Una campiña por el cuatro de abril

La campiña agramontina invitó a los más pequeños de casa, adolescentes y jóvenes, a enlazar su cuatro de abril, de manera diferente

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey.— La campiña ganadera se vistió con cara feliz y una juventud casi proverbial. La campiña agramontina, esa que resguarda como nada la tradición campesina, invitó a los más pequeños de casa, adolescentes y jóvenes, a enlazar su cuatro de abril, de manera diferente.

El espectáculo, añejo por sus orígenes montunos, legendarios, cubanía, se adueñó de la destreza de quienes a pesar de su corta edad, no temieron ni al toro bravo ni al caballo cerrero.

Las amazonas, niñas ágiles y astutas, asombraron a los duchos en el idioma del « ¡so caballo!» y la monta, el enlace de terneros y hasta la equitación, fueron puros derroches del manejo del arte equino.

Nada escapó al gran espectáculo. Ingeniosos acróbatas, deslumbraron por su dominio, y la cocina de casa, exhibió los más ingeniosos platos tradicionales y sus miles de maneras rusticas de prepararlos.

¡Y pa´ qué hablar de los bailes campesinos, el son montuno, el zapateo cubano! Los pioneros pusieron bien en alto a la Caringa de antaño y al papalote de tantos….

La apertura de la gran fiesta de pioneros y jóvenes en la verde llanura camagüeyana enlazó la tradición, las raíces  con los cumple, con los abriles del nuevo aniversario.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.