Cuba mira hacia su sostenibilidad alimentaria

Alrededor de 300 delegados de 22 naciones intercambian experiencias por un desarrollo agrario sostenible

Autor:

Hugo García

VARADERO, Matanzas.— Las principales fortalezas de Cuba en la producción de alimentos son su voluntad política, los conocimientos y el potencial científico, se dio a conocer aquí durante el X Encuentro Internacional de la Agricultura Orgánica y Sostenible, al cual asisten 300 delegados de 22 países.

El Doctor Sergio Rodríguez, director del Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales (Inivit), explicó en su conferencia que en los últimos cien años el 50 por ciento del incremento de los rendimientos agrícolas a nivel mundial se ha debido a las variedades y la semilla, y el otro 50 a los insumos.

En el salón plenario del hotel Memories Resorts, el especialista expuso que los cereales necesarios para llenar de etanol el tanque de gasolina de un vehículo deportivo utilitario (con 240 kilogramos de maíz se obtienen cien litros de etanol) pueden alimentar a una persona durante un año.

«Algunos países han tomando medidas para reglamentar los cultivos que se pueden destinar a la producción de biocombustibles, a fin de atenuar los efectos negativos de esta tendencia en la seguridad alimentaria», refirió.

«Hoy el Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales se enfrasca en transferir a los agricultores las tecnologías y productos que ha desarrollado, porque hay una gran laguna entre lo que se investiga y lo que aplica en la práctica productiva», aseguró Rodríguez.

En el encuentro se ofrecieron datos sobre el consumo mundial de harina de soya —el cual se ha incrementado un 67 por ciento en la última década— y sobre la producción de maíz que, por primera vez en la historia, superó a la de arroz, debido al aumento de la demanda de alimentos para animales.

«Cuba constituye para nosotros un faro de inspiración, porque quizá ustedes llegaron a la agroecología por una necesidad, pero también había un bastión de conocimiento e investigación», manifestó a la prensa Clara Inés Nicholls, directora de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología.

Nicholls expresó que de Cuba hay mucho que aprender y que potenciar, y precisó que eso no quiere decir que el país tenga sus problemas solucionados.

«El punto de partida de la Isla ahora es diferente al de nosotros, por eso mostramos a Cuba como un espejo en el cual tenemos que mirarnos y ver muchas cosas», sostuvo la especialista en entomología.

Consideró que los movimientos sociales se dieron cuenta de que lo importante no es únicamente la lucha por la conquista de la tierra, sino también qué modelo de agricultura les puede proporcionar la soberanía alimentaria.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.