Un impulso social al desarrollo

La Universidad Jesús Montané Oropesa dirige sus investigaciones a potenciar la participación en los escenarios comunitarios

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— La Universidad Jesús Montané Oropesa, de este territorio, dirige sus investigaciones a potenciar la participación en los escenarios comunitarios, como contribución al Programa de Desarrollo Integral para el período 2012-2020.

Con este propósito, el Doctor en Ciencias Leonardo Cruz Cabrera, rector de la Casa de Altos Estudios pinera, aludió a las misiones académicas, investigativas y de aplicación de los conocimientos de la Universidad, alineadas con la responsabilidad de mostrar soluciones y herramientas a los gobiernos locales para la gestión del desarrollo territorial.

«Todos queremos que el Municipio Especial mejore, pero se impone una mayor eficiencia en el uso de los recursos endógenos, tanto materiales como humanos, en función de lograr que la población contribuya, desde su esfuerzo, a elevar la calidad de vida en la comunidad», comentó.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) declara que el desarrollo humano se concibe como el proceso de ampliación de las posibilidades de elegir de los individuos, el cual tiene como objetivo expandir la gama de oportunidades abiertas a las personas para vivir una vida saludable, creativa y con los medios adecuados para desenvolverse en su entorno social.

En esa línea se mueven hoy varias tesis de investigación en la Isla de la Juventud, bajo la égida de la Universidad Ignacio Agramonte y Loynaz, de la provincia de Camagüey, investigaciones donde los autores pretenden buscar soluciones prácticas a problemas comunes, desde la participación popular.

Entre los temas más representativos figura cómo articular en redes a esos actores sociales, de modo que el proceso participativo se realice de manera activa y dinámica en la autogestión del desarrollo comunitario y local.

Sobre este asunto, la Doctora en Ciencias María Teresa Caballero, de la universidad agramontina, destacó la capacidad que brinda este proceso investigativo como fórmula para, desde una mirada científica, anteponerse y erradicar las causas y condiciones que lo propician.

«Todo este esfuerzo académico tendrá éxito en la medida en que la Universidad procure espacios de diálogo y socialización de los principales resultados con las partes involucradas».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.