Llegó Fernando a la Patria - Cuba

Llegó Fernando a la Patria

Por haber evitado actos terroristas, Fernando pagó injustamente con 15 años, cinco meses y 15 días de su valiosa vida

Autor:

Juventud Rebelde

El Héroe de la República de Cuba Fernando González Llort llegó a la Patria en el mediodía de hoy viernes, tras cumplir injusta y larga condena en cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.

El combatiente antiterrorista cubano fue liberado ayer jueves tras cumplir íntegramente la pena impuesta en un juicio amañado contra Los Cinco jóvenes que con su sacrificio protegieron al pueblo cubano y estadounidense del odio de la contrarrevolución y el imperio.

Junto a sus otros cuatro compañeros, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González, todos Héroes de la República de Cuba, Fernando mantuvo una disciplina intachable, desde el 12 de septiembre de 1998, cuando los Cinco fueran arrestados en Miami.

Por haber evitado actos terroristas, Fernando pagó injustamente con 15 años, cinco meses y 15 días de su valiosa vida. Tiempo que cada día sufrieron, por su ausencia, su madre Magali, sus hermanas Marta y Lourdes, y su amantísima esposa, Rosa Aurora.

Hoy, abrazarse, sentarse todos alrededor de la mesa, en casa, en la Patria, ya no será un sueño recurrente.

Los cinco cubanos —dos de los cuales ya están en la Patria, René antes y ahora Fernando— fueron primero condenados por la prensa local de Miami y luego, sentenciados a largas condenas en la Corte del sur de la Florida, donde terroristas como Luis Posada Carriles todavía hoy pueden andar sueltos por las calles y hasta asistir a eventos en universidades.

Y fue en esa ciudad de alta hostilidad para Cuba donde Fernando González Llort y otros cuatro cubanos fueron enjuiciadosen 2001, tras ser arrestados en 1998. Abogados estadounidenses aseguran que esos juicios fueron amañados, politizados e injustos.

Por iguales delitos, aseguraba el Dr. Richard Klug en declaraciones a la reportera de Telesur Aissa García García, quien envió un despacho especial a JR, otros acusados no cubanos hubieran recibido penas infinitamente menores.

De esa opinión se han hecho eco diez premios Nobel, artistas, intelectuales, parlamentarios y movimientos de derechos humanos de muchos lugares del mundo.

Fernando el gigante

Gerardo Hernández Nordelo, el héroe antiterrorista cubano en quien la venganza del imperio más se ha cebado al condenarlo a dos cadenas perpetuas por delitos que nunca cometió, envió un mensaje de solidaridad y hermandad de Los Cinco en vísperas de la salida de Fernando González Llort de la prisión.

En el texto se resume la dignidad, el amor y la hombría de estos buenos cubanos.

«A cada uno de los Cinco nos toca ser —obviamente— el más o el menos "algo" entre nosotros. De la misma manera en que Ramón es el más alto, seguido muy de cerca por René, a Fernando le tocó ser el de menos estatura física, mientras que el segundo lugar en esa categoría se lo quité a Tony por un pelo. (Aunque eso del pelo sea un decir). Ese "título" de Fernando le valió que, en parte por cariño, y también por la arraigada costumbre profesional de evitar los nombres, a veces, entre nosotros, le llamáramos "el pequeño".

«Lo anterior podría parecer inmaterial, y hasta algo frívolo, pero en estos días de alegría y ansiedad, cuando lo separan apenas unas horas de su libertad (y ojalá también de su regreso) mientras recuerdo tantas muestras de grandeza que ha dado nuestro hermano, he reparado en la ironía que encierra el llamar "pequeño" a ese gigante.

«Cuando nos arrestaron, Fernando tenía razones extra para sentir angustia, dolor, frustración... En términos del béisbol que tanto le gusta: él lanzaba también juegos completos, pero su misión en Miami aquella vez, era de relevo corto. Debía regresar a Cuba pronto. Su boda estaba casi lista. La novia, esa Rosa guerrera que por él sacrificó todo en la vida, quedó casi vestida. Aun así, del gigante jamás escuchamos un lamento.

«Presencié cuando su abogado del juicio, Joaquín Méndez, le advirtió con toda razón profesional que, dada la menor gravedad de los cargos que a él se le imputaban, cualquier defensor de respeto optaría por separarlo de los demás como estrategia. La respuesta de Fernando, como la de René ante similar sugerencia, fue tajante e inequívoca.

«Quince años y medio después, Fernando, como René, saldrá de la prisión con la frente en alto. Tampoco a él le regalaron nada. Su sentencia fue la máxima posible, y el tiempo descontado por buena conducta se lo ganó, y por ley tenían que dárselo.

«Quienes lo queremos y admiramos, hoy celebramos. Convencidos de que nuestra lucha se refuerza con otro abanderado, le hacemos llegar un fuerte abrazo, y le decimos:

¡Felicidades gigante!

¡Gracias por tu ejemplo!
Gerardo Hernández Nordelo
Prisión Federal de Victorville
California, Febrero 25, 2014.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.