trabajando por la consolidación del conglomerado regional. Homenaje permanente a Chávez en la fortaleza de La Cabaña

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Con la convicción de lo necesaria que resulta la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para defender los intereses de la región en el escenario internacional y llevar a nuestros pueblos hacia el desarrollo y el bienestar social, culminó ayer la II Cumbre de ese espacio de concertación política; una cita que contó con la presencia de 29 Jefes de Estado y de Gobierno, y una mandataria electa.

Luego del discurso de clausura de la magna cita, el Presidente cubano Raúl Castro entregó la presidencia pro témpore de la Celac a su homóloga costarricense, Laura Chinchilla, a quien le deseó «los mayores éxitos en ese empeño».

En sus palabras, Raúl afirmó que Cuba «seguirá trabajando arduamente» en el seno del organismo como miembro de la Troika ampliada —desde ahora denominada Cuarteto— durante el presente año, «para dar continuidad al proceso de consolidación de nuestra Comunidad».

Los Presidentes y Primeros Ministros refrendaron la Declaración de La Habana, un texto de 83 párrafos en el cual se comprometieron a trabajar por la unidad y la integración, y expresaron su voluntad «de promover el crecimiento, el progreso, la inclusión social y el desarrollo sostenible de nuestros Estados, formulando y desarrollando planes, políticas y programas nacionales con metas cuantificables, y calendarios» con atención prioritaria a las personas en situación de pobreza o vulnerables.

También rechazaron el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, y apoyaron la demanda de Argentina para que el Reino Unido reconozca su soberanía sobre las Islas Malvinas.

En el documento reiteraron el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico, y declararon el proceso de descolonización de esa nación como un «asunto de interés» de la Celac.

Además se congratularon por el establecimiento del Foro Celac-China y del Mecanismo de Diálogo con Rusia, entre otros tantos puntos de interés en el marco de la región y en la arena internacional.

Los dignatarios también aprobaron el Plan de Acción 2014, otro documento trascendental que recoge las directrices y las acciones fundamentales a desarrollar por la Comunidad en los próximos meses.

Los mandatarios y jefes de Gabinete firmaron la proclamación de América Latina y el Caribe como zona de paz, que consagra el compromiso permanente de estas naciones «con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza del uso de la fuerza» en la región.

Muchos de estos temas suscitaron el debate de dos días entre los mandatarios reunidos en La Habana. Todos los Jefes de Estado y de Gobierno coincidieron en reconocer el liderazgo de Cuba en la Celac y agradecieron la hospitalidad con la que fueron recibidos en la nación caribeña

Cobertura completa de la II Cumbre de la Celac

Ver especial multimedia Nuestra obra más preciada

Descargar suplemento pdf

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.