El inicio de la vida

Este jueves culmina la Semana Mundial de la Lactancia Materna, dedicada a promover una práctica que favorece el desarrollo saludable de los bebés. Sancti Spíritus acoge hoy el acto nacional por la jornada

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— El 3 de julio de 2014 llegó al mundo, sin que nadie la esperara, Ayamei Águila Nápoles. La fecha exacta para su nacimiento estaba prevista para septiembre. Sin embargo, por esos contratiempos de la naturaleza hubo que realizar una cesárea urgente pues el feto, debido a su posición, le comprimía los riñones a la joven madre.

«La prioridad era salvarme a mí. Estuve a punto de sufrir un paro renal. Le debo al equipo de médicos que asistió el nacimiento, y sobre todo los de esta sala, que un mes después mi niña esté a mi lado», explica Norvi Nápoles, con los ojos marcados por el desvelo y la preocupación.

La bebé Ayamei es uno de los ejemplos de los más de 650 ingresos en el Servicio Provincial de Neonatología del Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos, de Sancti Spíritus. Desde hace varios años esa institución se ubica entre las mejores de Cuba por los indicadores favorables en la calidad de los servicios, visibles en una tasa de mortalidad infantil en menores de un año de 1,8 fallecidos por cada mil nacidos vivos hasta la fecha.

Desde 2008, la existencia de un cubículo especial en el centro, habilitado con seis camas, permite la estadía permanente de la madre con su pequeño entre los senos, método que minimiza el trauma psicológico que implica la ruptura temprana del lazo afectivo, causada por el parto prematuro. De esa forma, se eliminan los riesgos de la ventilación artificial y otros procederes.

Para Bertha Bombino Álvarez, enfermera intensivista pediátrica con 51 años de trabajo, esa experiencia es imprescindible para el crecimiento, el desarrollo intelectual y la nutrición de los neonatos.

Especialistas del Servicio Provincial de Neonatología en Sancti Spíritus brindan además charlas educativas, conversatorios y departen con madres para que amamanten a sus hijos y no les suministren ningún otro complemento hasta el sexto mes de vida.

Detrás del cristal

Los fríos cristales de la sala muestran la vigilancia permanente a los pacientes, donde 22 médicos y 65 enfermeras, junto a otros trabajadores, dan seguimiento a los impulsos de vida de cada recién nacido.

Según el doctor Manuel López Fuente, especialista en Neonatología, predominan en el servicio los niños pretérminos y los de bajo peso. También se asiste a quienes padecen enfermedades frecuentes en las primeras horas después del nacimiento, como la hipertensión pulmonar, las sepsis y otras de tipo congénito.

«En los últimos cinco años en la provincia han crecido los índices de madres adolescentes y añosas, así como los casos de progenitoras con enfermedades crónicas, como la diabetes mellitus. Esas son algunas de las causas del elevado número de ingresos», refirió el galeno espirituano, con más de una década en la especialidad.

En la sala todo es movimiento. Impresionan las cunas térmicas, rodeadas muchas de estas de equipos de ventilación, de monitoreo de los signos vitales y ultrasonido, de bombas de infusión y demás medios… También sobrecoge la entrega de quienes brindan constante seguimiento a los pacientes.

La joven enfermera Mildrey González Calzada labora allí desde hace siete años. Y aunque nunca olvida cuando deja de latir el corazón de un infante, asegura que prefiere el cubículo de cuidados intensivos, donde en función de cada enfermo permanece constantemente un especialista.

«Me siento útil. Ellos son los pacientes más indefensos. No saben decirte qué sienten. No nos podemos equivocar. ¡Es tan gratificante salir a la calle y encontrártelos sanos y salvos!», dice.

Aunque pasen muchos años, nadie podrá olvidar el modo en que las vidas de Ayamei Águila Nápoles y su madre Norvis se salvaron. Tal «milagro» se logró tras varias jornadas marcadas por la constancia en la sala de Neonatología de Sancti Spíritus. La niña y su mamá ya forman parte de la historia de esta institución, donde se da inicio a la vida.

Cero mortalidad infantil en Plan Turquino espirituano

Desde hace dos años no se reportan muertes maternas ni de niños menores de un año en áreas del Plan Turquino de la provincia de Sancti Spíritus, resultado que distingue a nivel de país el quehacer de los profesionales de las ciencias médicas vinculados al Programa de Atención Infantil (PAMI) en esas zonas de difícil acceso.

Según precisó el doctor Mario Berea Turiño, jefe del Departamento del PAMI en Sancti Spíritus, el logro es gracias a una estrategia que, entre otras fortalezas, aprovecha el reordenamiento de la Atención Primaria de Salud y el completamiento de sus equipos básicos, y la atención especializada de obstetras y pediatras en todos los niveles.

Ha influido en la obtención de ese resultado, además, la identificación de riesgos fetales y los ingresos en los hogares maternos, ubicados en zonas urbanas, así como la ubicación de tecnología de avanzada en los consultorios médicos de las localidades de difícil acceso, abundó el especialista.

Las actividades centrales por la Semana Mundial de la Lactancia Materna han tenido lugar en la provincia de Sancti Spíritus por exhibir, el pasado año, la más baja tasa de mortalidad infantil del país (3,2 por cada mil nacidos vivos). El territorio dedicó la celebración a los logros en el Plan Turquino, por lo que el Consultorio Médico de la Familia de Jobo Rosado acogerá este jueves el acto nacional.

En lo que va de 2014, las zonas del Plan Turquino en territorio espirituano no reportan muertes maternas ni de infantes menores de un año.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.