Dispuestos 32 embajadores designados a cumplir el deber sencilla y naturalmente (+ Fotos)

Ante el Presidente Raúl Castro, los diplomáticos firmaron y sellaron un juramento de lealtad a la Patria y a su política exterior en el recinto sagrado del Memorial José Martí

Autor:

Juana Carrasco Martín

Bien temprano en la mañana, quienes se disponen a una larga jornada de un nuevo compromiso, se dieron cita ante el Apóstol tallado en mármol, y con respeto depositaron la ofrenda floral a los acordes musicales que identifican el verso sencillo «Cultivo una rosa blanca…». En representación de todos los embajadores designados, hicieron el tributo Norma Goicochea Estenoz y Benigno Pérez Pérez.

Treinta y dos mujeres y hombres firmaron y sellaron un juramento de lealtad a la Patria y a su política exterior en el recinto sagrado del Memorial José Martí. Lo hicieron con la convicción de que «La lucha es el único camino de los pueblos en la actualidad para alcanzar una comunidad en la cual vivir con justicia social y decoro, la antítesis del capitalismo y los principios que rigen el odioso e injusto sistema …».

Esas palabras de Fidel fueron recordadas por el viceministro de Relaciones Exteriores Rogelio Sierra Díaz, al hablarle a quienes pidió que llevaran como brújula en su nueva tarea, ejemplaridad, permanente superación para lograr amplios conocimientos, inteligencia, interés por los demás, honradez y firme compromiso con la Revolución, lo que complementó con la disposición que deben tener quienes representan a Cuba y a su pueblo en el exterior para actuar siempre con transparencia, dar la cara, enfrentar polémicas difíciles, afrontar dificultades, medirse en esas lides del trabajo con la talla de Raúl Roa, a quien nuestro pueblo calificó como Canciller de la Dignidad.

Ante el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, de los miembros del Buró Político Esteban Lazo Hernández y Bruno Rodríguez Parrilla, de José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado, y de otros dirigentes del Partido, el Estado, y el Gobierno, se hicieron los votos y compromisos, que fueron expresados por Juan Carlos Hernández Padrón en nombre de los 32 embajadores designados: un grupo de combate integrado por quienes tienen larga experiencia en la diplomacia y quienes llevan la pujanza de la juventud, dispuestos todos por igual a ser fieles a la historia, a los héroes y mártires del Moncada, y a nuestros luchadores antiterroristas que llevan más de 15 años en las cárceles de Estados Unidos.

Fue el de esta calurosa mañana de verano, un día para renovar el compromiso de fidelidad a la Revolución, al Partido y al Socialismo, seguros de que lo harán, tal y como lo afirmara el Maestro: «El deber debe cumplirse sencilla y naturalmente».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.