El 26 de julio fue una victoria de la moral y la dignidad - Cuba

El 26 de julio fue una victoria de la moral y la dignidad

Intervino el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés en el acto central por el aniversario 61 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de céspedes, al que asistió el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro

Autor:

Juventud Rebelde

«Un día como hoy mis palabras primeras son para los que han hecho posible la Revolución, especialmente para los que derramaron su sangre por una Cuba independiente», expresó el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, al intervenir en el acto central por el aniversario 61 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al que asistió el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro.

Ramiro, quien participó en la gesta heroica del 26 de Julio junto a otra veintena de artemiseños, consideró que aquellos hechos fueron una victoria moral, a pesar de que militarmente no tuvo el éxito esperado y le costó la vida a muchos de sus participantes.

Recordó que los que soñaban una Patria digna eran muy jóvenes en su mayoría, por debajo de los 21 años, y que la república de entonces no tenía nada que ver con los sueños de Martí y Maceo.

Ante más de 8 000 pobladores reunidos en el Mausoleo de las Mártires de Artemisa, agregó que los designios de la Cuba de entonces dependían de la embajada yanqui y del dictador Fulgencio Batista, que sometía a sus hijos a la total dependencia de la potencia imperial

Señaló que Fidel denunció los males que aquejaban a la nación, el 16 de octubre de 1953, en su alegato la Historia me Absolverá, entre los cuales sobresalían el analfabetismo, la insalubridad, la expropiación de su mejores tierras y empresas.

Manifestó que una de las dolencias borradas por la Revolución fue la corta esperanza de vida de los cubanos, quienes antes de 1959 no rebasaban los 60 años.

Fundamentó que todos aquellos males que vivían los cubanos antes de 1959 no pueden olvidarse, para que las nuevas generaciones sepan medir los beneficios que junto a la total independencia y soberanía de la Patria trajo la victoria de la Revolución.

Aquel 26 de julio no fue un triunfo de la armas, pero fue una victoria de la moral y de la dignidad que nos llevó a alcanzar la verdadera independencia de Cuba, aseguró el Comandante de la Revolución.

«Debemos tener siempre presente que el empeño es desarrollar un socialismo próspero y sostenible», apuntó, y se refirió a los resultados obtenidos en la provincia de Artemisa, con la experiencia de perfeccionar los órganos locales del Poder Popular, en experimentos en la comercialización de los productos agropecuarios, y el privilegio de que radique allí la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

Ramiro Valdés significó que los jóvenes de la Generación del Centenario unidos bajo la prédica de Fidel fueron  consecuentes con los versos del Himno Nacional y el ejemplo del líder intelectual del Moncada, José Martí.

Destacó que desde el Triunfo de la Revolución, a pesar de las amenazas y el bloqueo estadounidense, la Revolución transformó la realidad de este archipiélago, la palabra democracia adquirió su dimensión popular, y nunca más hubo un asesinato político.

Señaló que con este triunfo se dio un paso gigantesco en la conciencia de las personas. De una población de analfabetos, hoy tenemos más de un millón de graduados universitarios, aseguró.

Ramiro apuntó que nuestro país hoy exhibe elevados indicadores de salud, con un índice de mortalidad infantil  menor que el de Estados Unidos, y con la Revolución nos libramos de ser un paraíso de la droga.

Expresó que las páginas de heroísmo que los hijos de este país han escrito son motivo de inspiración para el mundo: maestros, trabajadores de la salud, constructores, entrenadores deportivos han dado su aporte solidario y comparten el concepto de que patria es humanidad.

Aseguró que no se equivocó Fidel al confiar en este pueblo, que supo resistir el período especial, y se ha mantenido firme, junto a sus jóvenes que son fruto de la Revolución, y confiamos en ellos en la continuidad.

Así lo han demostrado muchos patriotas y héroes de la historia cubana, ese es el espíritu de lucha del pueblo, en nuestros corazones no cabe el desánimo, cuando arrecian y cambian las formas en que los enemigos intentan derrocar a la Revolución, destacó.

El Comandante de la Revolución recordó el principio de José Martí, cuando dijo que el hombre no mira de que lado se vive mejor sino de que lado está el deber, y ese ejemplo se expresa en la actitud mantenida por los Cinco Héroes, por cuya liberación seguirá luchando nuestro pueblo.

En la celebración, que se inició a las siete y treinta de la mañana, estuvieron presentes otras altas autoridades del Partido, el Estado, el Gobierno y las organizaciones Políticas y de masas, como el Segundo Secretario del Partido José Ramón Machado Ventura, y el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel.

También se encontraban familiares de los mártires de la Revolución y de los Cinco Héroes junto a René y Fernando González, y los integrantes de la Caravana Pastores Por la Paz.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.