Ambulancias en apuros

En Villa Clara, los baches atentan contra el buen desempeño del Sistema Integral de Urgencia Médica (SIUM) y no en pocas ocasiones han provocado roturas de las ambulancias y de los costosos equipos con que están dotadas

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— A estas alturas, quizá a nadie sorprenda encontrar una carretera en mal estado, pero sí resulta increíble que mantenga esa situación una por donde deben transitar diariamente las ambulancias del Sistema Integral de Urgencia Médica (SIUM) de esta provincia.

Dejemos sentado que hubo un gran deterioro de las vías públicas debido a la falta de recursos para su reparación, y que en los últimos años se ha revertido, en parte, esa problemática.

Independientemente de la realidad narrada, huele a descuido, cuando menos, el estado deplorable de tramos de la carretera que conduce, en la zona suburbana del Consejo Popular Sakenaf, hasta la Base Provincial de Ambulancias del SIUM.

El resultado ha sido funesto: roturas de las ambulancias y, peor todavía, de los costosos equipos con que están dotadas para ayudar a preservar la vida de los necesitados de esa vital prestación.

Ello lo confirma Lourdes González González, jefa de la Base Provincial de Ambulancias del SIUM en el territorio, quien subraya que todavía no acaba de concretarse con eficacia la reparación necesaria en el tramo.

Más allá del cuidado que pueden tener los conductores a causa de los baches, los equipos se resienten dentro del transporte sanitario y llegan a dañarse, como ha ocurrido.

¿Qué puede justificar esa problemática? Es verdad que por una cuestión organizativa esencial, las obras hay que planificarlas y deben recibir su aprobación. Correcto.

Pero también es muy importante saber jerarquizar a la hora de destinar los recursos de que se dispone.

Quizá las partes en mal estado del vial puedan quedar arregladas con el empleo de pocos medios materiales, al menos para paliar la situación.

Tampoco se trata de cualquier vía, sino de una que debe permitir el tránsito expedito a las ambulancias, ya que el tiempo de respuesta —desde la llamada de auxilio hasta donde van a prestar la asistencia al enfermo— tiene que ser el menor posible.

Paradójicamente, las que están en aprietos ahora son las ambulancias, por culpa de unos huecos que necesitan ser tapados con urgencia y, mientras más pronto lo hagan, mejor.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.