Una mochila no alcanza

La gira del Diálogo de Generaciones realizada por los miembros del Movimiento Juvenil Martiano junto con el trovador Diego Gutiérrez y varios intelectuales del país concluyó este miércoles en la capital

Autor:

Susana Gómes Bugallo

Una mochila no alcanza para guardar todo lo que uno quisiera llevarse de Cuba en caso de un viaje inesperado. Son tantos los motivos por los que los cubanos nos sentimos orgullosos y comprometidos, que sería necesario un maletín inmenso para cargar todo lo que nos causaría nostalgia.

Así irrumpió en el encuentro Felipe López, estudiante del Instituto Politécnico Naval Aracelio Iglesias, uno de los sitios donde ayer culminó la gira por el país del Diálogo de Generaciones, realizada por los miembros del Movimiento Juvenil Martiano junto con el trovador Diego Gutiérrez y varios intelectuales del país.

Guiados por Yusuam Palacios, presidente del Movimiento, y el joven Adalberto Hernández, director del centro cultural librería Alma Máter, los alumnos del centro expresaron su deseo de llevarse a Martí, la historia completa del archipiélago y esa música maravillosa que lo distingue. Recordaron también a Juan Formell, maquinista principal de ese tren melodioso que es Van Van.

Carlos Jiménez Ferrer, joven director del Instituto, aseguró que cargaría con todos los maestros que han pasado por su vida, incluidos los que hoy trabajan junto a él. Mientras, Reynaldo López, funcionario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, dijo que querría para sí la palabra Cuba convertida en una marca, la creatividad y resistencia de las mujeres de este país, el legado inmenso de las cualidades de Fidel y a sus leones de Industriales.

Mirando a los muchachos y muchachas de aquí, uno reafirma que la juventud no está perdida, sino que los valores siguen ahí para ser rescatados, comentó Yusuam, y reflexionó sobre la idea martiana de pensar por uno mismo y no vivir del trabajo ajeno, como camino para ser mujeres y hombres dignos.

Los estudiantes agradecieron la posibilidad de tener en su escuela la exposición inspirada en el Apóstol El verdadero hombre, de Antonio Guerrero, y reforzaron el inmenso compromiso con los Cinco y la liberación de estos hombres que cargaron lo mejor de Cuba en sus mochilas.

Además de la música de Diego Gutiérrez, los alumnos intercambiaron sobre sexualidad con especialistas del Centro de Estudios sobre la Juventud, quienes insistieron en la motivación y protección de las relaciones sexuales.

Rudy Reyes y Pedro Durán, en representación del equipo de Industriales, llegaron acompañados de Marietta Manso, directora de la revista Somos Jóvenes, para analizar la indisciplina social vinculada al deporte. Otro momento de lujo lo protagonizó el humorista Ramón Mustelier.

Además de a ese centro estudiantil, el proyecto Cuba en mi mochila llegó hasta la cooperativa de créditos y servicios Antonio Maceo, en el Cotorro, y en la noche compartió en una comunidad de ese municipio, para cerrar en la capital una gira que había comenzado desde el pasado 5 de abril.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.