El central Argeo Martínez no creyó en lluvias

El empeño juvenil en la industria azucarera y los cañaverales de Guantánamo permitió disfrutar una ansiada meta: arribar al Primero de Mayo con el plan de azúcar de la provincia cumplido

Autor:

Lisván Lescaille Durand

Argeo Martínez, Manuel Tames, Guantánamo.— Parecía que el primer día de mayo les viniera encima con la fuerza de cien corceles. Sin embargo, Ordanis Villalón Lara, con 35 primaveras y diez zafras en su currículo, solo pedía a San Pedro que cerrara por unos días las llaves del grifo que empantanaba con sus precipitaciones una ansiada meta: cumplir el plan de producción de azúcar de la provincia.

El muchacho, puntista a cargo de uno de los tachos del central Argeo Martínez, sabía lo que estaba en juego: «Tenemos la satisfacción de que desfilaremos con el plan cumplido, y seguiremos aportando al país un poco más de la gramínea», dijo a JR, sin perder un minuto mientras hacía su trabajo alrededor del tacho.

Ese afán rondaba toda la industria y los cañaverales guantanameros antes de este día, cuando cientos de jóvenes azucareros de aquí cambiaron momentáneamente las vestimentas de la zafra por el colorido patrio que marcha en las plazas a lo largo del país.

De tal manera, Ordanis saborea la meta lograda, algo más de 26 000 toneladas de azúcar previstas por esa fábrica, única disponible en este oriental territorio. Un empeño que les deparó no pocos sudores a él y a los casi cien integrantes de los tres turnos juveniles de zafra creados en la actual contienda.

El Argeo Martínez, instado a moler con el máximo de eficiencia, anduvo punteando entre los de mejor rendimiento industrial del país, al estar por encima de 11 durante casi todo el trayecto fabril de la actual campaña. Sin embargo, las precipitaciones de los últimos días de abril obligaron a reiteradas paradas.

Caña bendita

Al decisivo aporte de los muchachos industria adentro, tributaron también más de 5 000 jóvenes convocados en numerosas movilizaciones para la siembra de caña entre octubre y diciembre de 2013, explicó Álvaro Henríquez Estévez, miembro del Buró Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Múltiples páginas de esfuerzo y aporte escribieron también quienes laboraron entre cañaverales, y con seguridad ellos desfilarán jubilosos este Primero de Mayo. Así ocurrirá con una de las familias destacadas en las labores del corte manual: Erisnaidis Labañino (esposo, 25 años), Inalvis Pérez de la Cruz (esposa, 30 años) y los hermanos de esta, Enier Garzón (23) y Eliecer Garzón (17).

Somos una fuerza que ha sido indispensable de día y de madrugada, para «empujar» mucho más a los directivos y a los 498 trabajadores de la zafra, dirigidos aquí por Violeta Mesa, una mujer dinámica que «busca la caña indispensable donde quiera que esté», comentó a este diario Israel Rouseaux Manfarrol, quien con 36 años dirige el sindicato provincial de los azucareros.

«El Primero de Mayo fue la motivación del final de la contienda. Pero desde antes los jóvenes han sido el alma de este central, estimulados también por un sistema de pagos que incentiva el desempeño en puestos clave como puntistas, mecánicos, moledores… Ahora una parada de la industria le preocupa a todo el mundo», asegura Rouseaux.

Con las energías juveniles acumuladas, el Argeo Martínez no solo cumplió su plan sino que ya mira con optimismo la venidera contienda, en la que, de seguro, la juventud responderá activamente al llamado de moler cada vez con mayor eficiencia, aunque las lluvias intenten, como esta vez, aguarles la fiesta.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.