Del servicio militar al campo

Cerca de una veintena de jóvenes en Cienfuegos han recibido tierras en usufructo o están dispuestos a hacerlo al culminar el Servicio Militar Activo

Autor:

Glenda Boza Ibarra

AGUADA DE PASAJEROS, Cienfuegos.— Aunque sus expectativas siempre fueron mantenerse en la tradición familiar campesina, Orelvis Morales Jiménez no pensó que tan pronto pudiera laborar su propia tierra.

Justo cuando pasaba el Servicio Militar Activo (SMA) tuvo la propuesta de acogerse al Decreto- Ley 300 y adquirir tierras ociosas en usufructo.

Tendría entonces el beneficio de la prioridad entre las solicitudes, y el acortamiento de los trámites. A casi un año y medio de aquella reunión manifiesta su satisfacción con esa nueva posibilidad de inserción laboral.

«Muy cerca de mi casa, en la comunidad de Las Cajas, pedí unas tierras que tenían buenas condiciones para el cultivo de arroz. Culminé en la unidad militar un viernes y ya el lunes, con machete y hacha, empecé con mi familia a tumbar el marabú para luego preparar la siembra».

También en la cooperativa de crédito y servicios Juan Manuel Márquez lo capacitaron sobre el cultivo del arroz y le prestaron insumos, que al concluir su primera cosecha debía reponer.

Fue casi un año de dura faena para acondicionar la plantación, pero el esfuerzo valió la pena.

«En las dos cosechas recogí más de 1 500 quintales del grano y pagué mis deudas con la cooperativa. Quedaron para mí más de 110 000 pesos, y ya tengo una casa cerca de las tierras, en la que vivo con mi esposa y mi hijo de ocho meses».

Mientras casi recoge su tercera cosecha, con apenas 27 años de edad, limpia y prepara para sembrar otras 13,4 hectáreas que solicitó.

Como Orelvis, otros ocho jóvenes cienfuegueros licenciados del SMA se encuentran vinculados a la ganadería, los cultivos varios y frutales.

Siete en pleno cumplimiento del servicio militar manifestaron su disposición de acogerse a esta opción, pero todavía hay que esperar a que culminen, especifica Jorge Rodríguez Batle, subdirector de Recursos Humanos de la Delegación provincial de la Agricultura.

«Esta vía de empleo, que comenzamos en 2013, resulta muy atractiva para varios muchachos que al concluir el SMA no tienen un vínculo laboral».

Aunque algunos de los interesados luego han rechazado la oferta, la mayoría mantiene su determinación, y aquellos que ya obtuvieron tierra demuestran su consagrada actitud con esa decisión.

«Entre los principales atractivos de esta oferta está el acortamiento y gratuidad de los trámites y documentación; la prioridad por encima del resto de los solicitantes; la posibilidad de escoger la tierra, que de no estar comprometida debe serle entregada, y la posibilidad de solicitar créditos para comenzar».

Al convertirse en usufructuario, el joven debe cumplir los términos del contrato y recibir una atención especial en la forma organizativa a la que se asocie, dígase CCS, cooperativa de producción agropecuaria o unidad básica de producción cooperativa.

Más de 39 700 hectáreas ociosas existen en Cienfuegos para ser entregadas a aquellos que las soliciten; sin embargo, son los jóvenes que culminan el SMA los primeros de la lista.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.