Imprescindible para la salud

Autores:

Luis Raúl Vázquez Muñoz
Yuniel Labacena Romero

Para el doctor Juan Carlos González Luna, vicedirector de la Clínica Estomatológica Centro, en la ciudad de Ciego de Ávila, los vacíos en la comercialización del cepillo dental son preocupantes, incluso si esa ausencia es por un corto período de tiempo.

«Hablamos de un artículo que es importante para prevenir un grupo de dolencias en la población, y a veces esas afectaciones se subestiman».

Tanto el especialista como la licenciada María del Carmen Ramos, al frente de la Consejería de Salud de la Clínica Estomatológica Centro, insisten en el correcto cepillado y en la necesidad de cambiar el cepillo cada cuatro meses cuando sus cerdas se han doblado, porque de lo contrario la limpieza no es correcta y quedan restos de alimentos, aun cuando la manipulación se haga del modo adecuado.

«Las personas —dice el doctor Juan Carlos— a veces no tienen idea de las complicaciones que pueden surgir de una enfermedad bucal. Un mal cepillado o un cepillo en mal estado, con las cerdas dobladas, es la garantía para perder los dientes y también para que entren infecciones al organismo a través de las caries. En los diabéticos esas infecciones pueden ser un problema. Pero en casos más generales, los microorganismos que penetran al torrente sanguíneo por las caries pueden crear el peligro de alojarse en el corazón o los riñones y originar afectaciones serias. Por lo tanto, el cepillo dental no es un objeto cualquiera, sino un artículo imprescindible para la salud».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.