Hacernos dignos merecedores de todo por lo que ellos lucharon

Intervención de Wendy Ferrer González, pionera de sexto grado de la Escuela Primaria Carlos Rodríguez Careaga, en el acto central nacional por el aniversario 61 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, efectuado este sábado en el Mausoleo de los Mártires de Artemisa

Autor:

Juventud Rebelde

Compañeras y compañeros:

Cuánta gloria encierra este momento en que aquellos hombres que sobreviven después de la gesta del Moncada vienen a rendirle merecido tributo a sus compañeros caídos, también aquí presentes. Para todos ellos el respeto y la admiración de los pioneros cubanos y de su pueblo.

Nunca imaginó un niño que vivió antes de 1959, que existiera  una Revolución donde todo es para todos, donde el pueblo marcha a paso firme junto a Fidel y Raúl. Nunca imaginó que en las escuelas que antes estuvieran vacías, lápiz y papel encabecen esa marcha a la vanguardia del conocimiento.

Aún quedan en la memoria  de nuestros abuelos, padres y maestros, aquellas condiciones precarias en que vivían los niños y se desarrollaba la educación en Cuba; solo la minoría podía asistir a las escuelas, era un sueño para los campesinos, obreros y humildes en general que apenas tenían un trozo de pan que llevarse a la boca. Niños que con poca edad se incorporaban al trabajo y ni siquiera soñaban con la universidad.

El racismo imperante impedía a los niños de color asistir a la escuela, ni podían mezclarse con niños blancos. Los niños del campo sobre todo eran los más sufridos, pues además de no tener dinero para pagar las escuelas, tampoco tenían acceso a ellas por los lugares intrincados donde vivían, y porque las pocas que existían estaban abandonadas y sin recursos.

Hoy, los pioneros cubanos damos gracias a la Revolución, al líder histórico que la encabezó y a todos los que lograron que aquellos niños desnutridos y sin escuelas quedaran en el pasado. Hoy vivimos el presente, conquistando el futuro.

En los cuarteles que fueron convertidos en escuelas los esbirros de la tiranía fueron sustituidos por los pinos nuevos de la Revolución.

Los niños recibimos los beneficios de la educación sin importar raza, sexo o creencias religiosas. Contamos en todas las escuelas del país con los medios de enseñanza necesarios para nuestra educación, profesores que imparten y desarrollan habilidades artísticas y deportivas en los estudiantes, con el objetivo de que el conocimiento adquirido sea integral.

Me siento orgullosa de pertenecer a la Organización de Pioneros José Martí, que con su labor educativa contribuye a la formación y  fortalecimiento de valores en cada uno de nosotros, como son: el amor a la patria, a los símbolos, el respeto hacia nuestros héroes y mártires y a todos los hombres y mujeres que han contribuido a que se hagan realidad los sueños de cada niño. Nuestro mejor homenaje hacia ellos, no es otro que entregarnos arduamente al estudio para hacernos dignos merecedores  de todo por lo que ellos lucharon, respetar a nuestros maestros, cuidar la base material de estudio, unirnos a la constante lucha de todo el pueblo por mantener las conquistas de la Revolución y exigir el regreso de Cinco Héroes encarcelados injustamente a la Patria. Porque siguen siendo cinco.

Fidel, Raúl tus compañeros no están ni olvidados ni muertos, viven hoy más que nunca en el corazón de cada cubano, de cada revolucionario, de cada pionero.

¡Vivan Fidel y Raúl!

¡Viva la Revolución Cubana!

Pioneros por el comunismo

¡Seremos como el Che!

Muchas Gracias

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.