Nuevos códigos para salvar comunidades - Cuba

Nuevos códigos para salvar comunidades

El objetivo central del encuentro fue analizar los resultados del segundo Ejercicio de enfrentamiento a las ilegalidades, desarrollado de conjunto con los Comités de Defensa de la Revolución

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

A la luz de los nuevos tiempos, una familia disfuncional no es solo la que tiene problemas de violencia, alcoholismo o abandono escolar; también lo es aquella que aspira a adquirir todo con dinero y no enseña a sus menores a avanzar en la vida por esfuerzo propio.

Esta realidad fue discutida ayer con fuerza en el pleno del Comité Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas, cuyo objetivo central fue analizar los resultados del segundo Ejercicio de enfrentamiento a las ilegalidades, desarrollado de conjunto con los Comités de Defensa de la Revolución.

Según recalcó la actual secretaria general, Teresa Amarelle, la FMC fue la primera organización en ocuparse de la prevención social desde las comunidades y es esa experiencia la que debe primar hoy, pero adaptada a los nuevos códigos y tomando en cuenta investigaciones sociales recientes, como reclaman las federadas más jóvenes.

El ejercicio permitió detectar miles de ilegalidades que pudieron haberse evitado si las organizaciones de masas trabajaran con mayor integralidad y evitaran la visión dogmática que a veces se trasluce en sus tareas, concluyó la miembro del Secretariado del Partido Comunista de Cuba, Olga Lidia Tapia, quien invitó a la FMC a estrechar sus vínculos con las escuelas, las familias vulnerables y los individuos desconectados, trabajando no solo con planes y cifras, sino con la espiritualidad de la gente en el barrio.

En el pleno se expusieron ejemplos de lo que puede lograrse con ese enfoque, avances obtenidos en Artemisa, Mayabeque, Camagüey, Santiago de Cuba y otras provincias, en las que la FMC ha establecido alianzas con la FEU, la FEEM y las direcciones de Educación y Trabajo para promover reflexiones sobre la realidad cubana y solucionar problemas puntuales de familias y comunidades, movilizando sobre todo los valores morales y las tradiciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.