Es imposible la prosperidad y sustentabilidad sin control y disciplina

La reestructuración de los diferentes ministerios y la separación de las funciones empresariales de las estatales no pueden ser óbice para prescindir de los auditores internos, se dijo en el balance anual de la Controlaría General de la República

Autor:

Marianela Martín González

«Dondequiera que existan servicios valiosos, recursos importantes y condiciones que exijan un control adecuado de estos, es necesaria la presencia del auditor», manifestó la contralora general de la República, Gladys Bejerano, durante el balance anual del Sistema Nacional de Auditorías.

La Contralora General de la República advirtió que la reestructuración de los diferentes ministerios y la separación de las funciones empresariales de las estatales no pueden ser óbice para prescindir de los auditores internos, aun cuando se apueste por el uso racional de la fuerza de trabajo.

A propósito de ese tema, Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político, valoró de irracional, en lugar de racional, prescindir de esos especialistas en unidades empresariales de base como las del Grupo Azucarero Azcuba, donde se realizan tantos procesos y se manejan cuantiosos recursos.

«Sin ese personal es imposible avanzar como deseamos. Es imposible la prosperidad y sustentabilidad sin el control y la disciplina. Los auditores merecen reconocimiento y apoyo moral», concluyó el también Vicepresidente del Consejo de Estado.

La entrega y el uso de la tierra en usufructo y el cumplimiento de las 17 medidas para el fortalecimiento de las UBPC fueron los objetivos priorizados con mayor incidencia en las calificaciones negativas durante la VIII Comprobación Nacional al Control Interno, transcurrido durante los meses de octubre y noviembre de 2013.

Lo anterior trascendió este viernes en el mencionado análisis, en el cual también se reconoció que con el ejercicio de la VIII Comprobación se demostró que las mayores vulnerabilidades e incumplimientos están dados en las actividades de control, gestión y prevención de riesgos.

Según el informe debatido, las causas y los señalamientos a los responsables de que marchen mal esas labores no siempre son precisados. Asimismo, se supo que de las 281 auditorías solo dos resultaron  satisfactorias, 139 aceptables, 79 deficientes y 61 malas.

Darma Solá, contralora-jefa de la Dirección Integral de Control de Infraestructura, Construcción e Industrias, consideró que sería muy grave para la Revolución el hecho de que la administración no apoye al auditor interno, quien debe tener un verdadero sentido de pertenencia a su institución.

Gladys Bejerano Portela valoró al auditor interno como el más importante eslabón en la lucha contra la corrupción, la indisciplina y las ilegalidades.

«Tiene que tener la valentía de decirle al jefe, si detecta algún delito, que tiene que  denunciarlo. Pero además, debe tomar medidas para que no se repitan esos errores».

Dijo que cada vez que escucha que las auditorías destruyen a la personas, piensa que detrás de ese criterio está la mano de la contrarrevolución, que sin tener argumentos sólidos del papel de las auditorías trata de empañar la labor de quienes trabajan porque no se desvíen los recursos del pueblo y se ofrezcan servicios dignos.

Bejerano Portela insistió en la ética de los auditores, la cual debe ir acompañada de una preparación técnica que contemple el dominio de las normas cubanas de auditoría.

Igualmente precisó que sería fatal la predisposición de esos especialistas cuando van a realizar sus funciones. «No pueden ir a los lugares creyendo que todos son delincuentes. Cuando se señala alguna violación hay que ser justos y objetivos. Sin caer en blandenguería, los auditores deben dejar siempre una huella positiva en cada control».

Según se manifestó en el balance, el Sistema Nacional de Auditoría para 2014 continuará trabajando armónicamente con todo lo dispuesto en los Lineamientos del VI Congreso del Partido, intensificará las acciones de prevención y enfrentamiento a las indisciplinas, ilegalidades y hechos de corrupción; al tiempo que fortalecerá el sistema de control y supervisión del Estado. Y hará mucho más potentes y consolidados las estructuras y el funcionamiento de la Contraloría General de la República.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.