¿Qué pasa en Venezuela?

Intelectuales venezolanos expusieron en La Habana la realidad que hoy vive la nación bolivariana, víctima de una brutal manipulación mediática

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

La campaña mediática internacional contra Venezuela adquiere ribetes escalofriantes que han llevado al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a enfrentar, con inteligencia, una guerra no convencional que, con nuevos rostros y disfraces, intenta deslegitimar una revolución del pueblo y para el pueblo.

La verdad sobre la situación actual de Venezuela, que vive desde febrero último las acciones desestabilizadoras de una oposición derechista, que no logró el respaldo del pueblo a través del voto, fue expuesta este viernes en La Habana por intelectuales venezolanos, en la conferencia ¿Qué pasa en Venezuela?

Desde el 12 de febrero pasado se inició en Venezuela este movimiento desestabilizador cuyo objetivo primordial era derrocar a Nicolás Maduro. Desde entonces, afirmó el académico y profesor Earle José Herrera Silva, Venezuela ocupa titulares en todo el mundo como parte de una campaña orientada a la deformación de la realidad venezolana en la mayoría de los medios en el exterior, entre ellos las agencias noticiosas y los servicios de televisión, principalmente CNN.

La magnitud de esta cruzada es tal, argumentó el también diputado a la Asamblea Nacional venezolana, que desde hace más de un mes está en marcha una arremetida contra la nación bolivariana denominada Todos somos Venezuela, en la cual, 82 periódicos de América Latina, dedican una página diaria con informaciones falsas sobre la realidad de ese país.

Dueños de una hegemonía comunicacional y con recursos comunicativos muy bien estudiados, esta campaña negativa solo busca la construcción de una imagen de guerra civil, aumentar el odio pueblo a pueblo y, sobre todo, satanizar el sistema social que en 1999 implementó el Comandante Hugo Chávez Frías, argumentó Herrera Silva.

Hay más de 400 emisoras de radio privadas en todo el país, el 99 por ciento de ellas antichavistas, así como la totalidad de los canales de televisión privados. La gran prensa venezolana es antichavista, pero la inmensa mayoría del pueblo venezolano es chavista y por eso toda la situación fracasó nuevamente.

Esos emporios mediáticos no reflejaron nunca ninguna de las manifestaciones de apoyo a la Revolución Bolivariana y al Presidente Nicolás Maduro que tenían lugar todos los días en Venezuela. Tampoco han reflejado, por ejemplo, las actividades que hoy se están desarrollando en el país como la Feria Internacional del Libro, que ya cuenta con la participación de más de 100 000 personas. En esos medios de comunicación existe una Venezuela muy distinta a la realidad.

Un mes después de iniciado este intento de golpe de Estado contra el Gobierno de Maduro, las llamadas guarimbas y protestas no han fructificado y para el intelectual dos razones definen esta derrota.

Estas vandálicas demostraciones de descontento están organizadas por sectores de clase alta del país. Los barrios de proletarios, los ciudadanos de a pie, trabajadores y  obreros siguen en sus faenas diarias.

En Caracas, ejemplifica, pueden verse en dos o tres urbanizaciones al este de la ciudad estos focos desestabilizadores aislados, pero en el resto, los venezolanos continúan sumidos en su cotidianeidad.

Existe un respaldo popular y masivo a la Revolución Bolivariana. El pueblo, que pasó por un proceso de educación y formación política durante estos 14 años, se percata del entramado perverso y no responde, en buena medida, a sus llamados.

Quienes orquestan la violencia tampoco lograron que las Fuerzas Armadas Revolucionarias Bolivarianas se declararan contra el Gobierno. Al contrario, desde el Ministro de Defensa hasta el último soldado, marcharon en las calles de Caracas para mostrar su respaldo a la Revolución Bolivariana.

Según expuso el destacado comunicador, es palpable hoy una unidad, una fuerza militar identificada con su pueblo, que rompió con la división que existía entre lo civil y lo militar antes de la llegada de Hugo Chávez al poder.

Para el analista político y de medios Miguel Ángel Pérez Pirela es muy difícil posicionar una verdad cuando somos víctimas de un ataque mediático sin precedentes en América Latina.

No obstante, desde su programa de Venezolana de Televisión, Corriendo y Cayendo, Pirela intenta desmontar las matrices de opinión y de contrarrestar diariamente una serie de falacias mediáticas nacionales e internacionales sobre su país, que no comenzaron el 12 de febrero cuando se inicio todo este movimiento desestabilizador, sino hace 14 años cuando llegó la Revolución chavista al poder.

Según ejemplificó, a través de esta manipulación mediática, se pudo «reconocer» a grandes figuras de la actuación, la música y el deporte a nivel mundial, como fuertes activistas políticos venezolanos. Personas que quizá, reflexionó Pirela, no conocen si, quiera qué realmente sucede en el país.

La televisora estadounidense CNN en Español dedica más de 18 horas al día a hablar de Venezuela y en la reciente ceremonia de entrega de premios Oscar, se dedicó una estatuilla a los venezolanos que luchan por «la democracia», ejemplificó.

Pirela también se refirió a los altos índices de violencia incitados por esta derecha fascista que con hechos vandálicos que han ocasionado la muerte de al menos 30 venezolanos, intenta ocupar el liderazgo de la oposición. Pero, según datos ofrecidos por el experto, el 90 por ciento de los ciudadanos de esa nación sudamericana critica las manifestaciones de violencia en el país y defiende la paz.

En 14 años ocurrieron en Venezuela 19 procesos electorales, de los cuales la Revolución Bolivariana ganó 18; no existe ningún elemento que permita dudar de la legitimidad de los gobernantes electos, incluidos los opositores, declaró.

En la conferencia también intervino el actor y cantautor venezolano Roque Valero, víctima de presiones de la oposición venezolana por el solo hecho de expresar públicamente sus ideas políticas y el apoyo a la Revolución Bolivariana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.