La libertad del Héroe

Durante seis días, Fernando González Llort departió con los guantanameros y les expresó su gratitud «por los 15 años de lucha dedicados a demandar nuestro regreso, especialmente a los jóvenes que crecieron en esta batalla y que seguramente continuarán luchando hasta que los Cinco estemos aquí»

Autor:

Lisván Lescaille Durand

GUANTÁNAMO.— El Héroe antiterrorista cubano Fernando González Llort agradeció las inconmensurables muestras de cariño, afecto y solidaridad prodigadas por decenas de guantanameros en centros de trabajo, unidades militares, escuelas, universidades y sitios de relevancia histórica, económica y social de esta provincia.

Al término de su visita de seis días al territorio, González Llort dijo sentirse imbuido del espíritu patriótico, el entusiasmo, las ganas de trabajar y hacer avanzar los proyectos de la provincia, y las energías empleadas por miles de guantanameros en favor de la causa de los Cinco.

«Mi más profunda gratitud a este pueblo por los 15 años de lucha dedicados a demandar nuestro regreso, a los jóvenes que crecieron en esta batalla y que seguramente continuarán luchando hasta que los Cinco estemos aquí», dijo Fernando en encuentros sostenidos con los estudiantes universitarios, los trabajadores de la UEB Salinera Guantánamo, de Caimanera, y los de la pizzería La Veneciana y el parque fotovoltaico Los Güiros, entre otras entidades visitadas.

Durante un recorrido por el telecentro Solvisión, Fernando conversó con periodistas, trabajadores del medio de comunicación y representantes de los más de 300 comités de solidaridad por el regreso de sus tres compatriotas aún confinados en cárceles norteamericanas.

Trascendió en el encuentro que más de 3 500 firmas exigiendo la libertad de Ramón, Antonio y Gerardo fueron estampadas por estudiantes de la facultad de Ciencias Médicas de Guantánamo, de la Vocacional José Maceo y del costero municipio de Imías, según explicó la líder estudiantil Danay Cidalón López.

El Héroe cubano también bailó como un experto el pegajoso ritmo changüí, originario de las serranías guantanameras, y antes había mostrado sus dotes como casinero durante un «desafío» danzario en una unidad militar de la provincia.

Centenares de guantanameros abrazaron a Fernando, se fotografiaron con él y constataron la esencia humana de los Cinco en su recorrido por centros escolares, el zoológico de piedra, la casa natal de Pedro Agustín Pérez, el monumento al desembarco por Playitas de Cajobabo y otros sitios e instituciones de la ciudad cabecera, Caimanera, Manuel Tames, Imías, y Baracoa.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.