Saldar una deuda con la historia

En Mayabeque, pretenden devolverle su belleza y lozanía a la Finca Santa Elena, donde Fidel y los jóvenes de la Generación del Centenario realizaron las prácticas de tiro previas a los sucesos del 26 de julio de 1953

Autor:

José Manuel Pérez González

Espacios de la Finca Santa Elena, ubicada cerca del poblado de Los Palos, en la provincia de Mayabeque, son restaurados por varias empresas de este territorio. Ese lugar tiene un gran valor histórico, pues fue allí donde Fidel y los jóvenes de la Generación del Centenario realizaron las prácticas de tiro previas a los sucesos del 26 de julio de 1953.

El licenciado Lázaro Pinto Navarro, director del Museo Municipal de Nueva Paz, explicó que esta acción pretende devolverle al sitio su belleza y lozanía, manteniendo todas las características originales, y se inscribe dentro del objetivo de rescatar sitios de importancia nacional.

Según afirmó Ada María Brito Ruiz, subdirectora general de Infraestructura e Inversiones del Consejo de la Administración Provincial de Mayabeque, está prevista la reparación total de la casa de la finca donde residieron los asaltantes desde el 21 de junio hasta el 19 de julio de 1953, así como la creación de dos salas de exposición.

La funcionaria agregó que también se pretende reconstruir la palmichera donde se guardaban las armas, restablecer el ecosistema del área del mamoncillo y de la cañada que sirvió para los ejercicios militares, y el Apeadero de Los Quesos, en el que se bajaban los jóvenes de la Generación del Centenario cuando se trasladaban hasta el lugar en tren.

Apuntó que una de las acciones más singulares será colocar cuatro esculturas hechas por artistas locales, con lo cual se daría continuidad a un proyecto aprobado por Rita Longa y que nunca se llevó a cabo.

En el poblado de Los Palos, a unos kilómetros de la finca, expresó, se repararán igualmente el hotel El Louvre —sitio de hospedaje de Ernesto Tizol Aguilera y Jacinto García Espinosa—, la estación de ferrocarriles desde la cual partieron la mayoría de los asaltantes, la casa de Mario Hidalgo-Gato González, quien cedió la finca para la realización de las prácticas, y el cementerio donde descansan los restos de este y de otros combatientes de las luchas revolucionarias y de la Guerra de Independencia. También se colocarán tarjas que identifiquen cada lugar.

Los historiadores Arturo Cabrera Calvo y José López Martínez —explicó Brito Ruiz— asesoran las labores de organizaciones y entidades que asumen el remozamiento de la finca, Patrimonio Local, para acoger este año las celebraciones provinciales por el 26 de Julio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.