Preparan a niños y jóvenes para enfrentar el riesgo sísmico

En Santiago de Cuba, la provincia de mayor peligrosidad en el país por su cercanía a la zona sismogénica Oriente, un abarcador proyecto busca elevar la capacidad de respuesta de la población ante este fenómeno

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA. Un abarcador proyecto que busca elevar la capacidad de respuesta de la población ante el riesgo sísmico en tres comunidades de esta oriental ciudad, apuesta por la preparación de las nuevas generaciones en este empeño.

El Doctor en Ciencias Tomás Chuy Rodríguez, investigador titular del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), explicó a este diario que de manera diferenciada se trabaja por la preparación de niños y jóvenes en escuelas de las enseñanzas primaria y secundaria básica ubicadas en los consejos populares Guillermón Moncada, Heredia y Los Maceo, en el mismo corazón de la urbe santiaguera, la de mayor peligrosidad del país por su cercanía a la zona sismogénica Oriente.

A tales efectos —precisó el experto— se han creado círculos de interés de sismología en instituciones educacionales de esas comunidades, las que han sido dotadas de un gran volumen de información en diversos soportes —desde folletos y materiales audiovisuales hasta juegos de mesa con la temática de los terremotos—, y se garantiza el intercambio de los especialistas del Cenais con alumnos y profesores a fin de que conozcan cuáles son las vulnerabilidades del entorno en que se desenvuelven, cómo reducirlas y cómo comportarse adecuadamente ante un evento de gran intensidad.

Las acciones para el adiestramiento de las nuevas generaciones son parte de un proyecto más amplio que, desde hace un año, se ocupa de sembrar los conocimientos y prácticas que garanticen una respuesta adecuada de la población y las instituciones del centro histórico santiaguero ante la amenaza sísmica, y que comenzó con el entrenamiento de directivos y técnicos e incluyó el diagnóstico de las vulnerabilidades de cada una de las barriadas en su propio medio.

El levantamiento de las condiciones técnicas de las viviendas en esos tres consejos populares y la realización de barrio-debates para elevar la cultura sobre el tema, son también pasos emprendidos como parte de la experiencia.

Consecuente con su espíritu de novedad y rigor —explicó Chuy Rodríguez—, ahora se centran en la realización de inspecciones técnicas con equipos no invasivos que den cuenta de las vulnerabilidades físicas de tres hospitales y 24 escuelas, así como en la preparación de una cartilla que ofrezca a los interesados en construir en estas áreas una guía de cómo conseguir edificaciones más seguras y resistentes.

El proyecto, que se espera concluya en noviembre próximo, debe terminar con la ayuda para que cada familia de esa zona santiaguera prepare un plan de emergencia que deje claro a cada uno de sus integrantes lo que harán en caso de un sismo.

En el empeño participan, además del Cenais, la Oficina del Conservador de la Ciudad, la Defensa Civil, el Poder Popular Municipal, la Oficina del Arquitecto de la Comunidad, el Centro de Gestión y Reducción de Riesgos de Santiago de Cuba y la ONG Care Internacional.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.