¿Quién no «capta» la señal?

La carencia de recursos y los elevados precios de los materiales pesan sobre el proyecto nacional de señalización vial, pero son las indisciplinas sociales su mayor enemigo

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

De enero a abril de este año se han registrado 3 751 accidentes, con saldo de 243 muertos y 2 977 lesionados. El 70 por ciento de las víctimas son personas entre 20 y 54 años.

Las causas de esos hechos resultan disímiles, y entre estas se cuentan el exceso de velocidad, la pérdida de control del vehículo o el incumplimiento de normas técnicas establecidas para tener funcionando esos automotores.

Sin embargo, las cifras fueran mayores si no existieran las señalizaciones verticales y del pavimento, o estas fueran insuficientes. Por ello el Centro Nacional de Ingeniería del Tránsito (CNIT) desarrolla una estrategia en todo el país con el objetivo de mejorar la señalización en la vía y la semaforización. Se contribuye así a la mejora de la calidad de vida y, por consiguiente, a la reducción de los siniestros.

Según reveló el coronel Alvio Gil Castillo, jefe del CNIT, la entidad produjo el año pasado 40 978 señales de tránsito, de las cuales 18 170 fueron reflectivas (se elaboran con un papel especial, de elevado costo de importación) y 22 808 con materiales alternativos.

«Un total de 87 359 señales quedaron colocadas en el país durante el 2013, de las cuales 46 280 fueron solamente reparadas, y a ello se unió el método eficiente y barato del marcado del pavimento con 9 322 kilómetros marcados entre líneas de ejes, bordes y carriles. Además señalizamos 1 078 intersecciones con 6 978 flechas, imprescindibles para guiar a los conductores».

Las estadísticas pueden no despertar conciencia —acota Gil Castillo—, pero realmente carecemos en el país de los materiales indispensables para este trabajo. «Las pinturas, solventes o de agua acrílicas, el papel reflectivo tipo diamante y otros materiales son importados y el país ha de pagar precios altos por ellos. Aunque hagamos uso de todo recurso disponible para no dejar de señalizar la vía, actos frecuentes de vandalismo echan por tierra todos nuestros esfuerzos y traen como consecuencia la ocurrencia de accidentes fatales», reflexionó.

Arrancar las señales, pintarlas, ocultar parte de la información o cambiarlas de sitio son algunas de las indisciplinas más comunes que enfrenta el CNIT, entidad que sistemáticamente desarrolla también estudios en el terreno para comprobar la eficacia de una señal colocada o confirmar la necesidad de instalar un semáforo en una intersección específica.

Un aspecto quizá menos conocido es que la población puede transmitir sus quejas y sugerencias en torno a este tema a través de los teléfonos 836-9921, 836-9922 y 830-2596, detalló Gil Castillo.

«En 2013 solucionamos en la capital 125 planteamientos recogidos en las asambleas del Poder Popular a distintos niveles, de un total de 215 a los que les dimos respuesta. Como resultado de esta labor de seguimiento, situamos en el territorio 977 señales», añadió.

Las principales proyecciones del CNIT para este año y el próximo son continuar con el trabajo de señalización en los lugares de alta concentración de accidentes y hacerlo en tiempos breves; mantener la calidad en los marcados del pavimento; cambiar los postes por unos de mayor resistencia para los semáforos; mantener registros eléctricos en determinadas intersecciones y solucionar, en la medida de lo posible, los reportes de averías y robos de señales de tránsito, así como perfeccionar el diseño de un Centro de Dirección Centralizada de Semáforos en La Habana con el objetivo de controlar las cadenas de sincronismo en función de los flujos de movimiento vehicular.

Sin embargo —insiste el coronel Gil Castillo—, todos estos esfuerzos se van a pique cuando se cometen fechorías o se tolera que ocurran. «Evitar los accidentes de tránsito es un tema que debería de preocuparle a todos, y no necesariamente a quienes van con un timón en la mano. Todos somos víctimas de las indisciplinas sociales de nuestros semejantes», enfatizó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.